Hace 20 años: Los hombres del presidente en Arequipa

Para que el presidente de la República se mantenga informado de la actividad política en cada ciudad, se crearon varias instancias que garantizan su representatividad en todo el país. Prefectos y gobernadores insisten en la importancia de estos cargos que para muchos hoy no pasan de ser meramente decorativos.

- Publicidad -

El pasado 30 de abril se cumplieron 130 años de la Dirección General de Gobierno del Interior, órgano del Ministerio en cuyo honor se realizaron una serie de actividades para homenajear a quienes ostentan los controvertidos “cargos de confianza” en Arequipa y otras ciudades del país.

Aunque insisten en la importancia de sus cargos para la gobernabilidad de todas las provincias del país, tanto los gobernadores como sus tenientes gobernadores, cumplen sus funciones con un presupuesto bastante limitado y una infraestructura que dista mucho de la imagen que proyecta el Presidente de la República.

Los chikos de la chakana en Arequipa

Como es lógico, estos cargos han recaído en militantes peruposibilistas. Luego del Prefecto Franciné Ochoa, en el escalafón jerárquico le sigue el Subprefecto Edgar González Polar, quien ha “sobrevivido” a tres ministros del Interior. Asumió funciones cuando la cartera le pertenecía al polémico Fernando Rospigliosi y obtuvo la confianza del sucesor Gino Costa y del sucesor a éste, el actual titular del Interior Alberto Sanabria.

González Polar defiende la relevancia de su cargo señalando que: “es el puente, la bisagra entre la población y las autoridades de gobierno”. Aunque las últimas encuestas señalan que Alejandro Toledo es uno de los personajes más desprestigiados, el subprefecto señala que a pesar de todo, en los últimos 9 meses la carga procesal que maneja su despacho se ha visto incrementada de gran manera, lo cual – a su entender -, demuestra que la confianza en su sector, por lo menos en Arequipa, ha aumentado.

Aunque particularmente no cree en la conveniencia de la desaparición de un cargo protocolar como la Prefectura, Gonzáles Polar entiende que sería conveniente una transformación del mismo en una entidad fiscalizadora que trabaje controlando las labores del Gobierno Regional.

Teléfono malogrado

Existe un gobernador para cada uno de los 29 distritos de Arequipa. Todos ellos seleccionados de las canteras de Perú Posible para representar al Ejecutivo en sus respectivas jurisdicciones. Sin embargo, la mayoría de ciudadanos desconoce qué funciones cumplen en la administración pública.

El Gobernador del Cercado, Héctor Rondón Rivas, despacha en una pequeña oficina ubicada en el local de la Prefectura. Al ser consultado sobre las funciones que realiza, señaló que básicamente se trata de hacer cumplir las políticas elaboradas por el gobierno central. ¿Con qué instrumentos, si apenas cuenta con unos muebles viejos y una secretaria?, nos preguntamos.

Militante de Perú Posible, Rondón señaló que su labor se divide en dos grandes campos. Uno político, en donde su principal función es la de “ver e informar sobre todos los acontecimientos de tipo social, llámese huelgas, paros, manifestaciones, etc.”. Algo así como cuando el ex prefecto Luis Gutiérrez hablaba por teléfono con Toledo durante la revuelta de junio del año pasado y le decía “no Alejandrito, acá todo está bien, no te preocupes”.

El otro campo es administrativo, y se refiere al otorgamiento de garantías personales y posesorias. Por este trabajo, a decir de Rondón, percibe la suma de 810 nuevos soles.

Todos estos funcionarios tienen sus respectivos colaboradores y se denominan tenientes gobernadores. Estos son propuestos para el cargo ante el subprefecto por los propios gobernadores. Según Fernando Bolaños, teniente gobernador de Miraflores, su tarea consiste en: “más que todo en colaborar, viendo las cosas malas, poniendo los alimentos en la balanza. También reemplazamos al gobernador cuando éste tiene que viajar”. Antes Bolaños nos había indicado, casi como escudo, que el cargo es ad honorem.

Mucha pompa, poco espacio

Actualmente, el Congreso viene sopesando la posibilidad de convertir a los prefectos en delegados nacionales. Sin embargo, se hace necesario que también se evalúe el hecho de que existe demasiada gente “gobernando” en las provincias. Ejemplo claro de esto es que, mientras se realizaba la ceremonia de reconocimiento en el local de la Prefectura a todos los funcionarios que forman parte del Ministerio del Interior, los gobernadores y tenientes gobernadores fueron “colocados” en un ambiente posterior mientras el resto de autoridades departía alegremente en la pinacoteca. Falta de espacio, dijeron los organizadores. Y tienen razón.

Texto: Jorge Álvarez Rivera | Publicado en Semanario El Búho No. 93 – 2 de mayo de 2003.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube.

Autor

  • Semanario El Búho

    Las notas publicadas por “Semanario El Búho” fueron elaboradas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del equipo editorial. Conozca más en https://elbuho.pe/quienes-somos/.

    Ver todas las entradas

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias