#Arequipa Páginas memorables: palabras de María Nieves y Bustamante

Historia

La Municipalidad de Arequipa tributó un merecido homenaje a la escritora María Nieves y Bustamante, el domingo 28 de julio de 1929 y ella agradeció con las siguientes palabras:

Profunda emoción estremece mi alma en estos momentos, y me parece que el lenguaje humano falta la frase traductora de la intensidad de ciertos sentimientos, como son los de la viva gratitud que embarga mi espíritu. El pueblo arequipeño, aquí representado por el Honorable Concejo Provincial que merecidamente presidís y por las dignas autoridades e instituciones aquí presentes, han venido a manifestarme un afecto que no es sino la correspondencia al que yo le profesé desde los albores de mi vida.

Sin embargo, yo no recuerdo haber hecho por él, otra cosa que consignar en un libro una página de su historia, y él me abruma con esta manifestación grandiosa que no guarda proporción alguna, ni con la persona que lo recibe, ni con el mérito que se le atribuye. Por lo mismo, descansa esta medalla sobre mi pecho, como joya de valor inestimable; porque representa la gratitud de un noble pueblo; y éste diploma, como el más alto honor a que puede aspirar una hija del Misti.

Pero permitidme, generosos arequipeños, que en estos momentos solemnes os dirija la palabra. No sólo es a mí a quien rendís este homenaje: es sobre todo, a los grandes hechos de nuestros antepasados. Extrañáis la virtud, el heroísmo y la gloria de otra época, sin advertir que todo esto lo lleváis concentrado en el alma. Todos los pueblos de la tierra pasan por dolorosas crisis; pero ellas sirven para retemplar su espíritu, cuando tienen una psicología como la vuestra.

Los pueblos son grandes por la potencia de su intelectualidad, por su amor a la justicia, por sus virtudes privadas y cívicas, por su valor, por su probidad. Vuestro pasado es un siglo de constante lid en defensa de la libertad de los derechos ciudadanos, del sostén de las instituciones, del honor nacional; un siglo de lucha en el foro y en la tribuna, con la brillantez de la pluma y con la descarga del fusil.

Así, Arequipa fue la ciudad fuerte y temible, a quien la República entera volvía los ojos en sus horas de angustia buscando en ella su salvación. Este pasado de grandeza garantiza un futuro de gloria. Hay que reconstruir, sobre todo, la parte moral, base de todo ideal, de todo heroísmo, de toda sublimidad. Mientras el Iris brille en el cielo, hace que lleguen a su madurez los frutos de la experiencia y del saber; y cuando acaricie la tormenta, podréis imitar a Atenas que incendiada levanta con las columnas de sus templos derribados, con las piedras de sus sepulcros, con las estatuas de sus héroes, con los ídolos que adora, sus invencibles murallas. Permitid que, tomando las palabras del general Córdova en la batalla de Ayacucho, os diga: Adelante paso de vencedores hacia un glorioso porvenir.

(En las citas textuales que se hacen en esta obra se respeta la ortografía de sus originales)

Juan Guillermo Carpio Muñoz
Texao. Arequipa y Mostajo. La Historia de un Pueblo y un Hombre

Tomo VI. Pág. 1

El Búho, para más textos sobre la historia de Arequipa, María Nieves y Bustamante y otros personajes, síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE