luis maldonado valz

Confesión de parte


2011

Dejando atrás la primera década del S. XXI, comprobamos que el mundo cambió radicalmente. Desapareció totalmente la confrontación ideológica este-oeste; la guerra fría dejó de serlo y EEUU, arrastrando a sus socios de la OTAN en Europa enfrenta ahora una guerra caliente en Irak y Afganistán contra hijos del Islam, otrora sus viejos aliados, a quienes armó y fomentó su fundamentalismo religioso para que depusieran al neutral Sukarno en Indonesia, a Hussein contra los Ayatolas de Irán, a los talibanes contra los soviéticos en Afganistán. La CIA había encubado el huevo de la serpiente, y este monstro se volvió contra su mentor el 11 de septiembre del 2001, fecha fatídica, (el 11-09-1973 Salvador Allende fue depuesto por Pinochet con apoyo de la CIA), los dementes de Al Qaeda perpetraron uno de los más salvajes atentados terroristas que se tenga memoria contra el centro del capitalismo occidental, el World Trade Center de Manhattan, NY.

Lamentablemente el terrorismo de Osama Bin Laden alimentó el terrorismo estatal de Bush y el miedo propició su permanencia originada en un fraude, por ocho largos años; en este periodo la revancha bélica por las 3,000 víctimas fatales del 11-09 causó 115,000 muertos en Irak, la mayoría civiles desvalidos, más de 600,000 iraquíes entre heridos y desplazados, establecimiento y justificación de la tortura, instalación de campos de concentración como Guantánamo, además de más de 4,000 muertos norteamericanos en la resistencia a los operativos de represión. La guerra y ocupación de Irak han ocasionado una sangría económica al fisco norteamericano, los gastos militares sobrepasan los 800,000 millones de dólares (superior al fondo de salvataje de la crisis económica aprobada por el Congreso), lo cual sumado al costo de la guerra en Afganistán y a los costos de "reconstrucción", donde está presente la corrupción y los negociados de Halliburton, empresa del ex Vicepresidente de Bush, Dick Cheney, configura una situación insostenible. Según el Nobel Stiglitz, Estados Unidos ha gastado más de tres trillones de dólares en los operativos en estos dos países. Por todo ello USA ha perdido su papel de liderazgo mundial.

En el plano económico, hoy está sujeto, como muchos de nosotros, a los designios de China. A pesar de toda esta situación gris, en América Latina no nos va mal. En América del Sur, la presencia de los sectores populares en el Estado y en los gobiernos es cada vez mayor. Económicamente se ha avanzado bastante en la penetración de los mercados internacionales y en la diversificación económica. El neoliberalismo está en retroceso, pero todavía con cierto soporte en México, Chile, Colombia y Perú. En este escenario preocupante pero esperanzador, sólo podemos desear y esperar que vuelva la paz, que cese el hambre y la miseria en África y en Haití, que los que no tuvieron voz, como los hermanos amazónicos, tengan también voto, que regrese la alegría al rostro de nuestros niños y que el humor disipe las arrugas de los mayores. ¡Que todos tengamos un feliz 2011!