Anécdotas históricas: María Nieves y Bustamante y “El gran cementerio”

“Jorge o el hijo del pueblo”, la novela histórica de María Nieves y Bustamante, cuenta los enfrentamientos de Arequipa contra Castilla"

Letras

“Jorge o el hijo del pueblo”, la novela histórica de María Nieves y Bustamante, cuenta los enfrentamientos de Arequipa contra Castilla y, especialmente el feroz combate del 5, 6 y 7 de marzo de 1858. Nuestra escritora vivió en una época que todos los arequipeños mayores que ella, habían sido sobrevivientes, testigos o sabían algo o mucho sobre esos sangrientos días; a ellos entrevistó. En el capítulo VII de la tercera parte de su novela cuenta con las siguientes palabras cómo quedó Arequipa después de ese feroz combate:

“VII. EL GRAN CEMENTERIO”

Un silencio pavoroso se ha extendido sobre la ciudad vencida. Parece que la eternidad ha soplado sobre ella y cuanto vivía ha quedado sin respiración.
¡Viajeros del pensamiento, que visitáis todos los ámbitos del mundo, en la época, día y hora que, caprichosamente, elegís, si acertáis a pasar en esta noche por la ciudad del Misti, descubríos, estáis en la silenciosa mansión de la muerte!…

¡La palidez cadavérica triunfa hasta de las mismas tinieblas!
La noche avanza, lenta y lúgubre, cual nunca se vio.
El aguacero incesante contribuye al pavor.
Las calle están anegadas; el monótono ruido de los chorros que caen, hiela el corazón.
A las once principia a disminuir la lluvia; se suspende al fin y la reemplaza un airecito glacial y sutil, porque hace estremecer las fibras del alma y del cuerpo.
El destruido astro de la noche, en su cuarto menguante, vaga entre obscuros
nubarrones; ya del todo se oculta, ya deja ver su medio rostro mutilado, del que se desprenden amarillos reflejos.
A favor de esa indecisa claridad, se ven amontonados los muertos, se contemplan sus lívidas facciones, sus desfigurados semblantes.

2
Los templos y sus atrios no pueden contenerlos ya; por eso cubren el pavimento de las calles, las bóvedas y las cornisas, los patios y las torres, las huertas, las chacras y la pampa.
¡Dormid, dormid en paz!
¡Nadie turba vuestro descanso después de la pelea; porque cada blanco edificio que se destaca a vuestro alrededor, es un mausoleo, una bóveda sombría, que si no guarda cuerpos inanimados, contiene corazones que han muerto!”…

“La lluvia que volvió a empezar con furia”… y “continuó sin cesar un momento, en todo el resto de la noche.
¡Sin duda, el Ángel custodio de Arequipa, a la vez que la escudaba con sus alas, derramaba sobre ella su copa llena de lágrimas!”

María Nieves y Bustamante

(En las citas textuales que se hacen en esta obra se respeta la ortografía por ser de sus originales)


Juan Guillermo Carpio Muñoz
Texao. Arequipa y Mostajo. La Historia de un Pueblo y un Hombre
Tomo I. Págs. 231 – 232.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales. Búscanos en FacebookTwitterInstagram y  además en YouTube

También puedes suscribirte a nuestro boletín semanal:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE