Réquiem para el FACA | Hace 20 años

Divididos y huérfanos de apoyo, los dirigentes del Frente Amplio Cívico de Arequipa no pudieron desmentir, durante la última movilización de protesta, a quienes dicen que ellos ya no representan a nadie. Su casual protagonismo de meses atrás no les dio para más y terminaron traicionando sus propios acuerdos. Aquí un recuento.

- Publicidad -

Estaban muertos y no de parranda. Pero solo hasta el jueves 11 su descomposición se hizo evidente. “El fracaso del paro será la sepultura del FACA”, había vaticinado Leandro Castañeda, presidente colegiado de AUPA, la noche del lunes en la reunión que sostuvieron con las bases de Arequipa. Y tenía razón.

El paro era un sueño, todos se habían dado cuenta de que lo indefinido era en verdad la certidumbre de poder llevarlo a cabo.

No obstante, en aquella reunión, todos los asistentes se habían pronunciado a favor del paro. Mientras Gerónimo López intentaba proponer como tema principal de la plataforma la incorporación de EGASA a la administración del Gobierno Regional, Luis Saraya y Jorge del Carpio pedían la lectura de la invitación del presidente del Gobierno Regional para que asistan a la reunión que sostendrían el día siguiente con la comisión de alto nivel encabezada por Luis Thais.

Leandro Castañeda, que trató de impedir la lectura de la misiva, insistió en no ceder ni acudir a la reunión, puesto que la comisión -a su entender-, con quien tenía que conversar era con el FACA y no con el Gobierno Regional. Todos estuvieron de acuerdo, irían, y el paro seguiría adelante.

Diálogo de sordos

Pero sorpresivamente, la mañana del martes, los presidentes colegiados del frente amplio, AUPA y SUTEP se presentaron a la sede del gobierno regional. Consiguieron que se les envíe un improvisado documento de invitación firmado por Thais, redactado en las oficinas del GRA.

El cambio de postura habría ocurrido en la víspera, durante la reunión privada que sostuvieron con el aprista Augusto Gamarra, representante de un grupo de despedidos.

En la cita con el presidente del CND, los primeros en exponer su plataforma de pedidos fueron los del frente amplio. Exigencias como el cambio del modelo neoliberal, una asamblea constituyente, o la renegociación de la deuda externa fueron los principales escollos para imposibilitar el diálogo, en un gesto aparentemente premeditado.

Les salió al frente Pablo Alcázar, expresidente de la Cámara de Comercio quien había pedido la construcción de la carretera interoceánica, pero era constantemente interrumpido por los dirigentes del FACA, que no reconocía en él representación alguna de la ciudad. Alcázar terminó abandonando la reunión.

El alcalde de Selva Alegre, Antonio Gamero, propuso que la deuda de UTE FONAVI que pesa sobre SEDAPAR sea intercambiada por las deudas que tienen algunos centros educativos con la EPS, pero la propuesta fue desestimada por la comisión de alto nivel.

La petición del presidente regional, Daniel Vera Ballón, fue obvia: lograr que en la jerarquización de EGASA, esta sea calificada como propiedad de la Región.

La escaramuza con que terminó la reunión ocurrió durante la alocución del asesor de pro-inversión, Francisco Guerra García. Fue interpelado por Gerónimo López sobre las competencias de la comisión. Y Guerra García admitió que no tenían capacidad resolutiva y tampoco tenían dinero. Colofón: Luis Saraya y Gerónimo López, se levantaron, dieron las espaldas y abandonaron la reunión.

Marcha fúnebre

Caminaban en dos columnas, llevando a cuestas un silencio amargo. Eran las diez de la mañana, y el contingente de Construcción Civil no llegaba a la centena. Bajando por El Filtro de cuando en cuando una arenga trataba de despercudir la sensación de abandono que rodeaba la movilización que ya se había iniciado. A esa hora, la noticia ya se había propagado en medios radiales: AUPA, sorpresivamente, no participaría en la movilización.

Era la segunda vez que el panorama daba un vuelco. Dos días antes, inmediatamente después de la reunión con la comisión de alto nivel, el frente amplio se ratificaba en llevar a cabo el paro indefinido. Pero esa misma noche en una nueva reunión realizada en el local de AUPA, ante la evidente falta de apoyo ciudadano, cambiaron de idea. La opinión pública estaba opuesta a nuevos paros y los gremios que aglutinan apenas sumaban 4 gatos.

Más reflexivos, y con la curiosa presencia de Antonio Gamero, los asistentes fueron acatando la exhortación escrita enviada por el presidente Vera Ballón, quien pedía la suspensión del paro indefinido, por ser contraproducente para la auspiciosa coyuntura turística que, según dijo, vivía la ciudad.

Los más reticentes eran los integrantes de Juventud Socialista, a pesar de lo cual la mayoría decidió mutar el paro indefinido por una simple movilización postergando la medida de fuerza hasta el 30 de marzo.

Para Nadia Torres, dirigente de Juventud Socialista, la reunión fue manipulada por el APRA a través de Augusto Gamarra, quien supuestamente había llevado un grupo de personas del programa del vaso de leche para lograr la suspensión del paro.

Ya en la movilización, se puso en evidencia la mellada autoridad de Gerónimo López, quien en varias oportunidades fue desautorizado por el grupo que comandaba. Los obreros ni siquiera acataron sus órdenes cuando de emprender un rumbo se trataba. En tanto que Luis Saraya deambulaba solo abriéndose paso entre el pequeño grupo sin que nadie diera muestras de reconocerlo.

El grupo más numeroso era el de los militantes apristas que, contradiciendo las razones esgrimidas por Vera Ballón, para evitar proyectar una imagen de desorden, marcharon anunciando la caída del “mentiroso”, en alusión al presidente Alejandro Toledo.

Al mismo tiempo, en la plaza San Francisco el frente de desempleados se aglomeraba a cuentagotas alrededor del dirigente Armando Chávez quien todavía albergaba la esperanza de realizar un mitin. Una docena de integrantes de Juventud Socialista se preparaba en la Plaza España.

Cerca del mediodía llegaron al centro. Se apostaron frente a la prefectura, hasta conseguir la presencia de prefecto. Este se ofreció a servir de interlocutor con el gobierno, para conseguir que los pedidos del FACA fueran revisados antes del treinta.

Después de media hora todo había acabado. Fue tan fugaz que los integrantes de JS se quedaron solos con su bombo, esperando el mitin que nunca llegó, atinando únicamente a pedir el cambio en los dirigentes del FACA. Definitivamente, no estaban de parranda.

Síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Autor

  • Semanario El Búho

    Las notas publicadas por “Semanario El Búho” fueron elaboradas por miembros de nuestra redacción bajo la supervisión del equipo editorial. Conozca más en https://elbuho.pe/quienes-somos/.

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias