Epidemia y responsabilidad

Trocha urbana

“¿Estamos preparados?”, es la pregunta que muchos hacen frente al brote de una nueva epidemia. Lo curioso es que la pregunta siempre parece estar dirigida hacia las autoridades y el sistema de salud; pero, sin reflexionar en lo que nos toca hacer como individuos. Y lo que cada uno puede hacer tiene mucha importancia.

Las acciones individuales cuentan mucho tanto para la prevención de enfermedades como para la propagación de agentes patógenos. El ejemplo más común son las vacunas; pues, cuando algún miembro de la comunidad no se vacuna se convierte en la puerta de reingreso para la enfermedad que se quiere combatir. Del mismo modo, si una persona no se cubre al estornudar en un lugar público contagiará a los que están a su alrededor. Es decir, uno puede echarlo a perder para muchos. Esto sucede por nuestro natural egoísmo.

Así, la solidaridad se convierte en un factor de suma importancia para enfrentar un problema de salud pública, como lo es una epidemia. Entonces, la pregunta es ¿somos suficientemente solidarios y responsables? Cuando estamos enfermos ¿nos preocupamos por no contagiar a otros? Esto es algo que no debiera ser importante solo en la actual coyuntura, sino siempre, hasta para la gripe común.

Esto quiere decir que, así como exigimos a las autoridades tomar las acciones que correspondan para evitar la propagación del Covid-19; los ciudadanos debemos hacer lo propio con acciones efectivas, como lavarse las manos con agua y jabón, cubrirse el rostro al estornudar o no enviar al colegio a los menores que estén enfermos.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE