Lo Shapis en Arequipa por su aniversario: cuatro décadas de chicha 100% peruana

Jaime Moreira y Julio Simeón (Chapulín el dulce) hicieron saltar y bailar a Arequipa con sus éxitos de oro en el teatro Municipal

Entretenimiento Música

En el teatro Municipal de Arequipa, Jaime Moreira y Julio Simeón (Chapulín el dulce) hicieron saltar y bailar a la comunidad con sus éxitos de oro: “Mi tallercito”, “Chofercito” y “Ambulante soy”.

La agrupación celebra su 41 aniversario y su espectáculo, un nuevo formato educativo y didáctico, lleva al espectador a observar el proceso musical con el que surgió la popular chicha. Un retrato histórico del Perú pero en música. Los Shapis continúan su legado orgullosos de haber dicho la frase: “Somos cholos pero intercontinentales”.

“La chicha es (la mezcla de) el huayno con la música tropical peruana. Es la realidad del hombre andino, selvático y costeño con guitarra eléctrica, teclado, batería. Es la posesión del huayno y la música tropical. Tiene huayno sin ser huayno, cantado por un serrano al estilo andino. Esa es la chicha, elemento del ande. Y el ande cruza todo el Perú. Nosotros somos chicheros, no somos cumbiamberos. Y somos cholos, pero intercontinentales”.

Julio Simeón – voz principal de los Shapis En declaraciones para Luces.
Lo Shapis en Arequipa por su aniversario: cuatro décadas de chicha 100% peruana

Chicha para todos en Arequipa

Para los años 80, la música de Los Shapis había traspasado las fronteras ideológicas. Jaime comenta que su música era tan querida por el Policía que los cuidaba como por la “otra gente”, dicen que los tiempos han cambiado y quedó poco de esa época en que la discriminación y el racismo eran muy fuertes. “Eran evidente, se dejaba notar en todos lados. Por eso muchos tenían temor y decían “Soy del Rímac”, “Soy de Miraflores”, “Soy de San Isidro”, “Soy de la rica Vicky”, pero cuando llegan estos pechos que nunca callaron su lugar de origen, sea Ayacucho, Chupaca, Juliaca, Tarma o Huancayo, hacen despertar al peruano que estaba en la capital por décadas y mirar como en un espejo a esos chicos que están en el escenario triunfando y cantando y que son serranos y no se ocultan, no se amilanan. Entonces, los que están abajo se sacan la careta y dicen “¡Paisanos, yo soy también de allá!”.

Los Shapis aseguran que parte de su éxito ha sido mantener el perfil bajo y ser agradecidos con su público de todas las edades. Luego de la pandemia, ellos están seguros de que el público “pospandémico” los verá con oídos rejuvenecidos.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE