Informe

Antiguo due�o reclama parte de la mina

Otro conflicto en T�a Mar�a

El proyecto minero de Southern en Cocachacra se enfrenta a una nueva dificultad debido a un supuesto error cometido por la trasnacional, el cual permiti� que una persona presentara ante el ministerio de Energ�a y Minas otro denuncio minero ubicado dentro del proyecto T�a Mar�a. En las pr�ximas semanas se sabr� si la conflictuada mina tiene otro due�o.

Revancha. Humbser muestra petici�n minera de Zumi I, ubicada dentro del proyecto T�a Mar�a. (Ab.) Cocachacra. Distrito alberga codiciada mina de cobre.

En aparente error podr�a costarle caro a Southern. Como si le faltaran problemas al proyecto T�a Mar�a; ahora una parte de este denuncio minero se encuentra en entredicho.

Desde mayo del a�o pasado, un veterano minero, Gregorio Humbser Salaverry, realiz� un petitorio dentro de lo que ahora es T�a Mar�a, aduciendo que la trasnacional Southern olvid� hacer el pedido de una cuadr�cula de alrededor de 100 hect�reas.

Y es que cuando se registra un denuncio minero se debe precisar el �rea, dividi�ndola en cuadr�culas e inscribiendo cada una. Al parecer, una de �stas habr�a sido pasada por alto. Gregorio Humbser la ha bautizado como Zumi I y ha pedido su concesi�n ante la Direcci�n General de Miner�a. De esta manera espera cobrar revancha de una vieja "traici�n" de Southern.

Viveza met�lica

Todo se remonta a la d�cada de los a�os 90. Gregorio Humbser era el propietario y gerente de la empresa Inversiones Mineras S.A. (IMSA). �sta ten�a los derechos sobre 10 concesiones mineras en Cocachacra, denominadas "Rosa Mar�a", que sumaban 6 mil 290 hect�reas y estaban ubicadas en lo que a�os despu�s se conocer�a como el proyecto "T�a Mar�a".

No obstante, IMSA ten�a un problema. Las concesiones "Rosa Mar�a" 7, 8 y 11 estaban superpuestas con otro denuncio minero llamado "Virgen Mar�a", el cual, supuestamente, hab�a incurrido en abandono. Las diferencias entre ambas concesiones se segu�an en el Poder Judicial.

Debido a que no pose�an el capital para la exploraci�n y explotaci�n de la concesi�n, en el a�o 1998 IMSA decide celebrar un contrato para transferir su concesi�n a la minera R�o Tinto Mining And Exploration Limited, Sucursal Per�.

El contrato se har�a efectivo si R�o Tinto encontraba una mina en las concesiones de IMSA. En la versi�n de Gregorio Humbser, tras celebrar el contrato, los representantes de R�o Tinto, deciden pedir una especie de asesor�a a Southern, para constatar las posibilidades de la mina.

Seg�n Humbser, el propio presidente de Southern, �scar Gonzales Rocha, les comunic� que las concesiones de "Rosa Mar�a" no val�an nada, y les recomend� abandonarlas. Ante esta desalentadora noticia, el contrato que hab�a realizado IMSA con la minera R�o Tinto no prosper�. Lo siguiente fue que las concesiones fueron abandonadas.

Otra vez en la versi�n de Humbser, pasaron cerca de seis meses desde que la concesi�n fuera declarada en abandono -por la adversa informaci�n que les habr�a proporcionado Gonzales Rocha-, cuando la minera Southern present� los petitorios mineros con el nombre "T�a Mar�a".

Error y revancha

El nuevo petitorio T�a Mar�a inclu�a tambi�n los terrenos de lo que fue "Virgen Mar�a". Estos terrenos fueron comprados a Luis Lozada Tamayo (Sociedad Minera de Responsabilidad Limitada Virgen Mar�a). Seg�n Humbser, esta venta podr�a ser nula puesto que "Virgen Mar�a" hab�a sido declarada en abandono y la renovaci�n de su vigencia -a nombre de Tamayo-, habr�a seguido un camino irregular.

Datos

  • Un petitorio minero es una solicitud de concesi�n minera.

  • Cualquier ciudadano puede hacer un petitorio minero, en los lugares declarados de libre denunciabilidad.

  • Un petitorio minero se formula conforme al sistema de cuadr�culas.

  • Un petitorio puede ser: declarado, caduco, abandonado, nulo, renunciado o rechazado.

(DL 708, Ley de Promoci�n a la Inversi�n Minera).

Esto debido a que todos los denuncios mineros deb�an presentar al Registro P�blico de Miner�a las coordenadas UTM (Universal Transversal de Mercator) de los v�rtices de sus denuncios. El no hacerlo era causal de abandono.

Sin embargo, la autoridad minera de ese entonces admiti� la declaraci�n jurada de coordenadas presentadas extempor�neamente. Bajo este argumento ahora Humbser pide tambi�n la nulidad de la concesi�n de "Virgen Mar�a". Esto, en teor�a, anular�a a su vez la concesi�n de T�a Mar�a.

Pendiente de resolver

Humbser ha traspasado el petitorio minero Zumi I �un cuadril�tero de 100 hect�reas dentro de "T�a Mar�a"- a Omar Reimundo N��ez Melgar Fern�ndez. La Direcci�n General de Miner�a cancel� este petitorio minero, por considerar que exist�a una superposici�n con los derechos del petitorio vigente de "T�a Mar�a". N��ez present�, eL 14 de agosto del a�o pasado, un recurso de revisi�n, el cual fue elevado al Consejo de Miner�a.

Seg�n Rodolfo Capcha Arma, secretario relator del Consejo de Miner�a, el caso de Zumi I se encuentra pendiente de revisi�n. Estima que aproximadamente a mediados de abril o principios de mayo se programar�a la revisi�n de este recurso. El Consejo tiene 15 d�as a partir de su programaci�n para resolver. Si la resoluci�n fuera favorable, Zumi I podr�a seguir el tr�mite para su concesi�n. Lo cual afectar�a directamente el proyecto "T�a Mar�a".

Alfredo Herrera, jefe legal de Southern, manifest� a "El B�ho" que no estaban al tanto del tema de Zumi I, pero que esperar�an la decisi�n del Consejo de Miner�a.

Por su parte, Gregorio Humbser asegura que si las pretensiones -suyas y de Omar N��ez Melgar Fern�ndez- no son admitidas por el Ministerio de Miner�a, llevar�an la disputa al terreno del Poder Judicial. (Jos� Luis M�rquez)