Hay Festival Arequipa: neurocientífico Stanislas Dehaene explicó cómo aprende nuestro cerebro

Señaló que los principios fundamentales para el aprendizaje son la atención, el compromiso activo, la retroalimentación y la consolidación del conocimiento.

Cultural
Stanislas Dehaene en conversación con Nelson Vallejo-Gómez en el Hay Festival Arequipa 2022.

El cerebro humano es una máquina extraordinaria y compleja de producción e invención que no solo produce conocimientos, sino también conocimiento de los conocimientos. Pero, ¿en qué consiste su facultad de aprendizaje?

Para hablar sobre la maravilla que es el cerebro humano, el reconocido neurocientífico francés, Stanislas Dehaene, visitó la Ciudad Blanca la semana pasada, como parte de las actividades del Hay Festival Arequipa 2022.

Según explica, nuestro cerebro alberga el sistema que regula el pensamiento, el sueño, el caminar, la respiración, el procesamiento de información sensorial, física y psíquica, entre otras cosas. De esas facultades, la más sorprenderte, sin duda, es el aprendizaje. Es lo que nos permite adaptarnos a diversas circunstancias y contextos, además de ser una brújula para descubrir lo desconocido.

Dehaene es profesor titular de la cátedra de Psicología Cognitiva Experimental del Collège de France y presidente del Consejo Científico de Educación Nacional de Francia. Asimismo, fue ganador de The Brain Prize en el 2014, un premio que honra a los científicos que han hecho una contribución destacada a la neurociencia.

El aprendizaje en los bebés

Para comenzar su presentación, Dehaene habló sobre la plasticidad cerebral. Esta se refiere a la capacidad del sistema nervioso de cambiar su estructura y funcionamiento a lo largo de su vida, como reacción a la diversidad del entorno. Es decir, la capacidad del cerebro para recuperarse y reestructurarse, reponiéndose a trastornos o lesiones.

A partir de este concepto, explicó que el cerebro es un órgano muy plástico durante los primeros años de vida. Las neuronas se mueven constantemente, sobre todo en el cerebro de los niños.

Señaló los bebés tienen una intuición profunda, así como nudos de conocimiento que les sirven de base para el resto del aprendizaje. El aprendizaje en ellos se basa en la estadística: dependiendo de las probabilidades pueden hacer predicciones y luego las van corrigiendo.

Todo este conjunto de conocimiento y redes las tenemos que usar para la educación. La educación fue inventada para esta plasticidad del cerebro.

Stanislas Dehaene, neurocientífico.

Por otro lado, debido a que los niños tienen un sentido del espacio muy fuerte, las escuelas tienen que apoyarse en esas intuiciones existentes. Como ejemplo puso dos maneras de aprender matemáticas: una es usando la memoria y la otra, más profunda, es conectando estas herramientas simbólicas con conocimientos que ya existen en los cerebros de los niños.

Si bien el cerebro es una máquina maravillosa, el entorno en el que se desarrolla influye notablemente. Muchos niños no desarrollan su potencial de aprendizaje porque la familia, la escuela o la sociedad no le proveen de las condiciones ideales. Por eso es importante darle un entorno estimulante al niño, enfocándonos en las cosas a las que presta atención y dándole retroalimentación.

El aprendizaje en los adultos

Dehaene señaló que el cerebro está óptimo para aprender un idioma durante los primeros cinco años de vida, por lo que después se vuelve más difícil debido a que, a medida que avanza la edad, se va cerrado la plasticidad y ya no se pueden mover las neuronas.

El cerebro es plástico, cuando uno es adulto es muy difícil poder modificar el cerebro y la recuperación es difícil.

Stanislas Dehaene, neurocientífico.

Sin embargo, también mencionó que existen algunos principios fundamentales para el aprendizaje: la atención, el compromiso activo, la retroalimentación y la consolidación del conocimiento.

Recalcó que la atención puede cambiar dramáticamente la percepción, por lo que es fundamental para el aprendizaje. De igual manera, explicó que un organismo pasivo no puede aprender, por lo cual es necesaria la experimentación y retroalimentación.

Por otro lado, resaltó la importancia de dormir bien, ya que durante el sueño se va consolidando lo que aprendimos durante el día. Como los niños pequeños, quienes hacen descubrimientos durante estos periodos de sueño.

El Búho, para más noticias síguenos también en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE