#Hace20Años: La increíble historia de cómo los Cáceres llegaron al Congreso

Fueeron los dos únicos congresistas elegidos por el Frepap, partido al que dieron la espalda muy pronto. Ambos representaban a Arequipa, en aquella elección

Hace 20 años Avatar

El 23 de febrero del 2001 se publicó la edición N° 39 del semanario El Búho, donde se realiza un perfil de la inefable trayectoria de Luis Cáceres y su hijo Roger Cáceres en Arequipa. Además, de cómo lograron hacerse de una curul para luego ser de los primeros tránsfugas de la última etapa del fujimontesinismo.

Luis y Roger Cáceres en Arequipa.

Al parecer a los Cáceres les llegó la hora de responder por los delitos cometidos, tanto durante sus periodos como alcaldes, como por su extraña e irregular forma de llegar al Congreso, la que todos suponen se produjo gracias a la intervención de Vladimiro Montesinos y su poder oculto en el Poder Judicial y el Jurado Nacional de Elecciones, completamente descubierto. Así se convirtieron en los primeros tránsfugas del actual Congreso, pero si la justicia ha llegado al fin, deben ser sancionados

Escribe: Óscar Pacheco

Casi no hay ciudadano en Arequipa que no tenga alguna queja contra el dúo de los Cáceres, ya sea abuso de autoridad, ventas fraudulentas y, más comúnmente, por haber sido víctimas del famoso perro muerto que, amparados en sus cargos públicos, solían hacer a individuos e instituciones.

La fiscal de la Nación, Nelly Calderón, ha pedido el levantamiento de la Inmunidad parlamentaria de 9 congresistas. Entre ellos, los inefables Luis Cáceres Velásquez y Roger Cáceres Pérez, eternos e impenitentes evasores de decenas de procesos judiciales acumulados durante sus gestiones como alcaldes de Juliaca, Yanahuara y de Arequipa.

Róger Cáceres es requerido por la fiscal por los dejitos de abuso de autoridad, por un caso de un trabajador del municipio provincial. Fraude en la administración de personas jurídicas, presumiblemente el caso de la compra de medidores para Sedapar y malversación de fondos, también en su gobierno municipal.

Por su parte, Luis Cáceres es requerido por el delito contra la fé publica y no hay que olvidar que tiene suspendida una sentencia que lo inhabilitaba para el cargo de congresista por el caso de la donación fraudulenta de ambulancias importadas por uno de sus hijos desde Estados Unidos.

Acostumbrados a las argucias de estos personajes y cuya llegada al parlamento fue convenientemente aprovechada para entregarse al transfuguismo, y con ello obtener la inmunidad parlamentaria que dejaba atrás una extensa relación de procesos judiciales, hoy los arequipeños deberemos confiar en la reforma de las instituciones judiciales para que finalmente, se haga justicia.

Luis Cáceres en Arequipa

Después de haber sido alcalde de Juliaca, Luis Cáceres Velásquez fue elegido para ocupar el mismo cargo en Arequipa en dos periodos, 1986 y 1989 respectivamente. Ambas gestiones le provocaron decenas de juicios por corrupción, peculado y agresiones verbales y físicas, procesos que lo llevaron a prisión en dos oportunidades pero por poco tiempo y de los que se libró por prescripción del delito y por una supuesta precariedad de su salud, lo que no consiguió detener las denuncias, los procesos y las sentencias. No obstante siempre tuvo una sorprendente y hasta sospechosa suerte para evadir los líos judiciales.

La última senteneja vigente emitida por la Corte Suprema de Justicia el 13 de octubre de 1999 por el delito de peculado en contra de la administración pública y en agravio de la Municipalidad Provincial de Arequipa, condenó a José Luis Cáceres Velásquez a tres años de pena privativa de la libertad, de ejecución suspendida condicionalmente por el mismo plazo de prueba e inhabilitación por el término de tres años, fija además el monto de 15 mil nuevos soles como reparación civil a favor del agraviado.

Los hechos que motivaron esta condena, que le impedía ejercer cualquier cargo público y por lo tanto ser congresista. se iniciaron en 1992 cuando Javier Cáceres Pérez presidente de la Asociación de Peruanos Residentes en Los Ángeles, California. A través de su empresa EXPOEGUR adquirió en Estados Unidos cinco ambulancias marca Chevrolet, las que hizo trasladar al Callao, desaduanando sólo dos de ellas que fueron vendidas en Lima a la empresa Cruz Verde. Como no pudo desaduanar las tres restantes procedió a donarlas al Concejo Provincial de Arequipa cuando Luis Cáceres aún estaba en su segundo año de mandato.

Una vez libradas de los impuestos de aduana, Ias tres ambulancias debieron ser cedidas a la Tercera Región de la Cruz Roja; sin embargo, Javier Cáceres Pérez las vendió. Uno de estos vehículos fue a parar a manos de la Municipalidad Provincial de Camaná cuando era alcalde Helbert Samalvides, otro a la Municipalidad de Moquegua y el tercer vehículo fue ofertado al Concejo Distrital de Sachaca, con el expreso consentimiento de Luis Cáceres.

El fallo emitido por la tercera sala penal que en esa fecha se encontraba presidida por José Lecaros Cornejo e integrada por Juan Chávez Zapater e Isaac Rubio Zevallos, debía fenecer en octubre del 2002. Situación judicial por la cual Luis Cáceres no podía bajo ninguna forma ni circunstancia ser elegido congresista, debido a que el artículo 114 de la Ley Orgánica de elecciones señala que están impedidos de ser candidatos quienes han sido suspendidos de ejercer su ciudadanía ya sea por resolución judicial de interdicción, con sentencia con pena privativa de la libertad o por sentencia de inhabilitación que era el caso de Luis Cáceres.

Isaac Rubio, quien conocía la sentencia por haber participado en su elaboración, guardó un extraño silencio cuando ocupó el cargo de presidente del Jurado Electoral Especial, del que después fue retirado bochornosamente por su incondicional apoyo a Fujimori.

La inevitable separación de la lista de congresistas aptos para juramentar, que no procedió por declarar públicamente, Luis Cáceres, su adhesión al gobierno fujimorista y su incondicional apoyo de producirse la reelección, se produjo de la siguiente manera:

  • El 3 de septiembre de 1998 la Corte Superior de Justicia de Arequipa lo condena por delitos contra la administración pública y peculado en agravio del Estado.
  • El 13 de octubre de 1999 en última instancia la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema declaró no haber nulidad de dicha sentencia por prescripción.
  • El 25 de mayo a solicitud del FREPAP la Corte Suprema emite una certificación de la vigencia de dicho fallo y la consiguiente imposibilidad de Luis Cáceres de asumir el cargo de parlamentario.
  • El 3 de junio del 2000 se publica la Resolución 862-2000 JNE que lo separa como candidato del FREPAP por tener sentencia condenatoria y se proclama por Resolución 863 como candidato a Rubén Álvarez Moya.
  • Supuestamente el mismo día Luis Cáceres presenta recurso de nulidad de la Resolución 862 anexando copía de declaratoria de nulidad de su sentencia, supuestamente obtenida el 30 de mayo, lo que significa que la Corte Suprema varió su posición entre el 26 y el 29 de mayo. Considerando que el viernes 26 había facilidades en la administración pública para viajar y cumplir con la votación del 28, sólo pudo hacerse el día 29.
  • El 11 de junio del 2000 se publicó en El Peruano la Resolución 876-2000-JNE por la que se deja sin efecto la Resolución 862 y parcialmente la 863 y proclama como congresista electo a José Luis Cáceres Velásquez, rubrica esta sorprendente resolución nada menos que el cuestionadísimo vocal Alejandro Rodríguez Medrano.

Roger Cáceres Pérez

La Situación legal de Roger Cáceres Pérez es similar a la de su padre, por la innumerable cantidad de procesos que le han entablado. Su caso, sin embargo, se diferencia porque al ser elegido congresista todos los procesos que se le seguían terminarían por prescribir, debido a que no puede ser procesado por tener inmunidad parlamentaria.

Su controvertida gestión estuvo marcada por el abuso de autoridad fácilmente comprobable en lo actuado durante su periodo como alcalde. La noche del 31 de diciembre de 1998, último día de su gestión como alcalde autorizó la venta del porcentaje de propiedad municipal en el terminal terrestre, según dijo para pagar las deudas bancarias que había adquirido la municipalidad.

Ese día también se produjo la venta del terminal pesquero a la asociación de comerciantes San Pedro el Pescador, pero lo más criticable se produjo el 6 de enero, cuando algunos funcionarios de la gestión de Cáceres ingresaron a las instalaciones del Consejo Provincial para sustraer documentos de archivos y sellos pertenecientes a la alcaldía. Aunque no son los únicos hechos delictuosos que se cometieron, estos revelan la forma como se desempeñó durante su mandato edilicio.

Antes de culminar su mandato como alcalde provincial de Arequipa, su situación legal era bastante complicada, por los procesos que se le seguían, entre los que se encuentra el de violación de la libertad de trabajo en agravio de Amparo Milco Chalco, por lo que se le impuso el 26 de mayo de 1998 un año de pena privativa de la libertad, sentencia que apeló, y que aún no se ha resuelto definitivamente.

Sin embargo la situación llegó al límite tolerable cuando se descubrió que había falsificado la firma y suplantado la huella digital de su padre para poder inscribirlo como candidato al Congreso en la lista del FREPAP.

Al conocer, lo lideres del FREPAP que sus dos representantes invitados, tomarían decisiones personales, ignorando los fines y propósitos del partido que representaban, quisieron impedir su proclamación y entonces salieron a la luz en principio la sentencia condenatoria contra Luis Cáceres, que inhabilitaba para ejercer cargos públicos y luego la demostración de la falsificación de firmas.

De esta manera, luego de ser presentadas ante el Jurado Nacional de Elecciones sendas denuncias sobre la irregularidad de las firmas, la personera legal del FREPAP Esther Graciela Iparraguirre, presentó ante el jurado el 15 de mayo del 2000 dos dictámenes periciales, uno grafotécnico y dactiloscópico, en los que se concluye que la firma e impresión dactilar registradas en ubicación 27 de la lista de candidatos al Congreso no corresponderían a Luis Cáceres.

Amparada en ellos solicita la nulidad de la inscripción de ambos así como su inmediata exclusión.

Aceptando tácitamente la comisión del delito, el JNE resolvió enviar la denuncia al Ministerio Público para que se resuelva en definitiva, lo que no ocurre hasta la fecha, pero que de acuerdo a las pruebas (Luis Cáceres se encontraba en Arequipa por esas fechas) complicará aún más su situación.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE