Ciclovías en Arequipa: el otro fracaso en la gestión de Omar Candia (VIDEO)

La implementación de ciclovías sin vigilancia de inspectores de Transporte ni la PNP, sin un plan complementario del alcalde, y la sobreoferta de vehículos en la ciudad, provocó que un proyecto vital, terminara detenido y causando resistencia en los conductores

Informe
Ciclovías en Arequipa: otro fracaso en la gestión de Omar Candia

Si la gestión del saliente alcalde provincial Omar Candia va a ser recordada por algo, es por haber entorpecido la correcta implementación de un proyecto vial para impulsar el transporte alternativo y sostenible, muy urgente y necesario en la ciudad. Hablamos de las ciclovías en Arequipa.

El 30 de octubre del 2020, el Programa Nacional de Transporte Urbano Sostenible (Promovilidad) anunció la ejecución de 380 km de ciclovías en 24 ciudades del país. Entre ellas, se encontraba la provincia de Arequipa, a la cual se le asignó en un principio 2 millones 900 mil soles para 33 kilómetros de esta red de circulación. Hasta el momento solo se implementó aproximadamente 13 kilómetros con un costo de 800 mil soles.

El proyecto inicial contemplaba que las ciclovías se implementaran en 9 distritos: Paucarpata, Mariano Melgar, Miraflores, Cerro Colorado, Yanahuara, José Luis Bustamante y Rivero, Sachaca, Cayma y Cercado.

A pesar que el presupuesto estaba asignado desde un año antes, el 8 de noviembre de 2021 recién empieza la implementación formal de la infraestructura.

Ejecución de ciclovías en Arequipa sin proyección

Fuentes dentro de la Municipalidad Provincial de Arequipa indicaron que, desde un principio, la Gerencia de Transportes no quiso comprometerse con el proyecto, básicamente por la resistencia a este tipo de transporte, principalmente entre os transportistas. Para no perder el presupuesto que Promovilidad ofrecía a la MPA, se decidió trasladar el expediente a la gerencia del Centro Histórico. Esto, a pesar que el área de Transportes es responsable de este tipo de proyectos, según sus atribuciones técnicas y administrativas.

Desde este punto, la implementación de las ciclovías ya enfrentaba su primer bache. Otro factor que debió comprenderse era la inevitable resistencia que expondrían los conductores y comerciantes en Arequipa. Esto, bajo la experiencia de los últimos 20 años, como la peatonalización de la calle Mercaderes (2008) y de la macromanzana de la Plaza de Armas (2015), que tuvieron gran resistencia. Incluso ahora último, la prohibición de vehículos particulares en el tramo de las calles San Juan de Dios – Jerusalén, también presentó resistencia.

Ausencia de vigilancia

Esto debió bastar para que el alcalde Omar Candia tomara las medidas complementarias. La ejecución del proyecto de infraestructura de las ciclovías contempla la implementación de bolardos, topellantas, paraderos de bicicletas. Además, la adecuación de los semáforos y señalética horizontal y vertical, entre otros.

Esta implementación debió ejecutarse a través de medidas complementarias, es decir la coordinación anticipada con inspectores de Transporte y la Policía de Tránsito. El objetivo debió ser la vigilancia del uso correcto de las ciclovías en Arequipa. De ser necesario, recurrir a sanciones para dejar clara la intangibilidad de estas áreas frente a los vehículos motorizados. Pero no se hizo.

Una vez implementadas, las ciclovías se dejaron a su suerte, a tal punto que incluso el tramo de la Av. Goyeneche con calle Melgar, frente a la propia Divincri, es uno de los tramos más afectados de las ciclovías.

Pero también está deteriorada la infraestructura en los tramos que involucra las calles Víctor Lira, Jorge Chávez, Dos de Mayo, y en la Av. Parra, a la altura de la empresa de transporte Shalom.

Ciclovías en Arequipa: el otro fracaso en la gestión de Omar Candia
Rutas y ejes previstos en el proyecto inicial para la implementación de ciclovías en Arequipa.

Emergente, más no temporal

El alcalde Omar Candia indicó, en declaraciones del 20 de mayo, que el proyecto de las ciclovías tenía una fecha en que caducaría. “El proyecto financiado por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones tenía por finalidad durar el tiempo que durara la pandemia”, indica. De esta manera se excusa por la implementación incompleta.

El representante del colectivo EnBiciados AQP, Bruno Núñez, indicó que las ciclovías eran emergentes, no temporales o provisionales, comprendiéndose esto último como el retiro luego de un periodo de tiempo determinado. En las mesas de trabajo con representantes de la MPA, se explicó que pasarían por una evaluación mientras estuvieran implementadas. Por esta razón no se utilizó infraestructura dura ni la intervención de intersecciones.

“Sí sabíamos de que podían, más que desaparecer, reubicarse. En ningún momento se ha mencionado algo como que se colocan por un periodo de tiempo y luego las sacamos, no”

Representante del colectivo EnBiciados AQP, Bruno Núñez.

Excesivo parque automotor

Núñez recalcó que el trazado que el proyecto propone sí es eficiente. Entre otros aciertos, que la distancia entre dos puntos si es óptima para un ciclista. Este trazo considera además puntos de interés como centros de salud y mercados de abasto.

Además, añade que los estudios que conforman el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la ciudad de Arequipa (PMUS), indican que existe una sobreoferta de 170% de buses. Este porcentaje es aún mayor en la sobreoferta de taxis. De esta manera, se comprende que el problema de las ciclovías no es en sí mismo el proyecto, sino el crecimiento incesante del parque automotor en la ciudad.

Ciclovías en Arequipa: el otro fracaso en la gestión de Omar Candia (VIDEO)
Estudio del 2012 sobre el transporte en Arequipa, en 10 años estos índices se han incrementado.

Plan de reubicación

El gerente del Centro Histórico y Zona Monumental, César Berríos, anunció el 25 de mayo que se realizaría la reubicación de las ciclovías en algunos tramos. Aunque no hay un mandato específico para este traslado, adelantó que se tenía previsto movilizar las ciclovías de las calles Víctor Lira y Jorge Chávez.

Lo que no se ha señalado aún es que para modificar, retirar, reubicar algún tramo de las ciclovías, es necesaria una evaluación por 6 meses. Esta condición estaba estipulada en el compromiso firmado entre el alcalde Omar Candia y Promovilidad. Es parte del proceso de implementación y evaluación de estas vías de transporte alternativo.

Evaluación inviable

Pero para iniciar la evaluación es necesario que las ciclovías estén acabadas, aunque sean menos tramos de los contemplados en el proyecto inicial. Estos deben tener todas las condiciones más allá de la delimitación. Es decir, debe estar concluida la instalación de la señalética horizontal y vertical, parqueos para ciclistas, etc.

Si no se cumple esta condición, la evaluación no es posible, y por ende tampoco ningún tipo de reubicación. Es posible que esta sea la razón por la que inesperadamente se haya instalado la señalética vertical en Jorge Chávez, Goyeneche y Víctor Lira, a mediados de esta semana.

Este es el punto en que actualmente está entrampada la implementación completa de las ciclovías. El último reporte estima que son 500 bolardos y 35 topellantas dañados, que serán reparados o reemplazados por nuevos. Este costo lo deberá asumir la MPA. En una evaluación previa de abril, se estimó que 450 bolardos y 20 topellantas deteriorados costarían 24 mil soles.

Deficiencias en ejecución

La Contraloría no fue ajena a la cuestionable implementación de ciclovías que realizó Omar Candia, realizando una evaluación a finales de noviembre de 2021. En el informe de Orientación de Oficio N° 060-2021-OCI/0353-SOO se indica que las mediciones de flujo y tendencias de viaje de ciclistas corresponden al 2020, año en que las restricciones por la cuarentena arrojaron datos atípicos para el flujo en condiciones normales. Por esta razón no podía ser referente.

Otro punto fue que las avenidas Goyeneche, Alfonso Ugarte, Parra y calle Víctor Lira no contaban con la señalética horizontal ni vertical. También recalcó que no se realizó una consulta con los encargados del Sistema Integrado de Transportes (SIT), causando un impacto al tráfico, y exponiendo la integridad de los ciclistas.

Aunque el proyecto inicial es eficiente y la importancia de las ciclovías es prioritaria en una ciudad como Arequipa, que requiere el aumento en el uso de vehículos no contaminantes que aporten al descongestionamiento de los motorizados, la manera en que Omar Candia ejecutó la implementación, sin un plan complementario de vigilancia, ni la sensibilización previa dirigida a las empresas de transporte urbano y otro tipo de conductores, ocasionó que se cree una resistencia a la implementación de ciclovías en Arequipa, responsabilidad completa de la Municipalidad Provincial.

Así es como, después de más de un año, Arequipa desperdició, una vez más, la posibilidad de avanzar en la movilidad, la preservación del medio ambiente y los hábitos saludables; permaneciendo en el caos del tráfico, la contaminación, la inseguridad y la falta de alternativas para los ciudadanos.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE