Elogio al libro

Con ocasión del Día Internacional del Libro, reproducimos un texto de Juan Guillermo Carpio Muñoz, un amante de los libros, la historia y el arte.

Letras
Escultura en homenaje al libro instalada frente al Palacio de las Artes de Valencia (España). Pesa 12 toneladas y está realizada en bronce.

Amigo es la primera palabra que se me ocurre para nombrarte, y Memorioso y Entretenido para apellidarte, Libro Querido. Si, como sabemos, los familiares no los elegimos y los amigos sí son de nuestra elección. Tú eres el más sapiente y el más paciente de los amigos. Siempre estás allí esperando que te elijamos, silencioso (teniendo tanto que decirnos) ¿Qué amigo, de carne y hueso, está esperándonos y a nuestra disposición en cualquier instante de nuestras vidas y más allá de nuestras vidas? 

Libro, contigo y solo por ti, realizamos lo imposible: tener el privilegio de conversar, aprender, “escuchar”, como si nada, a Miguel de Cervantes, William Shakespeare, Aristóteles, Platón, César Vallejo, Nikos Katzanzakis, Lope de Vega, Einstein, García Márquez, y miles de otros grandes. Como si ello fuera poco, nos podemos dar el lujo de sostener audiencias privadas con ellos. Y, para mayor gloria: los tenemos esperándonos, al alcance de nuestras manos, en los estantes familiares. ¿Puede haber privilegio mayor? Sin ti, Libro Amigo ¿podríamos tener este cara a cara, mejor diré alma a alma, con tan profundos y rutilantes pensadores y artistas? Entonces tú, no solo eres un gran amigo, sino que nos permites hacer amistad con los más valiosos seres que han existido y existen, nos permites tutearnos con ellos y hasta contradecirles, tenerlos en nuestras casas a nuestra entera disposición ¡maravillosa posibilidad! 

Y cuando te tomamos, te abrimos y te leemos nos encandilas con lo que nos cuentas. Tú, como bastón de ciego, nos encaminas en nuestras primeras lecturas: a-mo a mi ma-má. Tú, convertido en cancionero, nos permites cantar: arroz con leche, me quiero casar, con una señorita de Portugal…tú, hecho diccionario, nos haces aterrizar en el significado de las palabras. Además, tú, sabio, nos enseñas tan pronto fórmulas matemáticas o a filosofar. Tú, entretenido, nos cuentas historias reales o inventadas.

Y tú, vestido con un traje dominguero de encuadernación de lujo e ilustraciones a todo color, nos deslumbras con reproducciones de obras de arte o fotografías de la naturaleza, paisajes o ciudades. Tú, devoto y sagrado, nos enseñas a ser piadosos, ya sea en la Biblia, el Corán, el Po-Pol-Vuh; o en el Libro de Primera Comunión, en el devocionario, en el Libro de Misa. Tú, solemne, registras los hechos más importantes de nuestras vidas en Libros de Actas. También tú, maestro de maestros, nos enseñas todas las ciencias, artes y técnicas. Tú, apetitoso, nos haces agua la boca, en un recetario. Tú, ojo vivo, nos produces entusiasmos libidinosos con literatura e ilustraciones de ese carácter. En fin, no hay faceta humana que no registres y vuelvas inmortal. Tus páginas son el mejor trampolín para nuestra imaginación. La fantasía parte de ti y llega a ti. 

Algunos creen, equivocadamente, que puedes desaparecer, porque piensan que solo eres libro si estás hecho de papel y letras impregnadas en una imprenta. No, no y no. Antes, mucho antes de la imprenta y del papel, te hicieron de arcilla, cerámica, hueso, papiro, pergamino, escamas, seda, hojas de palma seca, nudos de lana de colores y otros materiales. Solo en los últimos siglos te hacen con papel y tinta en las imprentas. Y, ahora empezando el siglo XXI, te hacen en computadoras con mouse y pantalla y te llamamos libro electrónico. Y, en el 2 

futuro, nadie sabe de qué te harán, pero te harán… porque el ser humano, cada vez más inteligente y con información más abundante que guardar y utilizar no puede soslayarte. El cerebro de cada ser humano, con ser tan prodigioso, no puede almacenar toda la información que la humanidad ha creado, por eso te necesitamos, por eso te veneramos en esos templos del saber que llamamos bibliotecas y en esa capillita tan de moda que conocemos por Internet (que conforme pasan los días se está convirtiendo en la Basílica de San Pedro del conocimiento humano o, mejor diré, en el ábrete sésamo del conocimiento y entretenimiento humanos).

Es decir, a lo largo de los siglos has cambiado de apariencia física; pero, en esencia, sigues siendo el registro, el archivo gráfico con el que los humanos nos comunicamos y registramos el saber que nuestra especie obtiene día a día y con mucho esfuerzo. Hasta algunos llegan al extremo de hacer este registro en su propia piel en los tatuajes. En uno u otro caso tú eres el tatuaje que llevamos los seres humanos en nuestra alma o, mejor: eres nuestra alma tatuada con la tinta sangre de la aventura humana. 

Eres un deleite indescriptible para quien te toma en sus manos y te lee. Por arte de birlibirloque haces crecer alas a la imaginación de tu lector y lo llevas por paisajes fantásticos del pasado o del futuro; lo emocionas con historias en las que lo conviertes en el o la protagonista, lo haces suspirar, reír, llorar, amar, odiar, aprender, sospechar, ilusionar. Cofre de tesoros, eres tan querido y admirado que distinguidas damas, convertidas en tus fans, dan vida al Club del Libro que, en nuestra querida Arequipa, hoy celebra cuarenta años de devoción al más sabio y paciente de nuestros amigos: El Libro.

Mis parabienes a todas las integrantes del Club del Libro en Arequipa al cumplir cuarenta años de vida institucional, que sigan muchos años más en reunirse alrededor de los libros. De ustedes tengo la mejor opinión porque si son amigas del libro me hacen recordar el viejo adagio que dice: dime con quién andas y te diré quién eres. ¡Felicitaciones! 

Juan Guillermo Carpio Muñoz 

Arequipa. 10 de Mayo de 2010 

Discurso pronunciado en la ceremonia de conmemoración del Cuadragésimo Aniversario del Club del Libro en Arequipa. Colegio de Contadores de Arequipa, 18 de Mayo del 2010. 

Síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE