La Columna

MABEL C�CERES CALDER�N


Vejamen

La ciudad de Arequipa pretende convertirse en una ciudad modelo y se anuncian la pronta inauguraci�n de tres gigantescos malls, donde las principales tiendas y marcas se ofrecer�n al nuevo p�blico pudiente arequipe�o.

De un tiempo a esta parte, la ciudad tambi�n recibe estrellas musicales y se exhiben espect�culos que hasta hace poco eran impensables. Los restaurantes gourmet ya se cuentan por decenas y la gastronom�a arequipe�a se posiciona como la m�s importante de la regi�n y se acaba de inaugurar el hip�dromo m�s moderno del pa�s.

Estamos camino a tener el sistema de transporte urbano m�s ordenado y eficiente del pa�s, que complementar� a un centro hist�rico de lujo que ya ha sido reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Pero, como en los a�os 20, padecemos de los famosos "cortes de agua" que programa SEDAPAR, sin rubor alguno, cada vez que "dizque" hace obras que nunca acaban, ni mejoran el servicio, ni abaratan los costos, ni sirven para nada que se pueda notar f�cilmente.

Las vetustas tuber�as que atraviesan la ciudad se rompen en cualquier momento y malogran las pistas reci�n asfaltadas por varias horas, hasta que el escuadr�n de "emergencia" de la empresa se digna ir al lugar del aniego.

Por supuesto, Sedapar tampoco ha sido capaz de operativizar el proyecto para la construcci�n pronta de la planta de aguas servidas y contin�a echando impunemente miles de toneladas m�tricas de agua al inerme r�o Chili, con las consiguientes desastrosas consecuencias para el medio ambiente local. Y nadie dice nada.

�Por qu� en medio de esta ola de optimismo, crecimiento, modernizaci�n y eficiencia subsiste una empresa elefanti�sica, acusada de ineptitud y corrupci�n, funcionando como si la ciudad fuera la misma de hace medio siglo?

Si no es as�, �c�mo es posible que, en menos de 10 d�as, se hayan producido dos cortes de agua que han afectado a casi toda la ciudad, con los inenarrables problemas que ello suscita entre las personas de la tercera edad, los infantes, los enfermos, las personas que viven solas, los animales, los colegios, los hospitales y las empresas impedidas de funcionar normalmente?

Si esto es modernidad, eficiencia, gesti�n, o como se describan a s� mismos, entonces estamos por muy mal camino. Adem�s del manejo gerencial y directivo de la empresa, no hay que olvidar que los responsables en �ltima instancia son los alcaldes, quienes son accionistas de la empresa y cuya reuni�n es la m�xima instancia de decisi�n. �Por qu� entonces el desinter�s? �O as� no se cosechan tantos votos?