Ucayali: Deforestación amenaza a la comunidad shipibo-konibo Caimito

- Publicidad -

La comunidad shipibo-konibo Caimito, ubicada a orillas del lago Imiría en Ucayali, enfrenta una grave amenaza de deforestación por parte de una colonia menonita. Este grupo religioso europeo se estableció en la Amazonía peruana buscando tierras fértiles para la agricultura, generando tensiones debido a sus prácticas agrícolas intensivas. 

A pesar de una medida cautelar emitida en diciembre de 2023 que ordenaba a los menonitas detener sus actividades depredadoras, la deforestación continúa, y nuevas evidencias lo confirman. 

En Caimito, una comunidad de aproximadamente 500 habitantes, la deforestación se suma a sus ya precarias condiciones de vida. La tala de bosques por parte de los menonitas afecta no solo al ambiente, sino también su subsistencia y prácticas culturales.

Impacto ambiental y social

Un informe del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) reveló que los menonitas deforestaron más de 7,000 hectáreas desde 2017 en sus cinco colonias (Vanderland, Osterreich, Providencia, Chipiar y Masisea), ubicadas entre las regiones de Ucayali y Loreto. Del total, más de un tercio (34.5%) ocurrió entre 2022 y agosto de 2023, abarcando 2,426 hectáreas. 

I-UCAYALI--Deforestacion-amenaza-a-la-comunidad-shipibo-konibo-Caimito-I.webp
Deforestación en la colonia menonita Masisea. (Datos: ACA/MAAP, Planet)
 

En la colonia de Masisea, el MAAP documentó la deforestación de 929 hectáreas. La deforestación fue más intensa entre 2017 y 2019, mientras que solo el 5.9% (29 hectáreas) ocurrió en el periodo más reciente de 2022 a 2023. 

La expansión agrícola de los menonitas en Caimito ha resultado en la adquisición extensiva de terrenos para actividades ganaderas y agrícolas, provocando una notable deforestación de bosques primarios cruciales para la biodiversidad y la subsistencia de la comunidad shipibo. 

Además, sus prácticas intensivas con agroquímicos y maquinaria pesada están contribuyendo a la degradación del suelo y a un mayor uso de fertilizantes, sin adoptar métodos sostenibles ni promover la producción de alimentos orgánicos. “Ellos no adaptan sus cultivos a la realidad ecológica local.

Ganan dinero forzando la producción a base de mucha inversión convencional, especialmente en fertilizantes, pero, en el largo plazo, dejan tierra arrasada. No practican agrosilvicultura o silvo pecuaria, es decir, asociaciones de árboles con cultivo o ganado, como se recomienda para los ecosistemas en que trabajan”, explica Marc Dourojeanni, investigador de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

Relación compleja y comercio

La relación entre los menonitas y los shipibos es compleja y marcada por el comercio desigual. Mientras los menonitas establecen vínculos comerciales con la comunidad, ofreciendo productos agrícolas a precios competitivos, los shipibos enfrentan invasiones y deforestación de sus tierras ancestrales. 

Abner Ancón Rodríguez, apu koshi (jefe) de la comunidad, relata que en octubre de 2023, los menonitas intentaron sembrar soya y arroz en el territorio shipibo, pero fueron detenidos por la Guardia Indígena Shipibo de Caimito, que logró retirar maquinaria y cimientos de casas planeadas por los menonitas.

II-UCAYALI--Deforestacion-amenaza-a-la-comunidad-shipibo-konibo-Caimito-I.webp
Trocha carrozable hallada durante la diligencia fiscal del 8 de agosto de 2023 en la que participaron autoridades locales, comunales y la Guardia Indígena del Pueblo Shipibo. (Foto: Guardia Indígena de Caimito)
 

A pesar de las tensiones, el comercio ha florecido, aunque de manera unilateral, beneficiando más a los menonitas. “Solo hay intercambio comercial de los menonitas hacia los shipibos, mas no de los shipibos hacia los menonitas”, subraya Abner Ancón.

Medidas legales insuficientes

La presencia de los menonitas ha estado marcada por numerosas irregularidades. Sus colonias han sido acusadas de usurpación, tráfico de tierras y deforestación ilegal. El 14 de diciembre de 2023, el Juzgado de Investigación Preparatoria Transitoria de Delitos Ambientales de la Corte Superior de Justicia de Ucayali ordenó a los menonitas cesar toda actividad que cause deforestación en Caimito. 

Sin embargo, la depredación continúa. La Guardia Indígena de Caimito identificó nuevas áreas deforestadas y quemadas, y los líderes comunitarios han denunciado la venta ilegal de tierras a los menonitas. Puedes encontrar el reportaje completo aquí. 

Lea la nota original aquí o visita el medio Inforegión

 

Autor

- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias