Rossana Díaz: “La historia de Julius es universal y completamente actual”

En esta entrevista con la directora de “Un mundo para Julius”, nos comparte cómo fue adaptar el clásico de Bryce Echenique a la pantalla grande.

Cine
(Foto: Alexandra Montoya – El Búho)

La directora peruana Rossana Díaz Costa estuvo de visita en Arequipa para presentar su película Un mundo para Julius” en el Cine Umbral. En la siguiente entrevista con la cineasta conversamos sobre su experiencia al llevar la clásica novela de Alfredo Bryce Echenique al cine.

Según la descripción de la película, “narra la conmovedora historia de Julius, un niño de clase alta en los años 50 en Lima. Este vive en una espléndida mansión, con su aristocrática familia y una extensa servidumbre. Conforme pasan los años va perdiendo la inocencia poco a poco, al descubrir y no comprender un mundo adulto lleno de desigualdades e injusticias”.

El elenco lo componen Mayella Lloclla, Fiorella de Ferrari, Nacho Fresneda, Pamela Saco, Rodrigo Barba (Julius de 4 años) y Augusto Linares (Julius de 9 años). Junto a Gonzalo Torres, Camila Mac Lennan, Fernando Bacilio, Antonieta Pari, Salvador del Solar, entre otros.

Su ventana para entender el Perú

Un mundo para Julius (1970) es una de las novelas más representativas y queridas del Perú contemporáneo. Desde su publicación se compraron los derechos cinco veces, sin embargo, nadie había logrado llevarla a la pantalla grande. Hasta Rossana Díaz.

Esta fue la primera novela adulta que leyó y que le explicó muchas cosas que no entendía de nuestro país. Díaz se sintió conmovida con la historia de Julius y con cada relectura fue comprendiendo mejor la novela y el trasfondo social. Le ayudó a “abrir una ventana para entender a nuestro país”.

Esta novela ha sido mi novela preferida del Perú desde que era chica. La leí por primera vez cuando tenía 12 o 13 años por ahí, es una novela que me ha acompañado a lo largo de toda mi adolescencia y mi juventud.

Su primer intento de adaptar la novela lo realizó en un curso de guion en Madrid. Si bien solo era un ejercicio para su clase, no lo pensó dos veces y se lanzó a la piscina. “Fue como un primer proceso de selección y condensación de lo que podría haber sido el guion en el futuro. Quedó ahí metido en un cajón como un ejercicio de estudiante”.

En el 2015, después de terminar su primera película Viaje a Tombuctú, una coproducción peruano-argentina estrenada en el Festival de Cine de Lima, decidió volver a Julius. Tras regresar de España, llevaba varios años en Perú dando clases y se dio cuenta que las nuevas generaciones no conocían la novela. Conocían a Bryce, pero no sabían de qué trataba realmente.

Era como volver a darse cuenta que, una vez más, en realidad Perú no solucionaba sus problemas. Teníamos un problema de una raíz muy enferma, todas las caras que tenemos como sociedad están en esa novela. Dije, de repente es momento para hacer una adaptación de este tipo.

Era la oportunidad perfecta para unir sus dos pasiones: literatura y cine. Seis años después, la película llegó a las salas de cine en nuestro país.

Los retos y expectativas

Díaz comenta que hubo muchos retos al realizar este proyecto. En primer lugar, escribir el guion y luego conseguir el financiamiento. La película terminó siendo una coproducción de Tombuktu Films (Perú), Visiona TV (España), Televisión Española y Machaco Films (Argentina).

Escribir el guion es una tarea complicada, una cosa es el primer ejercicio de adaptación y otra cosa ya es escribir y llegar a la última versión para rodar. Un trabajo muy bonito pero difícil, que tomó muchísimo tiempo. La parte más difícil fue conseguir el dinero, ese fue el mayor reto de este proyecto. No ha sido nada fácil conseguir el financiamiento.

No obstante, durante el proceso también contó con el apoyo de Bryce, quien puso su confianza en ella desde el primer momento. Él se mostró muy contento con la película, e incluso la vio varias veces. La cineasta comenta que para el escritor también fue como un “alivio” verla realizada al fin.

Él es muy consciente de los procesos de transformación que son las adaptaciones. En ningún momento me dijo por qué no está tal cosa y por qué no está tal otra. Nunca. Porque él ha respetado siempre mi visión como cineasta.

Julius por el mundo

Tras su estreno en octubre del año pasado, la película reunió más de 40 mil espectadores en las salas de cine peruanas. Fue parte de la selección oficial de festivales en Estados Unidos, como el San Diego International Film Festival, St. Louis International Film Festival, Austin Film Festival y New York Independent Cinema Awards.

El film también tuvo su paso por los cines en el extranjero. Estuvo seis semanas en cartelera en distintas ciudades de Francia, así como en Alemania e Inglaterra. Asimismo, fue nominada a la Mejor Película para Televisión en los Premios GAUDI (España).  

Para Díaz, todas estas experiencias fueron completamente enriquecedoras. “Da igual si estás en París, en Londres o en Arequipa. Todos los públicos tienen algo que darte, todos los públicos son enriquecedores”.

En Estados Unidos incluso tuvo la oportunidad de presentar la película en varias universidades, donde pudo conversar sobre temas de la novela como el racismo, discriminación y desigualdad. Fue una bonita experiencia ver como en cada lugar “llevaron los temas de Julius a sus propias sociedades”.

Lo que me hizo ver estos viajes es que la historia de Julius es universal y completamente actual. Es una historia de un niño de los años cincuenta en Perú, pero que la gente la lee como algo completamente del presente. En muchos países, no solo en Latinoamérica.

La importancia de los cineclubs en el Perú

Durante su paso por Umbral, la cineasta lamentó que la cultura del cineclub se esté perdiendo en nuestro país. Por lo que le parece fantástico que haya espacios de este tipo donde se reestrenen las películas peruanas y otras películas clásicas.

La posibilidad de ver cine de otros lados, cine distinto, cine de tu propio tu país, y luego además poder conversar con las personas que han hecho la película es algo maravilloso.

Recalcó que también es una tarea difícil conseguir que la gente vaya y pague una entrada. “La gente espera que estos espacios sean gratuitos y no debería ser así. Tienen que acostumbrase a pagar por la película americana, y también por la peruana”.

Aquí la entrevista completa:

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE