UNSA de Arequipa desarrolla tres nuevas variedades de quinua

Las semillas de quinua desarrolladas por investigadores UNSA se repartirán a universidades en todo el Perú, con el fin de mejorar su producción frente a una crisis alimentaria

Mural

Luego de el arduo trabajo de investigadores agustinos, lograron desarrollar tres nuevas variedades de quinua mejorada. Estas son resistentes al cambio climático, necesitando menos agua y con la posibilidad de crecer en suelos poco aptos para la agricultura. Incluso generaría una mayor producción de grano.

El proyecto tiene por finalidad hacer frente a una crisis alimentaria futura derivada del cambio climático, la falta de agua y los cambios bruscos de temperatura. Gracias a este trabajo, los investigadores de la UNSA podrán crear una fuente de semillas con genética mejorada a través de un proceso tradicional no transgénico. Estas variedades se podrán enviar a universidades y agricultores en Puno, Cusco y Lima, donde se continuará con el trabajo de cultivo y entrega a los agricultores.

Así, esta investigación permitirá que estas especies mejoradas ayuden a los agricultores en todo el Perú a obtener mejores semillas. Estas serán más resistentes a plagas, capaces de desarrollarse en suelo salino y con poca agua, además de soportar variación de temperatura y dar una mayor producción.

Investigadores de la UNSA comprometidos con el proyecto

En el proyecto estuvieron involucrados más de 25 investigadores y agricultores, quienes trabajaron en el proceso de selección. También se contó con más de 20 graduados con tesis sobre la investigación de las nuevas variedades de quinua. El proyecto inició en 2012, con un equipo de investigadores de la Facultad de Agronomía, liderados por el Dr. Mateo Pocco Pinto.

Tras firmar un convenio de cooperación con la facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Altiplano de Puno, lograron obtener semillas de quinua procedentes del Banco de Germoplasma de dicha universidad. Aquí se albergan alrededor de 3000 accesiones de quinua.

Con este material se buscó las semillas que más se desarrollaban en las condiciones de Arequipa. La finalidad fue cruzarlas, de acuerdo a sus características morfológicas, para encontrar nuevas variedades con características superiores a las ya existentes. Los profesionales de la UNSA cuentan con experiencia en esta labor, ya que realizan este tipo de investigaciones desde 1995. En ese año fue que empezaron a introducir diferentes cultivares de quinua con la finalidad de encontrar la adaptación de granos del altiplano en terrenos del distrito de Majes.

“Cultivamos las semillas y en nuestro invernadero se hizo los cruzamientos, tuvimos unas 3 000 plantas identificadas, cada una con sus códigos y empezamos a ver cuáles se desarrollaban mejor, para aprovecharlas”

Dr. Mateo Pocco Pinto.

Durante el proceso de selección se analizó las características de las plantas de quinua. Luego, con las más aptas se utilizó el polen para colocarlos en otra flor. Se hizo exactamente en el estigma, que es la puerta de entrada para dar paso a la fertilización y obtener la semilla. Si bien este proyecto de investigación obtuvo sus resultados positivos, este es el inicio para continuar con una línea de mejoramiento genético de la quinua a largo plazo.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE