Febrero sin fiesta

La Virgen de la Candelaria no tuvo quien le baile esta vez. También se cuenta entre los damnificados por la pandemia.

La Revista Avatar

Como para no dejar de disfrutar de la sensación de color y ritmo, tan propia del mes de febrero en Puno, rememoramos estás imágenes que representan la más grande concentración de danzas y bailarines del folklor en el Perú, ausente después de décadas, a causa de la pandemia.

El derroche de sensualidad y resistencia que cada año se da en el altiplano, con motivo de la Fiesta de la Candelaria, no pudo desplegarse hoy a causa de las medidas de restricción, por lo que miles de danzarines, músicos, coordinadores, artesanos que elaboran los trajes y otros conexos, vivieron su privación, los días tradicionales de fiesta, cada quien a su manera. En todos los casos, la procesión de la Virgen, iba por dentro, por caminos de nostalgia y esperanza de que todo vuelva a la normalidad el próximo febrero. La fiesta no morirá jamás, se han dicho a sí mismos y así
será.

Entretanto, aquí algunas instantáneas de los aspectos más representativos de una fiesta única que todos en el Perú conocen, de una forma u otra…

Vea las imágenes descargando la edición digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE