Es la Democracia la que les da miedo

"queda demostrado que a la derecha peruana, al fujimorismo y al fascismo, lo que les da verdadero miedo, lo que los espanta; es la Democracia"

La Isla de Jonás

La derecha peruana, el fujimorismo desataron una campaña de miedo: “el comunismo”; pero lo que queda descubierto es que a la derecha peruana, al fujimorismo y al fascismo, lo que les da verdadero miedo, lo que los espanta; es la Democracia.

Todo lo que vimos en el último mes fueron estrategias para destruir la institucionalidad democrática.  El fujimorismo y su aliada en este operativo criminal, la derecha peruana;  comenzaron por impugnar mesas, luego quisieron anular los votos de las poblaciones más pobres del Perú; continuaron con tratar de introducir ilegalmente miles de impugnaciones; tratan de instalar la idea del “fraude”,  llamaron a los cuarteles clamando por un golpe de Estado; trataron de desestabilizar al Jurado Nacional de Elecciones, con la fallida “renuncia” del operador que tenían dentro (gracias a un audio se deja entrever que Vladimiro Montesinos fue el autor de esta “estrategia”) mientras la extrema derecha impulsó, junto al Congreso,  tomar la Mesa Directiva, nombrar al nuevo Tribunal Constitucional; y al final Fujimori y sus socios quisieron conseguir que la OEA haga una “auditoría internacional” de todo el proceso electoral; con el mismo fin, anularlas.

Todo esto, además del vergonzoso papel del periodismo peruano, la difamación a ciudadanos que cumplieron con la responsabilidad de ser miembros de mesa y un largo etcétera de hechos; es lo que el fujimorismo y la derecha peruana desarrollaron. Esto no es política, estas son maniobras para destruir la estabilidad política. ¿Quién hizo esto antes?, ¿quién se puso fuera del marco democrático para destruir la institucionalidad de la débil democracia peruana?: Sendero Luminoso.

Sendero Luminoso, el terrorismo;  hizo lo mismo en los años 80.  Lo único que los diferencia con el fujimorismo y la derecha peruana, son las bombas.  El fujimorismo y la derecha peruana han hecho lo que pretendió Sendero Luminoso en los años 80; por ello, los que están contra la Democracia, los verdaderos terroristas son ellos, el fujimorismo y la derecha peruana.

El monstruo está desnudo

Pero ese paisaje actual no está completo. El monstruo desnudo tiene raíces más profundas. Y esas raíces se han hecho visibles en estos días. La enorme, la aplastante mayoría de la población peruana está constituida por personas muy conservadoras, con paupérrimos niveles de educación, formación e información (y no importa si tienen formación superior o incluso así hayan cursado educación y post grados en el extranjero, la propia Fujimori es una muestra clamorosa de ello, sus capacidades intelectuales son paupérrimas) y con profundos miedos e incluso con satisfacción de hacer gala de ignorancia. Con una población con esas características es evidente que una campaña de miedo -“el comunismo!”- tenga tanto éxito. Pero esa campaña del miedo no es la única explicación; hay algo peor aún  es la evidencia que las diferencias y los antagonismos con los que nació el Perú como República siguen intactos y han aflorado 200 años después. El poder oficial, el poder político, el poder étnico, el poder cultural, el poder social, el poder económico, el poder mediático; etc. no permite que un individuo fuera de su esfera de poder pueda tener el más alto cargo dentro de una Democracia.

Esto viene desde la colonia y se instaló al empezar la República

El presidente Pedro Castillo es lo más inesperado que alguien hubiera podido concebir. Como lo indica la historiadora Cecilia Méndez,  Pedro Castillo reúne identidades que nunca antes habían estado presentes en un Presidente. Pedro Castillo es un campesino, es un maestro rural; es además sindicalista, es un rondero, nació y vive fuera del centro neurálgico del poder que es Lima. No hay ninguna referencia anterior que se le compare, Toledo que trató de irrogarse su extracción indígena, era parte del poder establecido, se había formado en  Harvard; Humala, por más que usara una camiseta roja era fundamentalmente un militar en la época de los militares montesinistas.

Encontré hoy una publicación en Facebook, bajo el nombre de Alejandro DB, y la reproduzco por la contundencia de su certeza: “Mucha gente no entiende que estamos viviendo un momento realmente crucial para nuestra historia. En adelante, cualquier niño o niña sabrá que puede aspirar a ser presidente/a así no haya nacido en cuna de oro o así no haya estudiado en alguna universidad de ricos. No se imaginan el impacto que todo esto tendrá en las futuras generaciones.”

Es esto lo que es realmente crucial. Que a pesar de todo el poder, a pesar de todas las mentiras, a pesar de todo el dinero, a pesar de la vergonzosa y abusiva actitud de los más poderosos medios de comunicación; la débil Democracia peruana ha resistido. Y ha vencido. Un hombre como Pedro Castillo sí puede ser presidente en este país; la Democracia sí funciona en el Perú, por lo menos en este aspecto. Y es eso lo que hace morir de miedo a la derecha, al fujimorismo y al desenmascarado fascismo peruano.

Lo que venga después del 28 de julio, será otra historia.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE