Del Carnaval a la Pampeña: un vistazo a cinco danzas de Arequipa

Entre danzas típicas conocidas como el Carnaval o el Wititi, y otras como el Turku Tusuy, declarada recientemente Patrimonio Cultural de la Nación

Danza
El Carnaval Arequipeño y el Wititi.

Entre los atractivos culturales de Arequipa, encontramos una variedad de danzas típicas, entre ellas, el Carnaval Arequipeño y el Wititi, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en el 2015.

Pero además, hay una diversidad de danzas menos conocidas o que han quedado en el olvido con el paso del tiempo. A continuación, un breve repaso de algunas de ellas y el valor cultural que poseen.

El Carnaval Arequipeño

El carnaval es una fiesta que se remonta a la época de los romanos, en la cual por unos días estaba permitido hacer todo lo que estaba prohibido a lo largo del año. Era un periodo de descontrol y excesos, donde los participantes vestían disfraces y usaban máscaras. Una costumbre que evolucionó y se transformó a lo largo de la historia.

El historiador arequipeño, Alejandro Málaga Núñez-Zeballos, explica que llegó a Arequipa con la presencia de los españoles. El primer carnaval se festejó probablemente en 1541, como una fiesta más tranquila y apagada. Mientras que los siguientes fueron incorporando elementos más modernos, como el uso de globos, polvos perfumados, tintura de colores o chisguetes de agua.

Un tema importante relacionado a esta danza es la música. Durante el siglo XVIII, la música que se escuchaba era netamente occidental, hasta que empieza a haber el mestizaje musical, del cual derivaron géneros como el icónico Yaraví.

La música que se adhiere al carnaval es de acuerdo a la época. Sin embargo, le vamos a llamar música tradicional, por ejemplo, a la del Carnaval Arequipeño, que se remonta a comienzos del siglo XX.

Alejandro Málaga Núñez-Zeballos, historiador arequipeño.

Este es un baile juvenil y alegre que se da al compás del huayno y en grupos formados por varias parejas (de jóvenes solteros), con atuendos mestizos del sur. El objetivo es celebrar una fiesta abierta, con un desborde popular en el que se rompan todas las reglas. Se recorren plazas y calles, con cintas de colores y chisguetes que lanzan aguas perfumadas.

El Wititi

La danza del Wititi, del Valle del Colca, es un baile tradicional que guarda relación con el comienzo de la edad adulta, representando un ritual de cortejo amoroso que suele ser interpretado por los jóvenes. Las parejas giran sus polleras y se mueven al compás de la música (similar a la de un carnaval), en plan de coqueteo. El baile está compuesto por tres fases: la wititiada (seducción), la ccateada (jaloneo) y la tanccada.

Málaga agrega que, en un estudio antropológico de Ricardo Valderrama y Carmen Escalante, se descubrió que en este baile el hombre representaba al Apu (el cerro sagrado) y las dos mujeres a sus costados, representaban a las lagunas. En el baile se observa que cuando una de las mujeres cae al piso (mareada por los efectos de la chicha), la otra se llevaba al hombre a la chacra para “tener intimidad”.

¿Qué significa esto? De acuerdo a las leyendas del Colca, siempre se decía que las lagunas le “hablaban” al Apu y le pedían que deshiele la nieve de su cerro, para que puedan llenarse o subir su caudal. De tal manera que los agricultores pudieran hacer sus canales, regarlos y reproducir sus cosechas.

La Pampeña

La Pampeña es una modificación del huayno y el origen de su nombre hace referencia a las mujeres que vivían en una zona de la ciudad llamada “pampa” (ubicada en el distrito de Miraflores).

Asimismo, es un baile muy similar al Carnaval, donde el hombre y la mujer dan un par de pasos saltando, se enlazan de los brazos, se dan una vuelta, se sueltan y luego se van con la siguiente persona. Según Málaga, “ese tipo de pasito es netamente europeo. Lo que sí es muy andino es cuando agarran el pañuelo sobre la cabeza, con las dos manos, y lo empiezan a mover hacia los costados”.

El Turku Tusuy

El pasado 8 de agosto, esta danza tradicional de Caylloma fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura, gracias a la gestión de la Autoridad Autónoma del Colca y Anexos AUTOCOLCA.

Se trata de un baile con gran influencia del catolicismo, que conmemora el triunfo del cristianismo en los pueblos Collaguas del Valle del Colca. Esta se realiza en el aniversario de Caylloma, en la Fiesta de la Candelaria o alguna virgen, como la Virgen del Rosario, la Inmaculada o la Asunción.

En el proceso de evangelización de los Collaguas, los franciscanos les explicaron que los turcos en un momento invadieron la península ibérica. Y que, en algún momento también, la virgen los perdonó y acogió. Así que ellos también acogieron a la Virgen María como su madre.

Alejandro Málaga Núñez-Zeballos, historiador arequipeño.

El historiador señala que solo bailan hombres y la vestimenta es similar a la de los turcos, con una especie de casco metálico (que representa su gorro), un chaleco y pañuelos a los costados. Agrega que los pasos de baile son occidentales, a diferencia de los pasos clásicos del mundo andino, como el zapateo.

El Lanlaco  

Mucho antes de la invención de Halloween o el día de la Canción Criolla, el 31 de octubre se realizaba la danza conocida como el Lanlaco. Málaga explica que consistía en un grupo de cinco a seis hombres que visten cueros de alpaca o llama, con una máscara o malla a la cual le pintaban ojos, nariz y boca.

Los danzantes iban dando saltos mientras sus cascabeles suenan (“lan, lan, lan”), y visitaban las casas a las 7 de la noche. La gente los dejaba entrar, compraban una caja de cerveza y les invitaban. Cabe resaltar que no conversaban entre ellos, ni tampoco con los anfitriones de la casa. Después de un rato les daban la mano y se iban saltando.

Era una representación de las almas que habían salido del purgatorio. Al alimentarlas y darles de beber, te recompensaban con salud para ti y tu familia, haciendo que tus ovejas se reproduzcan o al no permitir que la helada destruya tus cosechas. Una danza maravillosa, con una curiosa historia.

Revalorizar nuestras danzas y aquellas que se perdieron

Málaga opina que, tanto en Arequipa como en el Valle del Colca, hay muchas danzas que no se difunden porque nadie las quiere estudiar, y no hay motivación para intentar volverlas patrimonio. Como el Wititi.

Considero que es muy importante, primero revalorizarlas ,difundiéndolas e inculcándolas. Desde que la danza del Wititi fue reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad, prácticamente todo es Wititi…Entonces, ¿por qué no se ha hecho la gestión para patrimonializar el Carnaval Arequipeño, la Pampeña u otras danzas como la Marinera Arequipeña?

Alejandro Málaga Núñez-Zeballos, historiador arequipeño.

La diferencia es que en otras ciudades se sienten orgullosos de sus bailes típicos, y se esfuerzan por practicarlos y difundirlos. Aquí, en los colegios se prefiere bailar danzas como la saya o los caporales porque las encuentran más atractivas. Por eso considera que hay que cambiar esta situación, para que los jóvenes comiencen a interesarse por nuestras danzas.

El historiador agrega que no se trata de prohibir, porque eso no funciona. Sino de inculcar principalmente las danzas de Arequipa, y secundariamente las demás, porque también son hermosas. Es una labor de rescatar, difundir e inculcar.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE