Huellas del tiempo: los Caminos del Inca en Chiguata

A lo largo de muchos siglos los caminos han servido para la comunicación entre diversos pueblos o etnias generando afluencia a ciertos lugares, convergencia o dispersión de los pueblos. En Arequipa son notables las sendas de Chiguata.

Cronistas como Pedro Cieza de León, Guamán Poma de Ayala y Bartolomé de las Casas, entre otros, revelan que en el incanato existió una muy efectiva red vial. Este sistema de caminos estaba dividido entre rutas principales o troncales (que unían dos suyos o regiones), secundarias que se desprendían de los primeros. Y otras, únicas y específicas, que conducían a adoratorios, huacas, apus y otros lugares sagrados.

A pesar del tiempo transcurrido, muchos de esos caminos construidos con base en los intereses y necesidades de antiguas civilizaciones, continúan vigentes. Habiendo ingresado al siglo XXI y teniendo noticias de alta tecnología en materia vial, estos caminos, como antaño, llevan a poblaciones completas a los confines de nuestra tierra. En nuestro medio son notables los del distrito de Chiguata. Cuando llegamos al punto más alto, aproximadamente a 4 mil 100 metros sobre el nivel del mar, se puede divisar los grandes caminos. Estas vías unen este distrito con Arequipa, Polobaya, Pocsi, Sabandía y otros poblados aledaños. Estos caminos fueron determinantes en la vida de los antiguos. La prueba está en la ocupación y usos de los de los diversos pisos ecológicos en la campiña de esta zona.

Las características de estos caminos apreciables en el tramo de Campanilla, Agua Salada, Tambo de León, Infiernillo y otros tramos, es que están “adoquinados con piedras escogidas de río con escalinatas con piedras planas formando un ángulo recto entre cada peldaño. Con un ancho promedio de 6 metros de ancho siendo delineado con piedras en los extremos”.

Estas vías son huella innegable del paso del tiempo. Pero sobre todo la reafirmación de una tecnología que se mantiene vigente a pesar de los siglos.

Estando en el poblado de Chiguata podemos apreciar el inicio y término de estos caminos. Se confunden con el habitual ir y venir de los pobladores.

Para finalizar, recordemos que la red vial, sobre todo en la época incaica, constituyó un bastión para la consolidación de una sociedad basada en una economía solidaria, equitativa y equilibrada.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Autor

  • Semanario El Búho

    Las notas publicadas por “Semanario El Búho” fueron elaboradas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del equipo editorial. Conozca más en https://elbuho.pe/quienes-somos/.

Semanario El Búho
Semanario El Búhohttps://elbuho.pe/
Las notas publicadas por “Semanario El Búho” fueron elaboradas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del equipo editorial. Conozca más en https://elbuho.pe/quienes-somos/.

Artículos relacionados

- Publicidad -

Últimas noticias