Regional

Origen de La fiesta más importante de Puno

¡Viva la Candelaria! 

Puno, la otra capital del Perú, como alguna vez la denominó José María Arguedas, por su riqueza folklórica, se alista para celebrar la más grande de las festividades patronales del Perú. Miles de hombres, mujeres y niños danzarán con devoción a la mamita de La Candelaria.  

Devoción. El elemento religioso está en el origen de la fiesta.

Posiblemente al observar la honda y arraigada devoción a la Pachamama, considerada por los naturales como la única madre protectora y creadora de la humanidad, en 1580  los españoles mandan a traer la imagen de la Santísima Madre de Cristo bajo la advocación de "Santísima María de la Purificación", más tarde conocida como la Virgen de la Candelaria. Desde España, posiblemente de Cádiz o Sevilla, llegó a reemplazar el objeto de la fe.

Origen

"Rastrear la fecha exacta de esta devoción no es tarea fácil, pero nos aproximan algunos documentos. El Reverendo Padre Rubén Vargas Ugarte, en su obra Historia del Culto de la Magia en Iberoamérica, manifiesta que desde el 2 de febrero de 1583 en que asentó sus reales en el pueblo la Virgen de la Candelaria, comenzó la conversión definitiva de todo el Collao y la forma de sus milagros hizo que la influencia se extendiera aún en las comarcas más distantes", explica José Morales Serruto presidente de la Asociación Nativa Puno y culturalista puneño.

"Además, con la finalidad de cobijar la santa imagen, se afirma que  el cura Francisco Valdivia Raygada, el encargado de la evangelización de la meseta del Collao, mandó a construir la primera capilla donde hoy se levanta el templo de San Juan Bautista. Hoy es el santuario de la Virgen de la Candelaria, patrona de los puneños", expresa Morales Serruto 

Virgen blanca

Otra tradición que busca dar explicación al origen de esta festividad señala que en el año de 1675, en las minas de plata de Laykakota, los mineros de entonces acudían a la Virgen María que con bondad y misericordia atendió sus pedidos. Por ese motivo le rindieron adoración y pleitesía y  la veneraron como la Virgen de la Candelaria.

"Según Fray Antonio de Calancha, la Candelaria es la única Virgen blanca que hace milagros entre los aborígenes. Tal deferencia es correspondida por los ilustres hijos de la meseta del Collao que en su nombre se visten de luces, bailan, cantan por las calles, con el único fin de alegrar a su patrona, la Virgen de la Candelaria" acota el culturalista. 

 Investigaciones

Muchos investigadores afirman que esta fiesta – de la Candelaria-  no comienza con la supuesta aparición y milagros de la Virgen de la Candelaria. Esta se remontaría a los pueblos prehispánicos que celebraban en estas fechas la llegada de los primeros frutos que brinda la Pachamama, a inicio de las cosechas. Así escribe el boliviano Javier Romero Flores sobre el tema. "Estos se pierden en las culturas aymaras prehipánicas, con significados muy distintos de los que el catolicismo le ha asignado luego", dice.

Luces. Danzas expresan alegría y derrochan color.

Ritmo. Música y vestimenta ancestral mezclando creencias.

Según José Morales, la celebración llamada anata (carnavales), está vinculada a la agricultura, a las cosechas y traduce ese encuentro entre los vivos y los muertos. En suma, la anata de los aymaras y la Virgen de la Candelaria del catolicismo, son la misma fiesta que llega a nuestros tiempos. "Raphael Girard, en su obra Historia de las Civilizaciones Antiguas de América, indica que la Virgen ha sido adoptada por los aymaras en representación de la Diosa Madre (Pachamama)

Finalmente L. Soria Lenz  indica "De nuevo encontramos, en este caso, el sincretismo entre una fiesta de raigambre indígena y del calendario cristiano, que coincide  aproximadamente con aquella. Los carnavales que corresponde al mes aymara llamado Anata, el mes de los juegos que corría del 16 de febrero al 17 de Marzo".  (Rivana Flores)