CANDIDATOS Y MILLONES

Destacados Noticias El Búho

Por: Nelly Luna Amancio, Óscar Castilla C., José Luis Huacles
Desarrollado por Jason Martínez y Jorge Miranda

Transparencia no es una palabra que se use cuando se habla de dinero, política y poder en América Latina. El Perú ha vivido décadas de oscurantismo sobre el financiamiento de los partidos políticos y sus candidatos a la presidencia. Todo empezó a cambiar el 2005, cuando el Estado aprobó normas para que la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) comenzara a investigar los ingresos y gastos durante las campañas. Sin embargo, en la última década las denuncias periodísticas sobre irregularidades en los aportes declarados por los partidos revelan un ineficaz proceso de fiscalización.

Diez años después de la primera participación de la ONPE en estos temas, Ojo-Publico.com construyó una base de datos inédita con la información que los partidos políticos declararon oficialmente sobre su financiamiento privado en las elecciones generales del 2006, 2011 y 2016, actualmente en marcha. Fondos de Papel -como llamamos a esta plataforma sobre las finanzas partidarias- fue construida a través de pedidos de transparencia, extracción de data del ente electoral y cruce con una decena de otras bases de datos que permitieron el análisis masivo de más de 3 millones de registros.

En esta quinta entrega, la investigación plantea una radiografía histórica sobre el financiamiento de los partidos y de sus principales mecenas en tiempos de promesas electorales. Seguir la pista al dinero permite descubrir los millonarios recursos que se invierten para alcanzar el poder, los conflictos de intereses en estas épocas y cuán transparentes son los aspirantes al gobierno. #FondosdePapel descubrió que los partidos declararon ingresos privados por un total de más de S/.144 millones 927 mil en las campañas del 2006 (S/.26,8 millones), 2011 (S/.63,2 millones) y en esta etapa final de la primera vuelta electoral 2016 (S/. 54 millones 800 mil).

Ojo-Publico.com solicitó a la ONPE copia de los comprobantes utilizados por los partidos para justificar el ingreso de sus millonarios aportes, pero contestaron que no tenían dicha información. La opacidad sobre las finanzas alcanza a todas las organizaciones políticas. Aún cuando existen cuestionamientos sobre los verdaderos financistas y los montos reales que se invierten, los S/. 144 millones declarados como ingresos en estas tres campañas son el punto de partida inicial para la extensa investigación.

Los aportes declarados por partidos en las campañas del 2006, 2011 y en la primera parte del 2016 suman S/. 133,7 millones, pero los gastos se estiman en alrededor de S/. 100 millones por campaña.
Una década de financiamiento presidencial
Ver el desagregado y detalle en aplicación interactiva Ojo-Publico.com

Pero los montos declarados -equivalentes a unos US $45 millones- son insignificantes si los comparamos con el patrimonio de los multimillonarios peruanos de la lista de Forbes, con los US $114 millones incautados a Vladimiro Montesinos en cuentas bancarias de Suiza, los US $47 millones que recibió la candidata Hillary Clinton en la primera parte de su actual campaña y con los 11.000 mil millones de dólares que se han lavado en el país entre el 2007 y el 2009, asociados al narcotráfico y la minería ilegal, según la Unidad de Inteligencia Financiera.

¿Los millones de soles declarados a la ONPE desde el 2006 representan todo el financiamiento? Las evidencias muestran que no. Las organizaciones declaran menos dinero del que realmente ingresa y con frecuencia no esclarecen el origen real de estos montos. Dionisio Romero, expresidente del Banco de Crédito y uno de los hombre más ricos y poderosos del Perú, dio una pista al respecto en una entrevista del 2009 con el diario El Comercio. Cuando le preguntaron si financió todas las campaña presidenciales, el millonario respondió: “Todas no… muchas me han salido gratis”.

Sin embargo, el nombre del banquero ni el de sus empresas figuran en los documentos oficiales que los partidos deben reportar a la ONPE.

El flujo de dinero y los cócteles

La organización que hasta ahora ha declarado el mayor financiamiento en las tres campañas analizadas es Alianza Para el Progreso, de César Acuña (candidato excluido de la contienda electoral), que solo en esta campaña reportó ingresos por S/. 21 millones 600 mil. Le sigue, el Partido Nacionalista Peruano del actual presidente Ollanta Humala, con S/.20 millones de ingresos en el proceso electoral anterior.

En el actual proceso electoral, camino a la segunda vuelta, Keiko Fujimori, es la candidata con más dinero en campaña: S/. 10,2 millones frente a los S/. 7,5 millones reportados por Pedro Pablo Kuczynski, de Peruanos por el Kambio.

Los partidos en el Perú reciben financiamiento bajo diferentes modalidades que van desde la entrega de dinero en efectivo o en especies, aportes por la vía bancaria de personas naturales y jurídicas, e ingresos por actividades proselitistas que pueden ir desde el alquiler de locales y la organización de cenas, almuerzos y cócteles.

Uno de los aspectos más relevantes del análisis masivo de datos tiene que ver con los millonarios montos que en las dos últimas campañas las organizaciones políticas atribuyen a ingresos por concepto de cenas, almuerzos y cócteles: S/. 12,8 millones. El partido que más montos justifica por este rubro es Fuerza Popular, de Keiko Fujimori, que declara haber obtenido S/. 2,6 millones en la campaña del 2011 y S/. 2,3 millones durante el actual proceso. En total, el 18,2% de su financiamiento, el fujimorismo lo atribuye a este tipo de actividades.

Partidos y monto aportado en 2016

Ver el detalle en aplicación interactiva en www.ojo-publico.com

Concentración del dinero en campaña

Ojo-Publico.com además identificó la presencia de un grupo de partidos que ha concentrado la mayor cantidad de financiamiento en esta década de elecciones presidenciales. El 2006, seis partidos -encabezados por Unidad Nacional y Unión por el Perú, que lanzaron a Flores Nano y a Humala Tasso como candidatos a la presidencia, respectivamente- concentraron el 85% de los S/. 26 millones declarados en aquella campaña.

Cinco años después, la concentración de dinero fue mayor. El 2011, cinco partidos -con el Partido Nacionalista y Fuerza Popular, de Humala y Fujimori a la cabeza- reunieron casi el 99% de los S/.63 millones de los aportes de dicha elección. En la actual campaña presidencial solo una organización, Alianza Para el Progreso, liderado por el empresario César Acuña (que fue excluido del proceso electoral por regalar dinero como parte de su campaña), concentra el 39,5% de los S/.54,8 millones declarados por todas las organizaciones en contienda.

Monto invertido por los partidos en la campaña 2016

Ver el desagregado y detalle en aplicación interactiva Ojo-Publico.com
El partido que más montos justifica por cócteles y cenas es Fuerza Popular, de Keiko Fujimori, que dice haber obtenido en dos campañas S/.4,4 millones por este rubro.
El ranking de los financistas y César Acuña

Si se trata de financistas, uno destaca por encima del resto en las últimas elecciones: César Acuña Peralta, excandidato a la presidencia por Alianza Para el Progreso, empresario de 63 años, nacido en la sierra de Cajamarca, excongresista, exalcalde de la ciudad de Trujillo, exgobernador regional de La Libertad, financista de partidos políticos y creador de un imperio educativo edificado sobre sus universidades: César Vallejo, Señor de Sipán y Autónoma del Perú.

Los millonarios aportes del grupo Acuña en el 2006, 2011 y en lo que va del 2016 -incluidos el dinero declarado por sus familiares y empresas vinculadas en Lima y provincias- convierten al grupo Acuña en el mayor financista en la historia electoral de la última década (según los reportes de la ONPE), con un total de S/. 19,1 millones.

Además de Acuña, en la lista de los mayores financistas de las tres campañas presidenciales analizadas, se encuentran la universidad de su propiedad, César Vallejo, sus hijos Richard y Kelly, y su hermano Virgilio Acuña Peralta. Otros dos políticos en el ranking son Pedro Pablo Kuczynski (candidato en estas elecciones) y el congresista José Luna Gálvez, dueño como Acuña de un consorcio educativo, con aportes de más de un millón de soles.

En esta lista destaca también Reflexión Democrática, que dirige el empresario minero Roque Benavides. Esta asociación aportó (s/.630 mil) a tres partidos distintos el 2006: Unidad Nacional, de Flores Nano; Alianza Frente de Centro, del fallecido expresidente Valentín Paniagua, y Alianza por el Futuro, de Martha Chávez. Otros en esta lista de mayores financistas son el ejecutivo de compañías mineras Luis Baertl Jourde y los exregidores de Luis Castañeda en la Municipalidad de Lima: Lincoln Okuma Maruy y Ritha Moscoso de Montoya.

Los 10 mayores financistas en las últimas 3 campañas

Ver el desagregado y detalle en aplicación interactiva Ojo-Publico.com
César Acuña, familiares y empresas vinculadas encabezan el ranking de financistas: en tres campañas han aportado S/. 14,7 millones
El dinero aportado por César Acuña, familiares y empresas vinculadas a su grupo, en 10 años de elecciones presidenciales no tiene precedentes. Sus aportes, sin embargo, apenas afectan el millonario patrimonio que declaró tener en su hoja de vida presentada al Jurado Nacional de Elecciones. Los S/.19 millones que ha invertido en tres campañas presidenciales representan la tercera parte de sus ingresos anuales, estimados en S/.56 millones.

Estos millonarios montos han vulnerado normas electorales. El 2011, la ONPE sancionó al partido de Acuña con una multa de S/. 2 millones por exceder los montos máximos establecidos en el reglamento de financiamiento, que señala que ninguna persona (natural o jurídica) puede aportar más de S/.237 mil (60 unidades impositivas tributarias, UIT) en una campaña. Acuña se niega a pagar la sanción y ha llevado el caso hasta el Poder Judicial.

Entre los financistas actuales de Fuerza Popular, el segundo partido con más aportes declarados, destacan los montos entregados por su candidato a vicepresidente, José Chlimper Ackerman, director de Agrokasa Holdings S.A, grupo dedicado a la agroexportación, y exministro de agricultura de Alberto Fujimori. También se encuentran LVF Liberty Institute  (la organización constituida en Estados Unidos para canalizar fondos al partido fujimorista, denunciada por el diario La República) y Jaime Yoshiyama Tanaka, expresidente de la Comisión de Privatización de la empresas Públicas (Copri) durante el fujimorismo, y exministro en varias carteras durante el mismo periodo.

Entre los financistas actuales de Keiko Fujimori, destacan José Chlimper, director de Agrokasa, grupo dedicado a la agroexportación, y Jaime Yoshiyama Tanaka, ambos exministros de Alberto Fujimori.
Entre miles de soles y dinero al menudeo

El análisis de los aportes muestra que cada partido tiene un perfil de financiamiento propio. Mientras que Alianza Para el Progreso depende de las millonarias cantidades de dinero asociadas a su candidato César Acuña, el APRA dice sostenerse en pequeños aportes de menos de 10 soles.

Los funcionarios de la ONPE reconocen que estos pequeños aportes dificultan el proceso de fiscalización y seguimiento al momento de identificar el origen del financiamiento. Organizaciones de la sociedad civil han recomendado la participación directa de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) para que vigile la procedencia del dinero y pueda acceder a las cuentas de los partidos políticos, pero las iniciativas han sido frenadas en el Congreso de la República.

En este momento, pese a los grandes montos de dinero que se lavan producto del narcotráfico, la minería ilegal, la defraudación tributaria y otros negocios delictivos y la sospecha de su ingreso en las campañas electorales, la UIF solo recibe información de las operaciones inusuales que los mismos bancos le reportan, pero no puede acceder directamente a la información que el sistema financiero tiene de los partidos políticos.

