Cambia, todo cambia

"Así, de la misma manera que el devenir histórico nos condujo hasta nuestros actuales modelos sociales, los nuevos escenarios dan espacio a las reconfiguraciones. "

Trocha urbana
mujer

La antropología nos cuenta que la primera división natural del trabajo ubicó a la mujer dentro de la casa para cuidar de los hijos; y al hombre, fuera de esta para cazar y procurar el sustento. Cuando el hombre desarrolló la agricultura y surgen nuevas divisiones del trabajo, también aparece el concepto de “valor intercambiable”, pues las cosechas son algo que se puede acumular y comercializar.

Detalles más, detalles menos, así es como comienza a surgir el patriarcado, pues lo que producía el hombre fuera de la casa se configuró como una actividad rentable, a diferencia de las actividades domésticas que se entendieron como accesorias y a la mujer, por lo tanto, como dependiente del varón. Un poco de religión por aquí y algo de falso romanticismo por allá, la cultura patriarcal reforzó sus tejidos en mandamientos divinos y cuentos de hadas que construían un ideal, en el cual la fragilidad y sumisión femenina eran el modelo deseado por la sociedad en su conjunto y necesario para que la estructura social continuara funcionando. Pero, nada en la sociedad permanece inalterable, la cultura es dinámica y las grietas de un sistema desigual hacen necesario un proceso de transformación.

Así, de la misma manera que el devenir histórico nos condujo hasta nuestros actuales modelos sociales, los nuevos escenarios dan espacio a las reconfiguraciones. No salimos más a cazar mastodontes, ni habitamos cuevas. La división del trabajo es tan sofisticada que carece de sentido trazar linderos sexistas, como tampoco tiene sentido pretender evitar las transformaciones sociales. Como dijo Heráclito: “Lo único constante es el cambio”.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Para no perder columnas de opinión como ésta y las noticias más importantes de la semana, historias, videos y novedades; puedes suscribirte a nuestro boletín, aquí:

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE