Un lapicero que siembra vida: jóvenes inventoras peruanas ganan concurso mundial

Además de ser ecológico, el lapicero llamado Titanum tiene una cápsula capaz de albergar una semilla que puede ser tomate, perejil, etc.

Mural Avatar

Tres jóvenes inventoras peruanas han creado un novedoso producto que las hizo ganar el segundo lugar en un concurso a nivel mundial. Ruth Aracelis Manzanares Grados, Lucia Ximena Pejerrey Florián y Jessica Porras Real junto a su asesor, el inventor nacional José Anthoni Paredes Alarcón; han hecho brillar el nombre del Perú gracias a su novedoso lapicero fabricado con cáscara de pacay.

A nivel mundial, la producción de plástico es abrumadora. Sobre todo de materiales como los lapiceros que son utilizados en el día y, cuando la tinta se acaba, desecharlos. Titanum es el nombre del lapicero orgánico. Su poco tiempo de creación ya ha sido reconocido internacionalmente al obtener el segundo lugar en la Exhibición Internacional de Inventos de Corea del Sur.

Este producto es también finalista del Concurso Nacional de Invenciones del 2020 de Indecopi.

“Cuando empezamos el proyecto decidimos crear un producto que sea de uso diario como el lapicero. Parece algo mínimo pero en grandes cantidades se puede ver el aporte de este invento al medio ambiente”.

Lucía Pejerrey – estudiante de último año de la carrera de Diseño Industrial de la UPN en declaraciones para Andina

El lapicero obtuvo el segundo lugar entre más de 245 participantes de todo el mundo. La Exposición Internacional de Invenciones de Mujeres de Corea del Sur está dedicada a buscar y generar la oportunidad de relacionamiento de negocios para mujeres inventoras nacionales y extranjeras.

Un lapicero que siembra vida

La novedad del invento es que luego de cumplir su función como instrumento para la escritura, puede utilizarse para cultivar una nueva planta. En su extremo posee una semilla encapsulada con material orgánico que puede ser tomate, perejil, limón, etc.

«Somos los primeros productores de pacay, pero luego de consumir la fruta vimos que era desechado; es entonces cuando decidimos experimentar con la cáscara hasta obtener un material consistente para hacer la cobertura del lapicero”

Jessica Porras, integrante del equipo en declaraciones a Andina.

Estas jóvenes inventoras peruanas esperan que su proyecto llegue a masificarse, ya que el costo de su producción es económico y no es complejo de usar. A su vez indican que es necesario o que exista una mejoría en la investigación; que la docencia incentive la creatividad de más jóvenes que buscan soluciones sostenibles para el futuro del planeta.

Subscribe to our newsletter!

El Búho, síguenos también en todas nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE