Artes & Letras

Portada

Flores Galindo

Veinte a�os despu�s

Alberto Flores Galindo es, sin lugar a dudas, uno de los intelectuales peruanos m�s importantes del pasado siglo. A veinte a�os de su muerte, Buscando un Inca: Identidad y utop�a en los Andes sigue siendo un referente ineludible de la historiograf�a nacional, recientemente traducido al ingl�s. Flores Galindo, "Tito" entre sus amigos, supo pensar un Per� distinto a partir de un pasado tan conflictivo como contradictorio. 

La obra de Galindo

Su denodado activismo pol�tico convirti� a Flores Galindo en el intelectual de izquierda m�s influyente de los ochenta. Pero, por sobre todo, fue un infatigable historiador. En 1980 public� La Agon�a de Mari�tegui, texto en el que intenta desmitificar la figura del pensador moqueguano mientras se�alaba otros puntos espec�ficos de su obra que merec�an ser analizados a fondo. A�os despu�s, bas�ndose en los estudios del historiador ingl�s E. P. Thompson, escribi� Aristocracia y Plebe, en el que logr� desentra�ar el �ltimo periodo de la Colonia a partir del concepto de clase, entendida no como una fatalidad de tipo sociol�gico sino m�s bien como una compleja relaci�n de poderes. En 1986 se public� el m�s representativo de sus estudios, Buscando un Inca: Identidad y Utop�a en los Andes; obra por la que obtuvo el prestigioso Premio Ensayo de Casa de las Am�ricas de Cuba. Seg�n la cr�tica, Galindo intent� en este libro establecer "una f�rmula que permitiera ensamblar el pensamiento socialista con las tradiciones andinas". Dos a�os despu�s, para la reedici�n de este conjunto de ensayos, Galindo a�adi� el cap�tulo Rep�blica sin Ciudadanos, uno de los primeros textos sobre el racismo escrito por un intelectual peruano. Aunque no haya cobrado demasiada relevancia, se cuenta entre la producci�n de Galindo el texto titulado Arequipa y el sur andino, Ensayos de Historia regional, Siglos XVIII � XX.

Aparte de Marx y el mencionado Thompson, otros pensadores importantes como Franz Fannon, los historiadores de la escuela francesa de los Annales y, por supuesto, Jos� Carlos Mari�tegui, Jos� Mar�a Arguedas y Jorge Basadre, son nombres clave para entender cabalmente la prol�fica obra de Galindo.

Lo que qued� en el tintero

Adem�s de su pasi�n por la historia, Galindo era un aficionado al cine, al psicoan�lisis y a la literatura. Poco antes de ese primer desmayo, primer s�ntoma del tumor que terminar�a por extinguir su capacidad mnem�nica y ling��stica (conserv� la lucidez hasta el �ltimo instante), Galindo hab�a emprendido un ambicioso estudio sobre la vida y obra del escritor andahuaylino Jos� Mar�a Arguedas. Pretexto para indagar, una vez m�s, sobre un Per� hecho de contradicciones y conflictos irresueltos hasta el d�a de hoy. El c�ncer cerebral fue minando sus facultades, cada vez le demandaba mayores esfuerzos dar con la palabra que precisaba, pese a la asistencia de sus amigos que le soplaban uno y otro t�rmino para que el historiador asintiera, o negara. Galindo no ped�a sino dos a�os m�s de vida que le permitieran concluir su trabajo; la muerte, terca como siempre, no entendi� de pr�rrogas. (Daniel Mart�nez Lira)