Techos de fibrocemento a base de ichu para combatir frío en zonas altoandinas

La fabricación de estos paneles ayudarían a mejorar la protección de las viviendas en zonas altoandinas que generalmente soportan temperaturas hasta -20°C

Mural Avatar

Los pobladores de las comunidades alto andinas podrían recibir buenas noticias pronto. Un grupo de investigadores peruanos viene desarrollando la fabricación de unos paneles elaborados con ichu y cemento. A esa mezcla se le adhiere las cenizas de la planta pues, según recientes investigaciones, este componente sirve como complemento térmico.

Estos paneles ayudarían a reforzar las casas de pobladores que soportan temperaturas bajo cero en época de invierno. Así se reduciría el número de enfermedades respiratorias en estas zonas. Esta investigación fue desarrollada por la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC)con el apoyo de Concytec y del Banco Mundial.

Ellos destacan las propiedades del Ichu o pasto natural llamado así popularmente. Esta planta tiene la capacidad de crecer en abundancia en zonas altoandinas. Por su resistencia e impermeabilidad, los pobladores de las comunidades utilizan esta planta para la fabricación de sus techos o ladrillos artesanales.

El ichu, generador de empleo

El componente que ayudaría a mejorar la mezcla es la ceniza del ichu. Para ello se realizó un estudio que fue publicado en el  Journal Cement and Concrete Composites. El artículo analiza, por primera vez, la viabilidad del uso de hierba ichu activada térmicamente como material cementoso, suplementario para el diseño de futuros cementos ecológicos.

“La metodología comprende cuatro etapas. En la primera se busca definir los parámetros óptimos para la obtención de cenizas de ichu de alta actividad puzolánica. En la segunda etapa, estas cenizas serán incluidas en distintos porcentajes en la formulación del cemento. Para evaluar las propiedades de fluidez y propiedades mecánicas de los morteros obtenidos. En la tercera etapa, se evaluará la compatibilidad de la fibra de ichu con la matriz cementicia. Y se determinará la longitud óptima de la fibra, siempre considerando la trabajabilidad de la mezcla. Finalmente, se fabricará un panel de fibrocemento, con la finalidad de dotarla de propiedades físicas y mecánicas, así como alta durabilidad”

Carmen Elena Flores Barreda, investigadora principal del proyecto.

Flores Barreda indica que las zonas altoandinas cuentan con una producción potencial superior a las 70,000 toneladas anuales de fibras de ichu. Se espera buenas noticias respecto a esta investigación. De ser factible, no solo se apoyará a estos poblados sino también sería un gran agente de empleo.

“Estos paneles también se utilizarán para mejorar la construcción de los hogares, los cuales a consecuencia del cambio climático en esas zonas se ven afectados”

Carmen Elena Flores Barreda, investigadora principal del proyecto.

Finalmente, el proyecto se realiza en colaboración con la Universidad Andina del Cusco, la Universidad de Sao Paulo – Brasil y el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja – España.

publicidad

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE