Hace 20 años: hasta aquí nomás, señor rector de la Unsa

Aludiendo a un programa periodístico de entonces, El Búho puso en portada al entonces rector de la Universidad Nacional de San Agustín, por una serie de atropellos contra opositores y la prensa, por las acusaciones de malos manejos financieros

Hace 20 años

El 23 de noviembre del 2001 se publicó la edición N° 62 del semanario El Búho. Aquí se analiza la gestión del rector Rolando Cornejo Cuervo frente a la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa), además de la denuncia de un administrativo, sobre la agresión física de Cornejo Cuervo en un almuerzo de la casa superior de estudios.

Hace 20 años: hasta aquí nomás, señor rector de la Unsa

Héctor Ballón Lozada, sociólogo, abogado e historiador no sólo es, sin duda, una de las pocas figuras intelectuales de nuestra ciudad. Es además profesor emérito de la Universidad San Agustín y. por tanto una voz que debe ser escuchada en estos momentos, acerca de lo que sucede en nuestra primera casa de estudios.

Hugo Llamosas Postigo es un trabajador con más de 17 años de servicio en la Universidad Nacional de San Agustín, actualmente asignado al servicio interno de la Escuela Profesional de Ingeniería Mecánica Eléctrica, quien el domingo 11 de noviembre, fecha de aniversario institucional del Alma Mater de Arequipa, asistió engalanado a los actos oficiales que programaron las autoridades universitarias.

Pero como también es miembro comprometido de un colectivo político, decidió aprovechar la oportunidad de encontrar gran cantidad de trabajadores agustinos concentrados en la Plaza de Armas, para distribuir volantes impresos con un manifiesto de su partido en el que se establecía posición respecto a los 100 días del gobierno de Toledo y al aniversario institucional que se celebraba.

En dicho volante, ni siquiera se mencionaba al rector Rolando Cornejo Cuervo, aunque si se puede leer un párrafo en el que se consigna que en la UNSA “se sigue implementando un gobierno personalista y autoritario”. Aun así, el documento finaliza con vivas y saludos a la universidad por su CLXXIII aniversario.

Culminado el acto oficial, algunos docentes, trabajadores y autoridades se dirigieron al restaurante “El Sombrero Arequipeño”, donde tendría lugar el almuerzo institucional que se acostumbra desde hace muchos años y que generalmente culmina en baile en horas de la noche, aunque no ocurrió así esta vez.

Según ha relatado Hugo Llamosas a El Búho, al promediar las 5 de la tarde se encontraba disfrutando del almuerzo junto a sus colegas y amigos en una mesa de “EI Sombrero Arequipeño”, cuando el rector Rolando Cornejo Cuervo se estaba desplazando mesa por mesa para brindar con los asistentes. Al verlos, a él y otro correligionario de su partido, cambió de expresión y comenzó a increparlos de manera descortés.

Nadie se atrevió a intervenir y se produjo un intercambio de palabras. De pronto, el rector se acercó más al grupo y en tono amenazante, elevó la voz más allá de lo aceptable. Le contestaron, la confusión era mayúscula, pero pocos avizoraron lo que se venía.

Intempestivamente, el rector levantó la mano y propinó una sonora cachetada en el rostro de Llamosas. Quienes lo rodeaban quedaron atónitos y los segundos se hicieron interminables. Finalmente, allegados del rector reaccionaron y casi en vilo se lo llevaron del lugar. Llamosas y sus acompañantes no atinaban a nada. Según el propio agraviado, no reaccionó porque tenía “todas las de perder”.

Este hecho fue denunciado posteriormente por el propio Llamosas en la asamblea general del Sindicato de Trabajadores de la Unsa (Sutunsa), donde además una trabajadora denunció haber visto que el rector Rolando Cornejo golpeó ese mismo día a otro servidor en el baño hasta hacerlo sangrar por la nariz. No obstante, al momento no se ha presentado denuncia alguna ni se ha podido identificar a este segundo trabajador, supuestamente agredido físicamente por la máxima autoridad. Con todo, el sindicato ha emitido un pronunciamiento, condenando enérgicamente este tipo de comportamiento.

Hugo Llamosas teme que se le iniciará un proceso administrativo por faltar el respeto a la autoridad, aunque él asegura que no respondió a la agresión. Solo esperamos que este lamentable desliz no sea el inicio de una nueva afición deportiva por los puños, de nuestro rector-entrenador.

La Unsa de espaldas a la realidad

Héctor Ballón Lozada, sociólogo, abogado e historiador, no sólo es, sin duda, una de las pocas figuras intelectuales de nuestra ciudad. Es además profesor emérito de la Universidad San Agustín y, por tanto, una voz que debe ser escuchada en estos momentos acerca de lo que sucede en muestra primera casa de estudios.

¿Cuál es su evaluación acerca de la actual situación de la Universidad San Agustín?

Creo que desde hace mucho tiempo la Unsa ha perdido el liderazgo cultural, político, ideológico de nuestra ciudad. Como suelen decir los jóvenes hoy, la UNSA se está quedando. Y al respecto hay ejemplos que incluso parecen las inimaginables, es el caso que en recientes olimpiadas universitarias celebradas aquí, en la Unsa, donde ganó la Universidad Santa María, incluso en futbol sin contar con la infraestructura deportiva que si tiene San Agustín y mucho menos sin tener un equipo de fútbol rentado.

¿Desde cuándo considera Ud. que San Agustín perdió ese liderazgo regional?

Desde hace mucho tiempo. Antes la Unsa se manifestaba sobre los problemas de la localidad; incluso sin que existiera sindicatos de docentes o trabajadores, los profesores salían a las calles a manifestar su apoyo y puntos de vista para resolver los problemas. Hoy no vemos ninguna participación. Ante un problema jurídico nacional, la Facultad de Derecho pareciera no existir, lo mismo puede decirse de las otras facultades; es decir, la Unsa está de espaldas a la realidad.

¿Cuál cree que es la razón de esta actual crisis?

Pienso que es un problema no sólo de autoridades sino también de docentes. Percibo que para muchos profesores o trabajadores, San Agustín es un “cachuelo”; en su agenda personal, San Agustín ni siquiera es considerada para una serie de actos a los que tendría la obligación de asistir, como ha ocurrido en un reciente evento internacional de Historia en donde ni el director ni su representante estaban. Por otro lado, hay que considerar que el estudiante de hoy no tiene la mística de antaño. Cada vez veo con mayor preocupación que el nuevo profesor de la Unsa es la fotocopiadora.

¿Cuál cree que deberían ser las medidas inmediatas a tomarse para salir de esta situación?

Me parece que lo primero es que los profesores se sienten a dialogar y discutir sobre un tema olvidado: lo académico. Ese defecto se arrastra desde el gobierno de Juan Manuel Guillén, pues él se preocupó mucho por la infraestructura, el estadio, etc, pero dejó en segundo lugar lo académico y hasta el momento nadie asume esta responsabilidad.

¿Cuál es su opinión acerca de la reacción de la autoridad universitaria acerca de una información aparecida en EI Búho?

Creo que las autoridades están actuando sin tino. Me parece que no saben manejar los problemas debido, entre otras cosas, a que sus asesores no tienen la suficiente capacidad. Creo que todo esto se ha suscitado porque desde dentro no se tratan abiertamente los problemas, al no hacerlo éstos explosionan fuera. Por otro lado, no veo una dinámica democrática al interior de la UNSA, pues las mismas personas sólo se dedican a cambiar los cargos, es decir, si antes estuvo en la derrama, ahora está en el sindicato y eso se reproduce en otras esferas del gobierno.

Agenda para la prensa independiente y organismos fiscalizadores

Vigilar la correcta marcha de sus instituciones es el primer deber de todo colectivo social y, en especial, de la prensa. Es precisamente lo que El Búho ha intentado hacer, recibiendo como respuesta amenazas de juicios. A pesar de ello seguiremos cuestionando porque la cultura del secretismo debe terminar, nos mantendremos alerta e invitamos al periodismo genuino a formular, entre otras, las siguientes preguntas.

  • Si todo es lícito y transparente en la gestión del Club Atlético Universidad, ¿por qué no hacen público el informe final de gastos e ingresos?
  • ¿Por qué Rectorado y Secretaría General, niegan una copia de la resolución de nombramiento del señor Héctor Cornejo Guerra, trabajador UNSA e hijo del rector?
  • ¿Por qué, si conocemos los ingresos de todas las autoridades incluyendo al presidente de la República, no se puede conocer los ingresos del rector UNSA?
  • ¿Qué beneficios le aporta a la Unsa y bajo qué tipo de convenio presta su logotipo y firma del rector a los certificados de una institución educativa particular llamada Ceprotec?
  • ¿Como se compatibiliza la ley universitaria con el ofrecimiento de otorgar bachillerato universitario al programa de profesionalización de secretarias que dirige la esposa del rector, Rosa Guerra de Cornejo?
  • ¿Es verdad que trabajadores de la sección mantenimiento y carpintería de la Unsa laboran en viviendas particulares ubicadas en Miraflores y el balneario de Mejía? ¿Tiene, casualmente, propiedades en esas zonas, el rector o su familia?
  • ¿Con qué criterio se contrata y despide a los trabajadores de la Unsa? ¿Por qué algunos reciben el pago denominado Línea Unsa y otros no? ¿Es legal esta discriminación?
  • ¿Por qué no se ha priorizado en los gastos la reparación de bibliotecas y otros edificios dañados por el sismo; y por qué no se tomó en cuenta la opinión de los profesionales de la facultad de Ingeniería Civil? ¿Se ha establecido ya las causas del deterioro de edificios relativamente nuevos?

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE