Artes & Letras

Central

El color del Sicuri

En Juli, la capital de la provincia de Chucuito, se reunieron por primera vez cientos de sikuris. Aymaras y quechuas arribaron con el esplendor de su m�sica costumbrista y la diversidad de sus trajes. Qued� demostrado que la vigencia de los sikuris es firme y se va fortaleciendo con el tiempo. 

Garat�a, Cuyo Cuyo y Taquile fueron los grupos que participaron del evento. Sus sedes se encuentran a una distancia muy significativa de Juli. Estos m�sicos realizaron un largo viaje para participar de este Congreso Internacional del Siku y del Sikuri.

De Bolivia tambi�n llegaron artistas: el Centro Interdiciplinario "Wi�anpacha" Tiwanaco y Sikuris Pueblo Nuevo de La Paz y los del Jatun Ayllu P`otojsimanta de la ciudad de Potos�. Adem�s de los integrantes de la Asociaci�n "Qheshwa Marka" de la ciudad de Pisac � Cusco, como los de Wayra Marka de Juliaca.

Tradici�n y m�sica

La peque�a Roma de Am�rica, como se le conoce a esta localidad ubicada a m�s de dos horas de la ciudad de Puno, se engalan� con un pasacalle cultural, que por vez primera reun�a los distintos estilos de m�sica ancestral. Los sikuris demostraron que a�n se mantienen vigentes a pesar de los siglos y la humillaci�n que sufrieron por quienes invadieron sus dominios.

En los tres d�as que dur� este evento, volvieron las manifestaciones culturales tradicionales. Llam� la atenci�n el almuerzo que hicieron frente al atrio del templo en la Plaza Ludovico, donde todos los participantes consumieron una "Huatiada" acompa�ada de la tradicional occopa.

Esta reuni�n internacional sirvi� para que la gente conozca a los diversos grupos de sikuris en sus distintas manifestaciones y estilos, al igual que sus grandiosos trajes que vest�an. Adem�s, el objetivo, desde la perspectiva del uso del siku, es lograr el equilibrio "Suma Q�ama�a" (vivir en armon�a), como reza la filosof�a andina.

El �ltimo d�a de esta excepcional reuni�n se realiz� un pago a la Pachamama a orillas del lago sagrado de los incas, el Titicaca. El rito lo efectu� un yatiri aymara acompa�ado de un l�der taquile�o, quienes luego de agradecer a la madre tierra hicieron un pedido para su protecci�n en el futuro.

La m�sica nunca se hizo extra�ar, pues los diversos grupos, siku en mano, entonaron sus melod�as seg�n su propio estilo y armon�a. Naci� entonces una hermandad andina que se ha comprometido a fortalecer sus expresiones. (Rivana Flores)

Todas las sangres. Sikuris de Bolivia y Per� reunidos para el Congreso.

 

Comiendo rico. Papa y chu�o fueron estrellas a la hora de la cena.

 

A orillas del lago. Majestuoso Titicaca fue testigo del evento.

Por las calles. La fiesta se trasladaba por todos los rincones de Juli.

 

Magia. Ceremonia tradicional junt� a los grupos.

 

Generaciones. Ritmos tradicionales tambi�n son apreciados por los m�s peque�os.

 

Ancestral. Siku retumba desde la profundidad de su sonido.