PATAS PA´RRIBA

POLÍTICA - FICCIÓN

AMARU IZQUIERDO


Allison, el angel caído

Hace casi una década el país fue testigo de un gesto de humanidad y amor al prójimo, digno de ser imitado: Alberto Kouri, se prestó 15 mil dólares del Dr. Vladimiro Montesinos, para comprarse un camioncito y repartir, con él, pescado a la gente más pobre del Callao. Hace unos días Francis Allison, viajó a los Estados Unidos a traer 30 mil dólares para comprar no un camioncito, sino dos, pues "no se trata de imitar al maestro, sino de superarlo".

Preguntado si salía a cuenta viajar hasta Norteamérica para traer 30 mi dólares, el ex ministro contestó que el viaje no le demandó gastos, porque fue invitado por la Universidad Alas Peruanas a dar una conferencia en un homenaje al Zambo Cavero que se iba a realizar en Miami, "pero quiero dejar en claro que los gastos de mi esposa los pagué yo, porque no hay que ser conchudo; aunque hay que tener en cuenta que donde come uno, bien pueden comer dos, como muy bien lo ha explicado el Puma Carranza". Interrogado sobre si era un conocedor de música criolla, o amigo personal del popular artista, el ex alcalde de Magdalena contestó: "si mi invitaron fue por mis profundos conocimientos acerca de peinados, ruleros y permanentes, recuerden que a Cavero, le decían el Zambo".

Pero nada de esto pudo evitar que Alan García afilara sus cuchillos contra Allison, y lo condenara por adelantado, apartándolo de su diestra y vomitándolo de su boca por la eternidad. La furia presidencial llamó la atención de cierta prensa desinformada, que le preguntó: "¿Por qué cuando se descubrió el escándalo de las ambulancias, y luego el de los patrulleros, y que Palacio de Gobierno firmó un convenio con Alas Peruanas, y que sus congresistas favoritos se fueron a Finlandia con dineros de esa casa de estudios, usted casi no hizo comentario? Incluso, cuando se supo que el propio Allison era asesor de una empresa dedicada al espionaje telefónico usted tuvo más bien una reacción pasiva, y ahora que intentó sacar 30 mil dólares de Estados Unidos, usted lo condena al fuego perpetuo, ¿por qué?". A lo que el altísimo y gordísimo respondió: "es que yo todito te lo perdono, menos faltar a mi madre… patria".