Informe

Impedir�n ejecuci�n de represa Angostura y casi linchan alcalde

El violento NO de Espinar

La consiga es oponerse al proyecto Majes, hasta las �ltimas consecuencias. Con el bloqueo de tres d�as de la carretera Arequipa-Juliaca, a la altura de Imata, los espinarenses lograron postergar el proceso de licitaci�n de la represa de Angostura. Pero lo que ellos consideran su primer triunfo, podr�a diluirse en la divisi�n que de forma marcada ya ha comenzado a expresarse en el frente. El tinte pol�tico-electoral se distingue con nitidez.

(Der.) Asaltada. Municipalidad se convirti� en mot�n de pobladores. (Izq) Alcalde de Espinar, Eloy Chancayauri con los d�as contados.

Espinar hierve por todos sus costados. Nadie se quiere quedar sin recurso h�drico, pero al parecer lo que se ha tomado como una "guerra por el agua", no es el �nico motivo de lucha. Pues son muy pocos los pobladores que comprende el tema desde un aspecto t�cnico. La gran mayor�a de espinarenses tienen en la mente la idea de un complot chileno, estrategia que seg�n ellos alg�n d�a nos dejar� sin agua, tanto a arequipe�os como a cusque�os.

Cuando les preguntamos de d�nde sacaron esa informaci�n, solo atinaron a responder: "as� dicen los dirigentes", y otros "porque es l�gico".

Cierto o no, los espinarenses, adem�s de proclamar su escasez de agua, dicen tener a puertas la ejecuci�n del proyecto "Ca��n de Apur�mac", cuyo sistema de regad�o necesitar� m�s de 11 metros c�bicos de agua por segundo. Seg�n argumentan, no contar�n con este caudal de agua si se construye la represa de Angostura y se represan las aguas del r�o Apurimac, antes de que lleguen a su provincia.

Adem�s, aseguran desde ya que el estudio de balance h�drico y estudio de impacto ambiental que el gobierno ha pedido para dilucidar el tema, saldr� favorable a Arequipa y ser� perjudicial para ellos. "Si ahora tenemos poco agua, con esa represa ya no va a quedar nada", argumentan.

Agua, pu�etes y patadas

A su regreso de Imata, donde bloquearon la carretera entre el 20 y 22 de los corrientes, los naturales de Espinar tomaron el local de su municipalidad provincial, exigiendo la presencia del alcalde provincial ya que nadie conoc�a su paradero. Desde la madrugada del lunes, los pobladores se constituyeron en piquetes de guardia a las puertas del local municipal, y a lo largo del d�a impidieron el ingreso, incluso de la polic�a.

Molestos, los trabajadores municipales decidieron poner fin a esta invasi�n el mi�rcoles �ltimo, a las ocho de la ma�ana, lo que gener� un enfrentamiento, sobre todo con las mujeres campesinas. Los pu�etes, patadas, pedradas y hasta baldazos de agua fr�a, definieron dos bandos opuestos radicalmente: pobladores contra trabajadores municipales.

Datos

  • M�s de 3 mil espinarenses bloquearon la carretera Arequipa � Juliaca por 3 d�as. La polic�a no quiso intervenir

  • Se prev� que unas 15 mil personas se aunar�n a las protestas contra la ejecuci�n de la represa de Angostura

  • La entrega de concesi�n para la construcci�n de la Represa de Angostura est� prevista para diciembre de 2010, seg�n el nuevo cronograma de Proinversi�n.

Dos horas despu�s se anunci� la llegada del alcalde Eloy Chancayauri Pezo, reci�n arribado de la capital. Fue hasta all� a exigir la suspensi�n de la apertura de sobres, en el proceso de licitaci�n de la represa de Angostura, prevista para el 10 de diciembre, mientras no se hubieran culminado los estudios de balance h�drico y de impacto ambiental de la gigantesca obra. Luego de exponer con mucha dificultad el informe de sus gestiones, debido a que los pobladores apenas lo dejaron hablar, propuso conformar una comisi�n t�cnica integrada por profesionales que eval�e los perjuicios que traer�an a su pueblo la ejecuci�n de la represa en cuesti�n. Pero la propuesta fue recibida con prolongadas rechiflas e improperios.

�Humalistas en el l�o?

"Es que todos son ollantistas", dice en el desarrollo del mitin una espinarense, refiri�ndose al presidente del Frente de Lucha de los Intereses de Espinar, N�stor Uti Huallpa. Un d�a antes del mitin, este dirigente propuso la destituci�n del alcalde provincial �sin filiaci�n partidaria- para nombrar un sustituto. Esta vez ya no ser�a el regidor William Inca, quien no acept� la proposici�n. Seg�n los pobladores ser�a cualquier dirigente, siempre y cuando sea un militante del Partido Nacionalista. De ese modo, luego de la deplorada exposici�n de Eloy Chancayauri, toda la clase dirigencial (humalistas y no humalistas) elaboraron preguntas para ser respondidas por el alcalde, ante la multitud, con claras intenciones de dejarlo mal ante los espinarenses. "�Se�or alcalde, su celular se le perdi� en Lima o simplemente no quiso contestar todas nuestras llamadas?", reclamaron. Entre otras preguntas tambi�n cuestionaron sobre el presupuesto con el que hab�a hecho ese viaje, dado que la comisi�n que lo acompa�� constaba de cuatro personas m�s: el decano del Colegio de Abogados de Espinar, el director del hospital, director de la Use y el p�rroco de la iglesia.

Al no tener una respuesta contundente para cada pregunta y ante el avasallamiento de los dirigentes y el pueblo, a Eloy Chancayauri no se le ocurri� m�s que una excusa: "�Acaso yo he postulado para alcalde?". Y es que luego de la muerte de Alejandro Salinas, anterior alcalde, Chancayauri asumi� el cargo en su calidad de teniente alcalde. "La ley me ha dicho que sea alcalde, no voy a decir que no". Con esta �ltima afirmaci�n, Chancayauri termin� por apurar la decisi�n de los pobladores de pedirle en todos los idiomas que se fuera.

Chancayauri se march� pero s�lo hasta la comisar�a, escoltado por decenas de seguidores y trabajadores de la municipalidad. La turba no se content� y pidi� la inmediata destituci�n de m�s de un dirigente que no hab�a logrado que el alcalde abandonara su cargo. La discusi�n continu� varias horas y el clima de agitaci�n se mantiene. El local municipal est� siendo resguardado por la polic�a, pero el alcalde ya no despacha all�. La reacci�n de los pobladores se ha tornado imprevisible.

Lo �nico claro, por el momento, es que los espinarenses han hecho una firme promesa: no permitir�n la construcci�n de la represa de Angostura, bajo ning�n concepto, sin importar lo que arrojen los estudios. Est�n convencidos que ser� perjudicial para ellos. "Vamos a ir hasta el lugar y quemar las m�quinas", proponen algunos. Es decir, mover cielo y tierra para frustrar este proyecto. As� tenga que ser a pu�etes y patadas. (Jhonatan Segura)