Piura: Conoce Illescas y su lucha por convertirse en reserva nacional

Sería la única zona reservada en el litoral costero del norte del Perú. Alberga flora y fauna únicas en el país

Medio Ambiente

En el 2010, con el fin de proteger un espacio biodiverso de la Costa peruana, el Ministerio del Ambiente (Minam) creó la Zona Reservada Illescas, en la provincia de Sechura (Piura). Sin embargo, han pasado casi 11 años y esta área recién se tomará en consideración para convertirla en una reserva, asegurando por fin su protección.

Illescas es importante debido a que sería una de las pocas reservas nacionales en casi tres mil kilómetros de costa peruana, lo que la haría muy importante para la preservación del ecosistema costero, con vida silvestre libre.

“Por ello hay una urgencia por concretar la categorización de Illescas y con él, establecer el Mar Tropical de Grau”,

Alfredo Gálvez, especialista legal del Programa de Biodiversidad y Pueblos Indígenas de la SPDA.

Al respecto, Aldo Aguirre, jefe de la mencionada zona, declaró a la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) que antes de fin de año Illescas sería reconocida como reserva nacional. “El expediente de categorización ya pasó por el Consejo Directivo de Sernanp, estamos muy optimistas que para fin de año tengamos la categoría de reserva nacional”, afirmó.

Illescas cuenta es hogar del pingüino de Humboldt, que solo vive en las costas del Perú y Chile, lobo marino chusco; entre otras especies. Incluso, en ciertas estaciones del año, es paradero de 23 especies de aves migratorias. Además, una curiosidad de la zona es que se evidenció anidamiento del cóndor andino.

“El cóndor encuentra aquí la oportunidad para alimentarse. Esta es la evidencia más cercana a la costa de anidamiento de esta especie”, indicó Aguirre.

Reserva Nacional con vegetación de Lomas

Otro dato curioso de la próxima reserva es la existencia de vegetación de lomas en el lugar, a pesar de que esta vegetación suele aparecer de Trujillo hacia el Sur.

“Este espacio tiene la singularidad de estar ocupando casi la mitad de La Península de Illescas, parte de la antigua cordillera de la Costa. Esta península genera la condensación de neblina, lo que hace que se genere una vegetación típica de lomas. Hasta hace poco se creía que solo existía este tipo de vegetación hasta Trujillo”,

Aldo Aguirre, jefe de la zona reservada.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstragram y YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE