Informe

Socios expulsados y nueva sede en conflicto

Más peleas en el Club

El Club Internacional estrenó su sede en Paucarpata con una mañana deportiva, con fiesta incluida, el domingo 21 de este mes. Cinco días después, una inspección reveló que el Club debía pedir permiso para realizar los trabajos que hizo. Además, aparece un nuevo nombre en la cuestionada compra de los terrenos. Y varios socios del Club han sido expulsados.

Impacto. Así lucieron los terrenos que son patrimonio. Hasta con botella inflable sobre uno de los andenes.

Como en campaña electoral, se repartieron gorros, polos y otros souvenirs alusivos al terreno que está declarado patrimonio cultural de la Nación. Todo parecería estar bien, pero no es así. La compra de estos terrenos por parte del Club Internacional, por los que se pagó 797 mil dólares, es bastante discutida, así como la gestión de Marco Falconí, presidente de la institución. Detrás de la compra hay una serie de movidas que siguen saliendo a la luz. Mientras tanto, los socios que la cuestionan son curiosamente los que están siendo expulsados.

Otro nexo

Detrás de estos terrenos aparece el nombre de Julio Linares Ponce, dirigente de la Federación de Empleados Bancarios (FEB), gremio al que pertenecieron los terrenos en cuestión. Fue Linares quien entregó los terrenos a la constructora Jiménez & Asociados en 2005 para saldar una deuda. Y fue el dueño de la empresa, Elías Jiménez, quien vendió el predio agrícola al Club Internacional en julio de 2009 ("El Búho" 409). He aquí las movidas extrañas. 

Primero, Falconí negó tener vínculos con este personaje, pese a que Linares apoyó económicamente su candidatura a la presidencia regional y también estuvo involucrado en la entrega de otros terrenos con la empresa Parvisa en Lima, a la que Falconí representa. ("El Búho" 410)

Aunque parece que no hay vínculo alguno entre Linares y la constructora, en realidad sí lo hay. Aquí aparece el nombre de Alfonso Enrique Portugal González, quien es el gerente de la empresa y cuando se constituyó, en 2005, era uno de sus apoderados y Elías Jiménez el gerente general. Resulta que Portugal González es un viejo conocido de Julio Linares Ponce, pues ambos fueron socios en la creación del colegio Domingo de Guzmán, en el año 2000. Así consta en la minuta de creación del colegio. Este colegio funciona en otro predio de la FEB, ubicado en la cuarta cuadra de la calle Santo Domingo. Portugal representaba a la asociación educativa Horizonte Científico III, con la que se suscribió el convenio.

La inspección

Pero hay más observaciones sobre el terreno en Paucarpata. Luego de la fiesta de estreno del Club Internacional, el viernes 26 el Ministerio Público realizó una inspección a pedido del Club para que se analice la instalación de un cerco perimétrico. Tanto la Fiscalía de Prevención del Delito como la del Ambiente participaron en la visita. 

Datos

  • Los expulsados recientemente son: Úrsula Gómez de La Torre, César Fernández Dávila, Godofredo Avila, Martha Aranzaes, José Cayani, Carlos Cucalón, Felipe Abugattas y Juan Valencia.

  • No sólo los andenes forman parte del patrimonio cultural, sino la planicie que está debajo de los mismos.

  • Para cualquier tipo de obra se debe pedir el permiso del INC. Hasta ahora el Inter sólo ha pedido autorización para cercar el predio.

Allí se aclaró que los trabajos realizados por el Club en la quincena de este mes, no sólo se trató de pintado y sembrado de pasto, sino que se habilitaron los servicios higiénicos, que si bien ya existían, no funcionaban. Estos trabajos son considerados como parte de una obra, por lo tanto requieren de autorización del Instituto Nacional de Cultura y de la municipalidad de Paucarpata. "Los baños estaban en casco, no tenían piso, ni luz, ni puertas", indica José Castro Ortiz, procurador de Paucarpata.

Según Marco Falconí, no necesita de permisos pues se trata del cambio de tuberías, como consta en el acta de la fiscalía de Prevención del Delito. Tanto Lucy Linares, arqueóloga del INC y el procurador de Paucarpata, enmendaron su aseveración. Es más se ha iniciado un proceso por parte de la comuna de Paucarpata, que busca sancionar al Club por hacer estos trabajos sin licencia.

Los expulsados

Cuestionar la compra de estos terrenos le ha valido a algunos socios del Club Internacional, dejar de serlo. Uno de ellos es Alfonso Muñoz Ferrandiz, quien fue expulsado este 26 de enero por cinco años, argumentando que había incurrido en actos contrarios al Club, afectando sus intereses éticos y económicos. Todo el sustento se basa en la acusación de palabra de Jorge Regente, vocal de Tenis de Campo, quien dice que Muñoz estaba difundiendo la versión de que la compra de Paucarpata fue irregular. Acusación que el expulsado niega.

Sí admite que recolectó firmas en diciembre de 2009 para que se realice una asamblea que informe sobre la compra, porque ni siquiera se sabía que los terrenos eran patrimonio cultural. Este acto no resulta ilegal porque está considerado en los estatutos del Club. "No he ofendido a nadie, sólo he hecho valer mi derecho…no se me ha probado nada, todo parte de un chisme", dice. Lo cierto es que está fuera del Club, al igual que Víctor Benavides quien fue expulsado antes, por hacer circular un mail cuestionando la compra de los terrenos.

En su propio directorio hay expulsados. A Roberto Kosaka, quien fuera primer vicepresidente del Club, aparentemente fue retirado de su cargo por fiscalizar la ejecución de obras ("El Búho" 412). Otro integrante del directorio que también ha sido expulsado es Giovani Rodríguez, quien se desempeñaba como coordinador deportivo, supuestamente por dar información falsas al directorio, pero hasta ahora no le explican cuál es esa información. Él ha presentado una reconsideración a la decisión, cuyo plazo vence en la quincena de abril.

Alfonso Portugal. Nexo entre la constructora y Julio Linares.

Más expulsados

También se decidió expulsar a todos los miembros del directorio que presidió Enrique Valenzuela (ver datos). Este último también fue expulsado por 10 años por firmar un contrato, casi al final de su mandato, con la empresa Gustitos Express. Su expulsión fue revocada por un mandato judicial a inicios de marzo. Pero pasaron pocos días y fue nuevamente expulsado, aduciendo irregularidades en otros contratos.

El anterior directorio fue expulsado, atribuyéndole la responsabilidad por un desfalco de un millón 950 mil soles. Ese fue el resultado de una auditoría ordenada por Falconí, el año pasado, a la gestión de Enrique Valenzuela. Entre los 8 nuevos expulsados está César Fernández Dávila, quien fue el primer vicepresidente de Valenzuela. Él comenta que se trata de una represalia, pues también cuestionó la compra de los terrenos. Argumenta que ha pedido las actas de directorio en la que consignaron su expulsión, pero hasta ahora no le responden. Dice que la expulsión es injusta porque no todo el directorio tenía acceso al manejo del dinero.

Los expulsados trataron de ingresar a la sesión del 23 de marzo donde se presentó la auditoría para sustentar su defensa, pero no se lo permitieron. La sesión sólo fue para informar, mas no para votar. Algunos de los expulsados decidieron interponer acciones de reconsideración. Si no proceden presentarán acciones de amparo para revocar lo que consideran una arbitrariedad. (Milagros Tairó)