BUTACA

JOS� LUIS VARGAS


Comer, rezar, amar

S�lo sonr�e. Nueva pel�cula de Julia Roberts no cuaja.

Liz (Julia Roberts) est� triste, frustrada, agria. Y va a compartir su tristeza, frustraci�n, acritud con todos nosotros. Punto.

Durante ciento treinta y tres interminables minutos, Liz, supuesta escritora ─en off conocemos su prosa ─, abandona a su marido (Billy Crudup) para comer en Roma, rezar en Calcuta y amar en Bali. Como periplo hacia su propia identidad, es de suponer que la pretensi�n de la historia es abandonarse junto a la protagonista a un delicioso marasmo emotivo y sensorial, del que todos aprenderemos un poco.

Pero cumple su objetivo, que no es otro que invadir la platea con la descomunal y luminiscente sonrisa de Roberts, recuerdo de los tiempos en los que no vagaba entre fotogramas como un maniqu� rayano en lo transl�cido, sin m�s impulso que la vanagloria personal al ritmo de una historia tan ingenua en su visi�n del mundo como s�lo los americanos son capaces de plasmar.

Richard Jenkins, Viola Davis, James Franco, Billy Crudup y Javier Bardem ─que como brasile�o borda una actuaci�n pobr�sima, ajustada a las solicitudes de la producci�n─, entre otros, trotan al paso de la diva, soportando su injustificada amargura ─el ser humano, ese misterio─, celebrando a�n con todo el enriquecimiento de sus existencias tras el contacto. Fin.