Historia de la navidad

"Los romanos pasaron luego a prohibir la Saturnalia y otras fiestas por considerarlas “paganas”. En la práctica, la Iglesia Católica Romana se robó la fiesta más grande de Roma y le puso de nombre Navidad”

Columnista invitado Eduardo Abril

Miles de años antes de Cristo muchas culturas del mundo antiguo notaron un día en cada año en que el sol y la luz, luego de varios meses de retroceso, empezaban a conquistar a las tinieblas; era el día en que el sol renacía para empezar a ganar horas de luz, espantando al frío, a las fieras y a los demonios. Sabían que el renacimiento del sol les aseguraba en los meses venideros mayor cantidad de luz, calor y también de comida, pues notaron que sin luz solar no hay agricultura. Ese día es lo que hoy conocemos como el solsticio de invierno, que en el hemisferio norte cae el 25 de diciembre. El renacimiento del sol en esas fechas se marcaba con grandes celebraciones, y lo festejaban con abundancia de luces, comida, bebida, regalos, música y baile (los egipcios, hindúes, persas, griegos, judíos, romanos y muchos más).

La Saturnalia era una festividad antigua romana en honor al dios Saturno, el dios de la agricultura, y se celebraba el 17 de diciembre con festividades ampliadas hasta el 25 de diciembre. Cuando ya los romanos se convirtieron al cristianismo, la Iglesia Católica Romana escogió arbitrariamente el 25 de diciembre como el día en que Jesús nació, y fue así que 350 años después de Cristo el Papa Julio 1 declaró el 25 de diciembre como día oficial del nacimiento de Jesús. Los romanos pasaron luego a prohibir la Saturnalia y otras fiestas por considerarlas “paganas”, en favor de festividades cristianas. En la práctica, la Iglesia Católica Romana se robó la fiesta más grande de Roma y le puso de nombre “Navidad”.

El solsticio de invierno se presenta en el hemisferio sur del planeta exactamente seis meses después, el 24 de junio.  ¿Qué hacían los incas el 24 de junio? Celebraban el Inti Raymi, el día del dios Sol. Los Incas también tomaron nota del día en que el sol renace, y coincidentemente lo celebraban con bailes, música, ofrendas, comida, y presentes. Para los incas, el 24 de junio marcaba el punto de partida de un nuevo año, el Año Nuevo Inca.

Luego de que los católicos romanos españoles conquistaron el Imperio Inca, las celebraciones del Inti Raymi quedaron prohibidas al también ser consideradas “paganas”. Las festividades del Inti Raymi tuvieron que esperar cuatro largos siglos para ser nuevamente celebradas; aunque solo sea simbólicamente, en la fortaleza de Sacsayhuamán y desde 1944.

En estas fiestas, dejemos de lado el engaño, la deshonestidad intelectual y los mitos; conservemos el amor, la amistad, los regalos, las luces y la alegría; para celebrarlos en compañía de los amigos, la familia y hasta con quienes no conocemos. Solsticio o navidad, felices fiestas para todos. 

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Historia de la navidad- Eduardo Abril

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE