12 C
Arequipa

El huevo de la serpiente

"La ironía macabra es que la metáfora del huevo de la serpiente se reproduce con la masacre del pueblo palestino por el sionismo israelí. Es como si la serpiente nazi, al morder a los judíos, hubiese inoculado a un gran sector de ellos el veneno del odio mortal"

- Publicidad -

“El huevo de la serpiente” es una película de Ingmar Bergman de 1977, que recuerda los años previos al Tercer Reich en Alemania, cuando se incubaba el nazismo en medio de una crisis política, social y económica de los años 20, luego de su derrota en la Primera Guerra Mundial, y que derivó en el fascismo como régimen tiránico, racista y belicista, dando origen a la Segunda Guerra Mundial, donde murieron 20 millones de rusos, 6 millones de judíos, 2 millones de gitanos y más de 5 millones entre comunistas europeos, socialistas, socialdemócratas, homosexuales, enfermos, y soldados aliados.  La película es una metáfora y hace alusión al surgimiento de una ideología extremista y totalitaria sobre la supremacía de una nación, una raza superior, y su imposición por métodos violentos, cuya naturaleza mortal está presente desde su gestación, representado por la serpiente incubada en su cascarón transparente.

Esta cinta expresa el clima deprimente de Alemania, no había trabajo, con una inflación galopante, inestabilidad política; algunos ideales socialistas luego de la revolución soviética, pero soterradamente también el surgimiento de un ideario fascista, alimentado por de un revanchismo contra su derrota en la guerra. Condiciones objetivas y subjetivas para el surgimiento de soluciones extremas.     

Ambientada en Berlín en 1923, cuando Hitler era un político bisoño, considerado en los medios sociales como un loco, todavía no peligroso por sus impulsos e iniciativas extremas, como un intento fracasado de golpe de Estado en Múnich. Narra el drama de un actor judío que pierde a su hermano, en circunstancias no muy claras. En medio de esta decadencia moral, este actor desempleado (David Carradine) se refugia con la viuda de su hermano (Liv Ullmann). Ella trabajaba en una organización de promoción social, aparentemente benefactora, que incluía entre sus actividades, la protección de la salud, mediante una clínica.

Resulta que esta institución era una entidad de fachada, fascista, y clandestinamente en esta clínica se hacían experimentos con personas, la mayoría con bajos recursos, cuya finalidad era la subordinación de la voluntad y la vida. Hay pasajes de la película macabros cuando el agente, que experimentaba con la locura y la muerte, informa al protagonista que su hermano era una víctima de los experimentos, que lo indujeron al suicidio. En otra parte, este doctor maligno confiesa que, en la sociedad futura, no habrá lugar para los débiles como la población vulnerable que pasaron a ser después judíos, gitanos, afrodescendientes, homosexuales, enfermos mentales y otros, porque estos serán eliminados sin contemplación. Esta catástrofe humana se efectuó una década posterior con la ascensión del nazi fascismo, en Alemania e Italia. Conocemos la historia; y destaca entre sus víctimas la población judía. 

La ironía macabra es que la metáfora del huevo de la serpiente se reproduce con la masacre del pueblo palestino por el sionismo israelí. Es como si la serpiente nazi, al morder a los judíos, hubiese inoculado a un gran sector de ellos el veneno del odio mortal, de la supremacía racial, y de una derecha cavernaria y belicista. La realidad actual nos revela con sorprendente nitidez y con horror cómo, los que fueron ayer víctimas del fascismo, nazismo y racismo, son hoy los victimarios de un pueblo débil y sometido hace décadas al dominio del colonialismo en pleno siglo XXI. El sionismo israelí está demostrando con extrema crueldad el veneno de odio de la serpiente nazi fascista.  

Extraña que la Europa, tan civilista, proclamada pacifista y humanista, que reaccionó en todos los tonos ante la infeliz invasión de Ucrania por los rusos, no haya reaccionado del mismo modo frente al terrorismo del estado de Israel, e ignore este crimen de lesa humanidad. Y no sólo eso, sino que siguen abasteciendo de armas y recursos a los sionistas para proseguir con esta masacre. Y extraña todavía más la complicidad del gobierno alemán con esta barbarie, al prohibir cualquier manifestación de solidaridad con Palestina. Esto nos lleva a concluir con tristeza e indignación la paternidad de la serpiente nazi y su engendro sionista.

Entonces la metáfora del huevo de la serpiente continúa. Y continúa aún más porque no sólo es una cabeza, sino que esta serpiente ya es una Hidra de siete cabezas. O más. En una cabeza está el rostro de Netanyahu. También está en otra Milei y en otra Biden. No dudo que en otra esté también Trump. En otra está Abascal, el señor cantante de la Vox de España. En otra el rostro femenino de Meloni, que no aprendió la historia de los partisanos que cantaban Bela Chao. Tal vez Le Pen en Francia, Orban en Hungría, Bolsonaro en Brasil. Y por ahí asomando también la cabeza de Keiko Fujimori, en la sucesión de su padre Alberto. Recordando a los fascistas y racistas japoneses, que omitieron contar a los inmigrantes coreanos entre las víctimas de Hiroshima y Nagasaki. Y siendo principal protagonista del desastre político en el Perú.

Pero, así como fracasó el nazi fascismo en la segunda guerra, fracasará el sionismo criminal. Pues ya los jóvenes de Estados Unidos manifestaron su solidaridad con Palestina, y su ejemplo ha cundido entre la juventud de otros continentes. Ya 140 países se pronunciaron en la ONU por reconocer a Palestina y contra el genocidio. Consonante con ello, la Corte Internacional de Justicia ha sentenciado a Netanyahu y su Ministro de Defensa, como criminales de guerra. Y ha ordenado su detención para su juzgamiento. No hay otra salida, entonces será bienvenida Palestina en el concierto de naciones, con todos sus derechos, y solo entonces habrá paz. 

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales:    

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y además en YouTube. Únete también a nuestro canal informativo de WhatsApp haciendo clic AQUÍ.

Autor

- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias