Hace 20 años: La Virgen de Chapi y un culto a la esperanza

Se trata de la efigie de la Virgen de la Candelaria, que bajo una tormenta de arena y en virtud a extrañas fuerzas - según figura en los relatos -, transmitió a quienes la llevaban en andas el deseo de no ser apartada de aquel desierto, inhóspito entonces, que le daría un nuevo nombre: Virgen de Chapi.

- Publicidad -

Dos siglos más tarde, la antigua imagen de la Virgen de Chapi (Arequipa) ha sido reemplazada y guardada “bajo siete llaves” para evitar su deterioro. Es la réplica la que a su paso va inspirando rezos, cantos y llanto, porque la fe y la devoción no han sido reemplazadas; parecen crecer con los años, aunque su magnitud es relativamente menor según la explosión demográfica.

Peregrinaciones por la Virgen de Chapi

A las seis de la mañana se abrieron las puertas del Estadio Monumental permitiendo la entrada de cientos de personas que aguardaban en las afueras desde la noche anterior. A las nueve, ya no era posible el ingreso de una persona más en las tribunas de Oriente y Occidente. Una hora después, la tribuna Sur era la única accesible.

El oficio litúrgico se celebró en medio de un mar de almas que desde las graderías se mantuvieron ajenas a las astucias políticas que en los palcos se manejaban con un fervor nada religioso; ya que, oficiosamente, los actos se vieron presididos por personajes caracterizados más por sus afanes de alcanzar el poder, hoy en alianza con la propia jerarquía eclesiástica, que por lograr indulgencia alguna.

Presurosos ofrecimientos de ayuda utilizando fondos públicos de parte de la Universidad San Agustín y la novísima distinción de la Cruz del Misti otorgada por el presidente de la Región, desdibujaron la ceremonia. Es pertinente recordar que el dúo Guillén-Cornejo le había dado ya una distinción académica a la imagen de la virgen de Chapi con ocasión de la inauguración del Estadio.

Pero la devoción es capaz de opacar muchas cosas. Y a pesar de algunas autoridades allí presentes, lo que reinó fueron rezos, plegarias y agradecimientos a la Patrona de Arequipa. La venerada imagen simboliza la esperanza que existe un camino santo hacia aquello que el mundo real nos niega.

Cuatro santuarios

Hasta mayo de 2001, los devotos de la virgen mistiana realizaban sendas peregrinaciones hacia Charcani, Miraflores y Chapi. Desde el año pasado, existe un destino más cercano, aunque menos ceremonial: el Estadio Arequipa. La razón – harto conocida -, es que el Santuario en Chapi se demolió debido a los daños provocados por el último terremoto.

Los visitantes que esperaban cumplir su promesa de llegar a pie hasta el Santuario tradicional se han desconcertado con el cambio. M, muchos no han cambiado de planes y han emprendido el camino. Allá, en aquél desierto desde donde, según la tradición, la Virgen no quiso que la retiraran en 1798, los pobladores han realizado los festejos con la normalidad que les ha permitido las prohibiciones del Arzobispado. Todo apunta a que la entidad espera monopolizar más adelante, y con un opulento complejo, los ingresos que la multitudinaria devoción genere.

Texto: Paola Donaire | Publicado en Semanario El Búho No. 93 – 2 de mayo de 2003.

Síguenos en nuestras redes sociales:  

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Autor

  • Semanario El Búho

    Las notas publicadas por “Semanario El Búho” fueron elaboradas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del equipo editorial. Conozca más en https://elbuho.pe/quienes-somos/.

    Ver todas las entradas
- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias