Informe

Miguel Ocharán

"No volveré a ser gerente"

Trabaja de cerca con el presidente regional, Juan Manuel Guillén, hace 25 años. Pertenece a ese entorno cercano que los críticos de la autoridad señalan como responsables de todos los errores. Fue Gerente de Planificación e Infraestructura y concentró gran poder en la gestión regional, lo que le generó gran oposición y críticas. Pero él defiende los logros que dice, no se han publicitado ni entendido bien.  

 

Miguel Ocharán.

Las personas del entorno cercano de JMG ¿han realizado una evaluación autocrítica de estos 4 años de gobierno regional?

Todos los años lo hacemos con el presidente y por eso ha habido bastantes cambios. Yo concretamente, por diversas razones preferí pasar a una labor más holgada y de menos responsabilidades.

Pero lo vemos igualmente al lado del presidente, el mismo tiempo por lo menos.

No, yo cuando estaba de Gerente de Planificación más encargado de Infraestructura, con 8 subgerencias a mi cargo, como vocero del tema Puente Chilina, y estar con otras responsabilidades más como el presupuesto por resultados, era agobiante. Ahora estoy dedicado a proyectos especiales que me encarga el presidente, como el tema de Majes.

Para algunos, incluso es Ud. más cercano ahora y toma decisiones con JMG, aunque se haya dicho que se alejaba.

Bueno, yo trabajo con el Dr. Guillén hace más de 25 años y en estos días en que se acababa la gestión era importante dejar la casa en orden y culminar proyectos como Majes, Chilina y la carretera a La Joya, lo que ha supuesto una mayor cercanía, porque ya no estoy en las oficinas en labores administrativas, pero sobre las decisiones, es él quien las toma. Nosotros damos nuestra opinión cuando él la solicita.

¿Pero han hecho evaluación de los 4 años, o no?

La norma dice que hay que hacer audiencias públicas de evaluación de la gestión, una especie de rendición de cuentas. Lamentablemente, he visto muchas crítica a través de los medios, pero cuando se ha hecho esto con la exposición de cada uno de los gerentes, lo hemos hecho casi en familia. En provincias, sí hubo mayor asistencia.

Y a nivel interno del entorno, ¿hay autocrítica?

Además de las audiencias, cada año elaboramos la memoria institucional y ahí es donde aparecen los huecos, vacíos y en algunos momentos ha aparecido información que le ha permitido al presidente evaluar la continuidad de algunos gerentes. Además para nosotros ha sido un proceso de aprendizaje, pasa con todos los gobiernos. Y los gobiernos regionales del Perú estamos aún en pañales. Pero en Arequipa estamos entre los más modernos…

Pero ha habido gobiernos regionales más activos como los de Yehude Simon y Vladimiro Huaroc, mientras JMG no ha asumido liderazgo nacional para defender la descentralización.

Pero ojo que ambos han sido presidentes de la Asamblea de presidentes regionales. Huaroc ha tenido críticas al punto que no se animó a ir a la reelección y Simon ha comenzado a cosechar aplausos en su segunda gestión, no en la primera. Los medios de Lima lo han resaltado por dar facilidades a la inversión. Por otro lado, Lambayeque no tiene los problemas de Arequipa. El proyecto Olmos es lo que lo impulsó. En el caso del proyecto Majes no ha sido tan fácil hemos hecho 267 acciones, mucha gente cree que hemos estado cruzados de brazos.

¿Cuál será el papel de Miguel Ocharán a partir de enero de 2011?

Definitivamente no voy a aceptar ningún cargo de gerente o ninguna de esas cosas. Si el presidente me convoca seguiré siendo asesor y sigo en la universidad y creo que puedo ayudar mejor desde allí. Yo creo que mi papel además no es importante, sino la gestión…

Sin embargo la "gestión" es criticada sobretodo por el "entorno" del cual le aconsejan alejarse. ¿Qué piensa?

Bueno, ese entorno lo hemos acompañado desde que fue Jefe de Planificación en la UNSA (1984). No niego que hay errores, tanto en la universidad, como en la municipalidad y en la región. Pero lo que la gente tiene que entender es la magnitud de los problemas, que es imposible que en 4 años se resuelvan todos los problemas, no existen los recursos, los tiempos, ni las capacidades. Ha habido falencias, pero no creo todas esas gestiones hayan sido un fracaso. Por ejemplo, en mayo de 2007 se cambió toda la estructura del Gobierno Regional, ahora cada gerente es como un ministro, además se separaron funciones entre el Ejecutivo y el Legislativo que es el Consejo Regional. Esa separación de poderes es democracia. Cada Gerente tiene reuniones mensuales con el Presidente, hay sesiones de gerentes y no es verdad que gobierne con 2 ó 3 personas. Además, yo sí creo que lo que ocurre es el estilo de JMG que no le gusta publicitar lo que hace.

Todos los políticos dicen que su error es no haber publicitado sus logros y esos se ven, simplemente, no tienen que publicitarse. Pero sí hubo muchos anuncios de cosas que no se hicieron, finalmente.

Soy consciente de eso. El presidente suele llegar a las 9 ó 10 a trabajar y se queda hasta las 10 de la noche. Al día atiende por lo menos unas 10 personas, entre dirigentes de gremios, de comunidades, de mercados y resuelve con ellos los problemas, llama a los gerentes, pide explicaciones. Esa es la campaña de 4 años y el trabajo silencioso que se hace.

Entre la gestión de la Universidad, el municipio y el gobierno regional, la más exitosa fue la de la universidad. ¿Eso no le dio, a él y a su entorno que lo ha acompañado, una pauta sobre qué hacer?

Bueno, él siempre ha dicho que él se siente mucho más cómodo en la universidad.

¿Y por qué fue a la reelección?

Porque hay que hacer muchas cosas en Arequipa

Pero alguien más lo puede hacer…

Seguro, pero ocurre que estos 4 años nos hemos pasado reordenando todo, lo que demora entre 3 y 4 años, en todos los sectores. Ahora queda consolidar todo eso. Todo lo que se ha avanzado ha sido por la paz social que ha habido estos años y eso ha sido gestión del presidente, pero nadie reconoce eso. (Entrevista: Mabel Cáceres )