Terremoto Vargas Llosa

Picotazos

Poco menos que un sismo de grado 8 ha resquebrajado a la mítica familia de Mario Vargas LLosa. Casado primero con su tía Julia y luego con la prima Patricia, el escritor que se quebró al agradecer a su esposa durante la recepción del premio Nobel de Literatura, parece haber levantado vuelo y ha abandonado el cincuentenario nido familiar nada menos que por una figura del jet set internacional: Isabel Preysler, la primera esposa del no menos famoso Julio Iglesias.

La información, que es la comidilla de la prensa del corazón española, ha sido confirmada por el escritor sólo en la parte de la separación de Patricia, aunque las fotos en las que aparece con Isabel, confirmarían la segunda parte. Patricia ha declarado que ella y sus hijos están muy apenados pues hace poco celebraron sus bodas de oro matrimoniales en Nueva York.

Más allá de las consecuencias emocionales, muchos se preguntan qué pasará ahora con el imperio económico que representa el nombre del escirtor y al que se integró de manera entusiasta toda su parentela. No sólo los hijos, en viajes por todo el mundo, sino el resto de parientes como el primo y cineasta Lucho Llosa (hermano de Patricia), creador del, no menos caro, museo virtual Mario Vargas Llosa en Arequipa por el que cobró el astronómico monto de 8 millones de soles y cuyo contrato ha sido anulado por el GRA al ser severamente observado por la Contraloría. ¿Devolverá la plata y Mario recuperará sus manuscritos originales y sus hipopótamos?

Una respuesta a “Terremoto Vargas Llosa”

  1. escipion dice:

    ¡Ay. que horror!, ¡Tanto descalabro junto en la Uait City! ¿Qué pensaría la tía Angustias del finado Ogro Bedoya?
    Todo comenzó con tanto ir y venir de la Tía María y de ahí saltaron en retro la Tía Julia, la Tía Patricia y ahora el Tío Mario.
    No nos dejen con la duda, la separación del Tío Mario, ¿tiene algo que ver con la Tía Nadine?, ¿ya no será garante?
    Dios, qué ansiedad, Monseñor Javier del Rio a la hora del Alba abra usted la Catedral y échese una misa cantada para desfacer tanto entuerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE