Sobre 1821 y la verdadera fecha de la independencia de Arequipa

Aunque la independencia se declaró en 1821, en Arequipa solo se le reconoció en 1825. ¿A qué causas se debió este retraso?

Historia
Arequipa
Foto: BCRP

El grito de independencia resonó en las calles limeñas el 28 de julio de 1821. Don José de San Martín declaraba libre y soberano al Perú después de una larga campaña militar. Sin embargo, bien sabía él y los que habitaban fuera de Lima que el régimen español estaba lejos de rendirse y retirarse del territorio peruano, sobre todo, de Arequipa.

El hogar de realistas e independentistas

Antes de 1821, Arequipa se había erigido como una de las ciudades más importantes del Virreinato. Centro neurálgico y económico del sur del Perú, la intendencia recibía las mercancías que traían los barcos a sus puertos, y las comerciaba con el Alto Perú. Había prosperidad, una comunidad pujante y bastante independiente de Lima, tanto a nivel cultural, como monetario, social, entre otros.

Entre sus casonas y chacras vivía un buen número de españoles y criollos, un detalle que luego tendría vital importancia. Según el historiador Alejandro Málaga, el 63% de su población pertenecía a esas castas. Claramente, los ejércitos realistas también eran numerosos. Esto dificultaría, en el futuro, el triunfo de los movimientos independentistas que intentaban hacerse paso en esta región.

No obstante, aún con estos impedimentos, el deseo de libertad se acrecentaba más y más. De hecho, entre 1780 y 1790 nació en las tierras mistianas una generación de intelectuales y próceres de la independencia. Entre ellos se encontraban Francisco Javier de Luna Pizarro, Mariano José de Arce, Francisco de Paula Quiroz y, por supuesto, Mariano Melgar.

Alrededor de 1809, estos muchachos, en especial el poeta Melgar, solían acudir a la “Quinta Tirado”, un local en la Pampa de Miraflores. Allí hablaban, principalmente, de literatura, pero también sobre política, revolución e independencia. Este era un sueño que ellos anhelaban; sin embargo, no era el sentir de todos.

¿A quién apoyaba Arequipa en 1821?

En varias ciudades del Perú corría el rumor de que Arequipa era profundamente realista. El pueblo había donado importantes sumas para que el ejército español reforzara las armas de sus soldados, e incluso las matronas habían donado sus joyas a las arcas realistas.

¿A qué se debía esto?

Lo que hay son teorías, pues la historia aún no se ha puesto de acuerdo en este punto. Por su lado, Alejandro Málaga señala que los únicos que apoyaban a los realistas eran los arequipeños de clase acomodada, como los Goyeneche o los Tristán. El resto, el pueblo, los marginados e indígenas, apoyaban a los independentistas.

Otra explicación, la del historiador Víctor Condori, señala que el arequipeño de entonces era más pragmático y oportunista. Apoyaban a quien le conviniera más. Hay registros de que los arequipeños recibieron con la misma efusividad y entusiasmo, tanto al ejército patriota como al español. En palabras de Condori, al arequipeño solo le interesaba proteger su ciudad y su estabilidad, y apoyaría a quien lo hiciera mejor. El regionalismo incipiente de esos años fue una actitud que perdura, incluso, hasta el día de hoy.

Sin embargo, pronto llegó el 28 de julio y el grito de triunfo en Lima, pero para Arequipa no hubo mayores cambios. El ejército realista continuaba dominando en estas tierras. Aquí, la independencia no llegó ese día.

La fecha en la Arequipa se independizó

Pasado el 28 de julio, Don José de San Martín envió al general Guillermo Miller con sus tropas a hostilizar al ejército realista que estaba en Arequipa. Pasaron meses en los que ocurrieron varios enfrentamientos que afectaron duramente a la economía arequipeña. Hay que recordar que, durante las guerras de independencia, la Ciudad Blanca nunca se había visto directamente afectada.

Arequipa
Foto: Tradiciones

La situación continuaría así hasta el 9 de diciembre de 1824, fecha histórica que podría considerarse como el día de la verdadera independencia de gran parte del Perú.. El general Antonio José de Sucre y el español José de Canterac firmaron la capitulación de Ayacucho. Finalmente, se oficializa la independencia del Perú de la corona española.

No obstante, a Arequipa todavía le faltaba unos días más para ser libre. Los generales realistas se rehusaron a reconocer esta capitulación, y no fue hasta el 30 de diciembre de 1824 en que estos claudicaron y la ciudad reconoció al nuevo gobierno independiente del Perú.

El día en que esto se oficializó fue el 6 de febrero de 1825. Las historias cuentan que se hizo una pomposa misa TeDeum en la catedral y, posteriormente, desfilaron en las calles las autoridades arequipeñas. Seguidamente, estos leyeron el Acta Nacional de Independencia, y luego resonaron en las calles arequipeñas, finalmente, los “¡Viva la patria! ¡Viva la Libertad! ¡Viva la Independencia! y ¡Viva Arequipa!”.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE