La Marina VS Béjar y la guerra de la derecha peruana

"Lo que ha sucedido con el exministro de Relaciones Exteriores Héctor Béjar es una escaramuza en esta guerra. Examinaron su pasado hasta que encontraron ciertas afirmaciones sobre el terrorismo y la Marina de Guerra"

Columnista invitado

Para comprender las causas del conflicto entre La Marina y Béjar, es preciso situarlo en la perspectiva del reciente proceso electoral; y considerarlo como lo que es en realidad: un conflicto más profundo que viene desde la fundación de la República.

Veamos cómo ha tenido lugar este proceso.

Largada la campaña electoral a comienzos de 2021, la oligarquía blanca limeña, segura de la adhesión incondicional de casi toda la mediana y la pequeña burguesía y del electorado popular al podían controlar con sus técnicas de alienación mediática, comisionó a tres de sus aventureros para tentar la presidencia de la República y apoyó a otros, por sí acaso llegaban a tener alguna opción. Cada uno de ellos fue acompañado por sus listas de candidatos a representantes al Congreso. En el lado opuesto, competían la candidata de izquierda Verónica Mendoza y su corte de profesionales de la pequeña burguesía, sobre todo de Lima, y el partido provinciano Perú Libre y su candidato Pedro Castillo, a los que las encuestas no concedían ninguna posibilidad.

Efectuadas las elecciones, el resultado colmó de sorpresa, cólera y pánico a la oligarquía: llegó a la meta en primer lugar con el 19.07% de los votos válidos el candidato Pedro Castillo, y el partido Perú Libre obtuvo 37 representantes al Congreso de los 130 que componen este poder del Estado. En segundo lugar llegó la candidata de la dinastía de la corrupción con el 13.37% y su partido colocó a 24 representantes en el Congreso. Siguieron los otros candidatos financiados por el poder empresarial. En total la derecha obtuvo 85 representantes de 6 agrupaciones, con lo cual se hizo del control del Poder Legislativo. La agrupación de Verónica Mendoza sólo alcanzó 5 representantes y el Partido Morado de centro 3.

¿Cómo había sido posible el éxito de Perú Libre y Pedro Castillo?

Fue un proceso de despertar de la conciencia política de la parte del electorado que les dio su voto y confió en ellos.

Comenzada la carrera para la segunda vuelta, este proceso tenía que ir in crescendo para superar el 50% de los votos válidos a su favor, es decir lograr, por lo menos, el 31% más de votos en relación a lo que habían obtenido en la primera vuelta. Y los obtuvieron. ¿Cómo? Haciéndole comprender al electorado popular, que no había votado por él en la primera vuelta, que Pedro Castillo, el hombre del sombrero campesino, era el candidato del pueblo y de sus intereses y aspiraciones. Él, su partido Perú Libre y sus asesores se empeñaron en esta tarea didáctica, facilitada por el proceso electoral, pero combatidos ferozmente por los medios y grupos del poder económico.

Pedro Castillo obtuvo, finalmente, la presidencia de la República luego de un conteo de votos que trató de ser torpedeado por la candidata procesada por corrupción, sus mecenas, abogados y opinólogos de la prensa, radio y TV.

Para la derecha, furiosa porque perdía el control del Poder Ejecutivo que siempre había dominado, la guerra tenía que continuar, y desplazó sus efectivos bélicos: su mayoría en el Congreso, el poder mediático, ciertos jueces y fiscales y algunos políticos, incluidos varios pretendidamente izquierdistas, impartiéndoles objetivos precisos.

Los ataques contra Pedro Castillo arreciaron antes de que asumiera el mando. Han censurado todo lo que ha hecho y hasta cómo viste. Le han negado la facultad de nombrar a sus ministros, exigiéndole, en el fondo, que recabe la autorización del poder económico; y han vilipendiado a los ministros nombrados por su origen andino, rasgos mestizos y formación profesional. Luego, sus huestes parlamentarias se lanzaron con todo desparpajo a organizar la censura sin causa de algunos ministros y a planear la vacancia del presidente.

Lo que ha sucedido con el exministro de Relaciones Exteriores Héctor Béjar es una escaramuza en esta guerra de la derecha. Examinaron su pasado hasta que encontraron ciertas afirmaciones sobre el terrorismo y la Marina de Guerra que él había hecho hace muchos meses como parte de sus investigaciones sobre la historia del Perú. Y las reprodujeron en un programa de la TV. Siguió un comunicado de protesta público del comando de la Marina, basándose en el cual la derecha continuó su ataque al gobierno.

El desenlace de este incidente fue la renuncia de Béjar al cargo de ministro.

En esto hay algunos hechos que deben ser destacados.

Primero, el comando de la Marina no tiene la facultad de emitir comunicados políticos. “Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional no son deliberantes. Están subordinadas al poder constitucional.” (Constitución, art. 169º). “El Presidente de la República es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.” (Constitución, art. 167º). Los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional son empleados de la sociedad, representada por el Estado, contratados, vía el nombramiento, para el cumplimiento de las funciones señaladas en la Constitución que fija las condiciones de su empleo. Si alguno de ellos quisiera opinar como ciudadano tendría que pasar al retiro y convertirse en civil.

En consecuencia, si los integrantes del comando de la Marina de Guerra se hubieran sentido incómodos por las expresiones de Béjar, a lo sumo podrían haber hecho conocer su punto de vista a sus superiores por la vía regular; y no incurrir en una infracción que debe ser investigada y sancionada. ¿Dirán algo de esto los parlamentarios de la derecha?

Segundo, el comando de la Marina de Guerra en su reclamación interna, si la hubiera formulado, debía haber probado, como fundamento de ella, que los hechos históricos a los cuales se había referido Héctor Béjar no habían sucedido o habían ocurrido de otro modo. El efecto contraproducente de su reacción ha sido volver a sacar a la luz la intervención de varios de sus miembros en hechos reprobables; algunos de los cuales han dado lugar a sentencias condenatorias que no son un motivo de orgullo para la Marina. Una victoria a lo Pirro se diría.

Tercero, Béjar no hizo las afirmaciones sobre la Marina durante su gestión como ministro y, por lo tanto, no podía cuestionarsele por ellas. “Los ministros son responsables por sus propios actos y por los actos presidenciales que refrenden.” (Constitución, artículo 128º). Para ser responsable, en este caso, hay que ser ministro cuando el acto supuestamente cuestionable se produce. ¿Lo saben los parlamentarios de la derecha?

Cuarto, Héctor Béjar es un intelectual y profesor universitario con muchos quilates de visión histórica y moral. Desde que ingresó a la Universidad de San Marcos, en 1953, a los 17 años, ha dedicado su vida a la causa de los oprimidos, explotados y discriminados de nuestro país sin buscar nada material para sí y llevado sólo por su idealismo. Para las mujeres y hombres del pueblo a quienes ofrendaron su pensamiento y acción debe de ser un honor tenerlo como ministro de Estado.

Quinto, de una manera u otra, la reacción de cierta opinión pública, incluida la de izquierdistas de salón y ermitaños, fue reprobar a Pedro Castillo; pedirle o insinuarle que se someta o manifestar que se cambie todo ya, una manera disimulada o tonta de ponerse al servicio de la derecha.

En cambio, para Pedro Castillo y Perú Libre, el debate político y la relación de los poderes Ejecutivo y Legislativo no son una guerra; puesto que, como lo han dicho, ni el Presidente de la República ni los parlamentarios son elegidos para la confrontación, sino para cumplir las funciones que la Constitución les señalan, y servir a nuestro pueblo. Es normal, sin embargo, que si al Presidente, sus ministros y los congresistas de Perú Libre los atacan, tengan que defenderse. Su defensa implica fundar sus afirmaciones y actos en las normas constitucionales y legales, informar y educar a las mayorías de nuestro pueblo; mostrando los hechos como son para continuar despertando su conciencia social y política. Y, sobre todo, realizar o proponer formalmente los cambios que nuestro pueblo requiere.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE