La “placa de Echenique”, símbolo del imperio Inca, retornará al Perú

La pieza de oro lleva este nombre debido a que fue parte de un regalo al presidente José Rufino Echenique, en 1853, luego se perdió el rastro de la joya hasta 1912.

Patrimonio
Acuerdo entre autoridades peruanas y estadounidenses para facilitar el traslado de la “Placa de Echenique” a nuestro territorio.

La Cancillería dio a conocer la firma de un memorándum de entendimiento entre autoridades peruanas y estadounidenses para facilitar el traslado de la “Placa de Echenique” a nuestro territorio. Esta fina pieza de orfebrería preinca pasó décadas en el Museo Nacional del Indígena Americano del Smithsoniano, en EEUU.

La imagen del sol que representa este disco ornamental es considerada como el escudo y símbolo de Cusco. Se presume que se llevaba en el pectoral, y solo podía ser usado por el Inca. La “placa de Echenique” tiene aproximadamente 13,5 cm de diámetro, y está compuesta en un 90% de oro, 5% de plata y 5% de cobre.

En celebración del Bicentenario

El acuerdo fue firmado por el ministro de Cultura, Alejandro Neyra; el ministro de Relaciones Exteriores, Allan Wagner; y el alcalde de la Municipalidad Provincial del Cusco, Víctor Boluarte. Asimismo, la directora del Smithsoniano, Machel Monenerkit, fue parte de las negociaciones.

Ella manifestó su satisfacción por la repatriación de este importante símbolo histórico, en el marco de la celebración del bicentenario de nuestra independencia.

La pieza histórica ahora se encuentra en manos del Embajador de Perú en Washington DC, Hugo de Zela. Se espera que sea enviada a nuestro país pronto, y esté presente en las celebraciones que se desarrollan en Cusco durante este mes.

Réplica en gran escala del sol de Echenique. Exhibición en el desaparecido Muse Nacional de Lima
Fuente: De Latin America For Less – Peru Travel

Una reliquia perdida

La placa de Echenique lleva este nombre debido a que fue parte de un regalo al entonces presidente José Rufino Echenique en su visita a Cusco, en 1853. El disco pertenece a la época preincaica, pero se especula que también fue usado por los incas como ornamento.

Se perdió el rastro de la joya hasta 1912. Entonces, Eduard Gaffron, un doctor y coleccionista de reliquias alemán que residía en Perú, vendió la pieza a George Gustav Heye.

Este la incluyó en el Museo del Indígena Americano – Fundación Heye, institución que él mismo fundó y que luego se convirtió en parte del Smithsoniano. Desde entonces, la placa de Echenique fue exhibida en dicha colección estadounidense.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE