Las Bambas paralizó sus operaciones este martes y Cuajone lleva así más de un mes

Ambos proyectos mineros están tomados por los pobladores aduciendo incumplimiento de las mineras. Hay 90 mil puestos de trabajo en riesgo

Economía
Dos conflictos con comunidades que determinaron la paralización de operaciones de minas tendrá que resolver el gobierno.

Dos proyectos mineros, Las Bambas en Apurímac y Cuajone en Moquegua han sido tomados por los pobladores aduciendo incumplimientos por parte de las mineras. Frente a esta situación, la mina Las Bambas que opera la empresa MMG paralizó este martes 19 de abril sus operaciones, sumándose a la suspensión de la producción que desde febrero tuvo que decidir la minera Southern Perú. Esta es la situación en ambos complejos mineros.

Las Bambas

Al menos 200 pobladores de Fuerabamba, del distrito de Challhuahuacho (Apurímac), pernoctan hace cinco días en carpas, en terrenos de la empresa MMG Las Bambas, a unos 200 metros de los yacimientos. Aunque lo hacen de manera pacífica, esto obligó a la minera a paralizar sus operaciones y evacuar al personal.

Los comuneros han señalado que aguardarán allí hasta que se realice la reunión con la PCM este 20 de abril. Esto, pese a que el ministro de Energía y Minas, Carlos Palacios, llegó a Challhuahuacho el último sábado, sin lograr que los comuneros se retiren de los terrenos de la minera. En cambio acordaron que mañana se desarrolle una reunión con la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y representantes de Las Bambas.

Erick Ramos, el secretario del sindicato de trabajadores de Las Bambas, dijo que los trabajadores nuevamente viven un clima de incertidumbre laboral. Asimismo, precisó que además de los comuneros que invadieron espacios en la puerta de la mina, hay otros impidiendo el tránsito.

Cuajone

La mina Cuajone de la empresa Southern Perú está paralizada desde el 28 de febrero y el pasado 10 de marzo, pobladores de la comunidad campesina de Tumilaca, Pocata, Coscore y Tala, iniciaron una medida de fuerza contra la minera.

Los comuneros tomaron el reservorio Viña Blanca, construido por Southern, y cortaron el suministro de agua hacia el campamento, afectando a más de 5000 personas en medio de la pandemia.

Los trabajadores pidieron la intervención del Ejecutivo para ponerle fin al conflicto y evitar enfrentamientos entre trabajadores y la comunidad. Habrá grandes pérdidas económicas por la paralización de las obras, señalaron.

Pérdidas son cuantiosas

Raúl Jacob, presidente de la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía (SNMPE), dijo que entre las Bambas y Cuajone son 10.000 puestos de trabajo directos que están siendo afectados y por cada puesto directo hay 8 puestos de trabajo indirectos. “Tenemos 90.000 puestos de trabajo en riesgo”, añadió.

Asimismo, refirió que solo en Cuajone se pierde 5 millones de dólares de exportaciones, 8,5 millones de soles diarios en impuestos, que en muchos casos son para Moquegua.

En el caso de Las Bambas, que paralizó en febrero de este año, Magaly Bardales, vicepresidenta de la SNMPE, afirmó entonces que suspender las actividades le cuesta al país alrededor de 39 millones de soles de ingresos diarios.

“Por cada día que pasa sin que opere esta mina se pierde, por parte de la región Apurímac, alrededor de 1 millón y medio de soles. Además, el Estado deja de recibir alrededor de 4 millones y medio de soles. Estamos hablando de pérdidas diarias de alrededor de 39 millones de soles“, aseguró.

El Búho, para más noticias de regiones, síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE