Informe

Para un verano diferente sin salir de la región

Playas de pintura

Sin quitarle mérito a las siempre concurridas playas de Camaná, Mollendo y Mejía; la verdadera experiencia de verano aguarda en las bahías semi escondidas de Jiway, Silaka o Las Lomas; o en las heladas bahías de San José y Arantas, ensenadas de ensueño que hacen del sur un lugar de perfecto descanso.  

Lomas históricas. Además de la quietud de sus olas, en su profundidad permanece el vapor Pachitea..

En Arequipa existe una playa sin defectos, de arenas blancas, mar azul y sin invasiones urbanas, rodeada de una serie abandonada de andenería pre inca, donde se albergó la ciudad Ayparipa. Quizás el hecho de permanecer deshabitada sea otra ventaja exclusiva que dota a la playa de Jiway, en la provincia de Caravelí, de perfección. El tranquilo compás de sus olas la convierte en una de las 10 más hermosas playas del Perú. El paraíso de los veraneantes discretos.

Jiway es un edén desde diciembre hasta marzo; temporada en que el calor se asegura en 30 grados centígrados, suficiente para disfrutar del mar. Y por las noches su atmósfera se hace especial pues es posible apreciar noches estrelladas o de luna llena; eso sí, se recomienda llegar provistos de alimentos y agua, si se desea acampar, ya que no hay mucho comercio alrededor. Esta es una de las "playas escondidas" de la costa virgen arequipeña.

La playa ideal

Muy cerca, en la comunidad de Atiquipa, se halla el ecosistema de lomas más importante de la costa sur, por su diversidad de flora y fauna. Hasta aquí llegan, durante la época seca (diciembre - agosto) grupos de escaladores para practicar este deporte. Pasando el kilómetro 601 de la Panamericana Sur, luego de cruzar la quebrada que baja de Atiquipa, se llega al poblado de Santa Rosa. Desde allí se divisa el camino que conduce a la playa. Si uno se decide a pasar un verano rodeado de la menor cantidad de gente posible, debe también visitar Champeque, playa ubicada al norte de Jiway, otra estampa costanera; aquí se pueden encontrar silos que almacenaban los alimentos de las comunidades pre incas. De allí se puede divisar la pequeña Santa Rosa, una isla repleta de lobos marinos que queda muy cerca de la orilla.

Mollendo y más

El balneario tradicional de la cálida gente arequipeña solía ser Mollendo, pintoresca urbe de hermosas callejuelas y alargadas playas. Pero si se quiere conocer caletas casi exclusivas se puede alquilar transporte en bote para llegar a los acantilados que lo separan de Quilca. Esta costa, todavía virgen, domadora de soledades y nostalgias, alberga playas como Huayquiray, Arantas, San José, La Huata, Honorato y Punta Hornillos. De Mollendo parte una carretera costanera que se prolonga hasta Moquegua y Tacna, pasando por la mítica Mejía, una playa muy atractiva no solo porque el pequeño pueblo ha sabido mantener sus viejas casas de madera de principios de siglo, sino porque está ubicado en medio de un paisaje excepcional por su vegetación y célebres lagunas, frecuentadas por un incalculable número de aves migratorias.

 

Verano a solas. La playa Jiway es la preferida de los veraneantes

Tanaka. La playa de aguas azules, discreta y mansa, perfecto destino de estación.

En Puerto inca

Lo primero que impacta son las dos colinas de piedra que se internan en el mar formando una cerrada bahía que muere en una preciosa playa de arena, en un mar limpio y de color turquesa que contrasta con el de la costa desértica. Es considerada, para muchos, la playa más bella del sur peruano. Cuenta con un albergue turístico y cómodos ambientes frente al mar. Aquí se puede acampar, hacer caminatas, deportes de aventura como ciclismo de montaña, pesca submarina, buceo, remo y pasear en motos acuáticas. Se accede a ella tomando un desvío afirmado de 3 km que parte del kilómetro 603 de la Panamericana Sur y desciende por una estrecha quebrada.

De la loma a Silaka

Las Lomas es una pequeña caleta de pescadores y marisqueros. Ideal para la práctica del buceo. Muy cerca se encuentra hundido el vapor Pachitea que naufragó en 1915; más al sur se extienden los arenales de Sacaco, el cementerio de ballenas prehistóricas más grande del mundo, descubierto por Antonio Raymondi. En este cementerio se encuentran, además, restos de pingüinos gigantes y tiburones desaparecidos de la faz de la tierra hace más de 10 millones de años.

De Silaka sabemos que es un hermoso y raro balneario donde no hallaremos   una playa sino originales pozas en la orilla del mar donde uno puede bañarse.  Es interesante también porque en este lugar la cordillera andina se aproxima hasta el mar.

Exclusiva. Silaka ofrece pozas naturales de agua salada.

La otra vista. El camino a Jiway es accesible para todo tipo de vehículos.