OEA y Mesa Directiva del Congreso: El negacionismo del narco-golpismo.

"La reunión con la OEA debió ser transmitida por la señal del Congreso. Escuchar al exgeneral que firmó el acta de sujeción ante Montesinos, habría generado la indignación nacional"

Columnista invitado

El grupo de alto nivel de la OEA estuvo Lima y realizó su labor. Esta consistió en una agenda de reuniones, sin cámaras ni micrófonos, con todos los actores políticos. Si objetivo: ayudar a una salida a la crisis política.

Una de las primeras reuniones fue con los miembros de la Mesa Directiva del Congreso: encabezado por el presidente, el exgeneral José Williams Zapata, y demás miembros (Martha Moyano, Alejandro Muñante, etc.).

¿Qué trataron en esa reunión CON LA OEA? En la conferencia realizada tras está reunión, más allá de pedir que la reunión se transmita por la señal del Congreso, Williams Zapata señaló los diversos aspectos que abordaron.

De esos aspectos veremos los que revelan un negacionismo superlativo de la coalición criminal que controla el Congreso. Veamos. Williams Zapata indicó: “Les dijimos que hay fricciones (con el Congreso)…,pero no nos han llevado a una crisis (política)’.

Aquí es increíble como esa coalición niega una verdad monumental: los peruanos estamos padeciendo una crisis política producto de la confrontación entre el Ejecutivo y el Legislativo. La crisis fue sustituida por el termino eufemistico de “fricciones”.

En la alocución del exgeneral Williams Zapata, a lo sumo aceptan que esas “fricciones” entre estos dos poderes del Estado son “fuertes”. Ahí no acabo el negacionismo. Eso siguió sin pausa.

Con rostro rígido y frío de exmilitar, Williams Zapata prosiguió: “…menos que se precipite que hay una intención del Congreso de hacer un golpe de Estado. Somos respetuosos de la democracia…”. Con esa aseveración, llegaron a la negación superlativa.

Es la negación de lo que ha sido su intención desde el día uno del Congreso y accionar expresado en las dos mociones de vacancia que presentaron al pleno: dar un narco-golpe de Estado . No pudieron por una razón: no tuvieron los 87 votos.

De pronto se volvieron amnésicos. Del pasado y el presente. En efecto, ahora intentan el narco-golpe a través de la inhabilitación con una acusación constitucional de traición a la patria que no existió factualmente. Ni procederá legalmente. Es el cinismo en grado sumo.

Y una afirmación que mezcla el negacionismo y el cinismo es lo dijo el exgeneral que defendió a los asesinos de 69 campesinos de Accomarca (1985) y en cuyas narices el cartel de Tijuana sacaba cocaína en Piura (2004): “No somos un Congreso golpista…”.

Realmente, el negacionismo del narco-golpismo de raigambre fujimontesinista superó lo impensable. La reunión con la OEA debió ser transmitida por la señal del Congreso. Escuchar al exgeneral que firmó el acta de sujeción ante Montesinos, habría generado la indignación nacional.

¿Qué otra cosa se podía esperar de una Mesa Directiva dirigida por el fujimontesinismo y sus variantes? La mentira y el negacionismo es consustancial al narco-golpismo que controla el Congreso. Es el crimen organizado en la política que busca el poder total.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE