Informe

Oncológico funciona a medias

El hospital de la larga espera

El Hospital Oncológico o Iren –Sur (Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas del Sur) terminó de construirse en el año 2006, y desde entonces se ha venido anunciando el inicio de su funcionamiento. Recién en octubre del año 2009, se abrieron sus puertas oficialmente, pero las áreas de radiología, imagenología y laboratorio aún no funcionan. Estos servicios fueron concesionados a la empresa Oncoserv, que está instalando los equipos, pero siguen inoperativos.

Pacientes. No cuentan con servicios de radiología, imagenología y laboratorio.

Según el nuevo director del Hospital Oncológico, Luis Medina Fernández, los servicios de radiología, imagenología y laboratorio podrían comenzar a funcionar, "casi" con seguridad, desde agosto de este año. "Los equipos que Oncoserv utilizará ya están aquí en el hospital", dice Medina Fernández y explica que lo que más demorará es el acelerador lineal pues tiene que ser calibrado y supervisado por técnicos en esta materia.

Por ahora, lo que este hospital brinda son los servicios de diagnóstico y despistaje de cáncer, cirugía y quimioterapia. En contraste, la enfermedad avanza a pasos agigantados. Según el Registro de Cáncer, que se emitirá en un par de meses, la incidencia de cáncer poblacional aumentó de 150 a 250 casos por cada 100 mil habitantes.

Qué falta

El otro problema en el Iren es el de los servicios de lavandería y nutrición. El Oncológico comparte estos servicios con el Hospital General Honorio Delgado (HGHDE). Pero la lavandería de este último hospital funciona con máquinas que no han sido renovadas desde el año 1960. La cocina también se encuentra en mal estado. Aún así tiene que brindar estos servicios pese a que el Hospital General también parece haber llegado a su límite en estas dos áreas.

Qué sobra

Para el Hospital Oncológico se construyó un bunker, que es donde funcionarán los equipos de radioterapia (acelerador lineal, tomógrafo y cámara gamma), y dos pisos para el área de hospitalización y consultorios. Además existen dos rampas de las que sólo una es utilizada. La que es utilitaria es la que conecta al primer piso con el segundo.

La otra, que en teoría debería conectar con el Hospital Honorio Delgado, no sirve. Está cerrada con una reja y choca con una pared que da con el área de cardiología del HGHDE, un área delicada que no puede ser movida porque el Honorio Delgado también está saturado.

"El Iren no pidió la construcción de esa rampa porque no sirve. No la utilizamos y no sabemos por qué ni para qué se construyó… tampoco cuánto se invirtió", sostiene Medina Fernández. Esta rampa tiene varias curvaturas y una bajada que pondría en riesgo a cualquier paciente que fuese trasladado en silla de ruedas, si se pusiera operativa.

Rampa. Estructura no conduce a ningún lugar.

Larga espera

La historia de este hospital se remonta hasta el año 2003, cuando Daniel Vera Ballón era presidente regional y colocó la primera piedra. En ese entonces no se planeó que fuera una entidad autónoma, mucho menos un centro especializado para la atención de este tipo de enfermedades. Fue pensado como una parte del Área de Oncología del Hospital Honorio Delgado.

El gobierno regional decidió después convertirlo en un instituto especializado con la capacidad de brindar servicios no sólo a los pacientes del Honorio Delgado, sino a todo el Sur. Bajo ese concepto el gobierno regional destino un área de 29 mil 556 metros cuadrados para levantar la infraestructura de la nueva institución.

Así, tres años después, en 2006, se hizo la primera inauguración pero sólo de la infraestructura. En el año 2009, se hicieron otros dos anuncios sobre el funcionamiento del Iren en enero y en julio. Pero no fue sino hasta octubre del año 2009 cuando realmente el Iren pudo abrir sus puertas y recibir a sus primeros pacientes.

 

 

 

El cáncer en números

Las cifras sobre cáncer en Arequipa no están actualizadas. Oficialmente se cuenta únicamente con datos de los años 2002 y 2003. En ese entonces la incidencia de cáncer poblacional era de 151 por cada 100 mil habitantes. Pero, según estimados del próximo registro a publicarse y que contiene datos de los años 2004 al 2007, esta cifra aumentó a 250 personas por 100 mil habitantes con cáncer. En el caso de los niños, la cifra de este mal en el 2003 era de uno por cada 100 mil, ahora es de 6 por cada 100 mil menores. En las mujeres, el cáncer más común es del cuello uterino. Se estima que 45 de cada 100 mil mujeres padecen de esta enfermedad. Además, se detectan 150 casos de cáncer de piel anualmente. En general, según señaló Luis Medina, los casos de cáncer aumentan en un 30 por ciento anualmente.


Datos

  • El hospital oncológico podrá atender a por lo menos cinco mil pacientes con cáncer, anualmente

  • La construcción demandó 13 millones y medio de soles.