Como revela la siguiente visualización, Fuerza Popular, el Partido Nacionalista y la Alianza Unidad Nacional son los movimientos que recibieron mayor cantidad de aportes que superan los 20 mil soles en las últimas campañas, mientras que el APRA declaró en el 2006 (año en el que Alan García se proclamó presidente) que el 99% de sus ingresos provenían de aportes de entre 1 y 10 soles.

El rastro de los que aportan: infiltrados y deudores

Las denuncias sobre falsos aportantes son frecuentes en los procesos electorales. Las organizaciones políticas incluyen en sus informes de financiamiento entregados a la ONPE nombres de personas que luego de un proceso de verificación niegan haber aportado o dicen haber dado menos dinero del registrado. Ojo-Publico.com estableció que en varios casos se trata de beneficiarios de programas sociales destinados a familias en extrema pobreza.

En esta visualización se muestra el resultado del cruce de la lista de más de 300 mil registros de aportes de las últimas campañas electorales con las bases de datos de los beneficiarios de los programa sociales Juntos y Pensión 65, deudores por casos de manutención familiar, delitos de corrupción en agravio del Estado y funcionarios sancionados y destituidos por faltas administrativas contra el Estado. El objetivo: establecer las incongruencias y relaciones entre los partidos y sus supuestas fuentes de financiamiento.

El APRA, por ejemplo, es el partido que mayores coincidencias arroja en la lista de financistas que al mismo tiempo están incluidos en programas destinados a personas en extrema pobreza: 5.084 personas son beneficiarios de Juntos y Pensión 65 con un aporte total de 27 mil soles. El cruce de datos también muestra que durante la campaña que llevó a Alan García a la presidencia, el partido registró aportes por más de 172 mil soles procedente de 157 deudores del estado por delitos de corrupción.

¿Qué tipo de financiamiento declaran?

El reglamento de financiamiento de organizaciones políticas establece dos características claves para fiscalizar el origen del dinero que ingresa a la campaña. Primero, todos los aportes superiores a los 3.500 soles tienen que ser bancarizados (depósito en cuenta con la debida identificación de la persona que aporta, cheque o transferencia de fondos) y segundo, ninguna persona, natural o jurídica puede aportar más de 60 unidades impositivas tributarias (equivalente a S/.237 mil soles este año, S/.216 mil el 2011 y S/.204 mil el 2006).

Sin embargo, no siempre los partidos reportan debidamente el origen de estos montos. La ONPE ha identificado más de S/.3 millones de aportes que se encuentran en proceso de verificación pendientes entre el 2006 y el 2011 y que corresponden, principalmente, a la Alianza Unidad Nacional, Alianza Perú Posible, el Partido Nacionalista y Alianza Para el Gran Cambio.

¿Cuántos aportes se verifican?

La entidad encargada de fiscalizar el financiamiento partidario es la Gerencia de Supervisión de Fondos Partidarios de la ONPE, pero la única información pública disponible sobre estos procesos de verificación en campaña electoral corresponde a las elecciones generales del 2011 en donde se registraron más de 5.700 aportes.

Aquel año, el ente electoral revisó las finanzas de 7 de los partidos más importantes de la campaña -encabezada por el Partido Nacionalista de Humala que ganó la contienda- y solo logró supervisó 242 aportes. Es decir, la ONPE verificó solo el 4% del total de los aportes declarados el 2011. De aquella cifra, 146 personas ni siquiera pudieron ser ubicadas, solo 75 personas confirmaron los montos que entregaron mientras que el resto negó su condición de financista.

Desde la actual campaña, las organizaciones deben entregar sus informes financieros una vez al mes y estos deben incluir el balance general con el detalle de la composición de cada una de sus cuentas, estado de ingresos y egresos, diferenciando las fuentes de financiamiento privadas y públicas. A pesar de esta obligación y a los gastos que realizan desde el año pasado los partidos no son claros ni transparentes con sus fondos.

Una declaración resume la opinión de algunos partidos sobre la fiscalización de sus finanzas. «No van a ahuyentar el dinero de la política porque le pongas más controles de ese tipo. Es igual que en la economía, les pones más impuestos y lo único que haces es aumentar la informalidad, así funciona la política», dijo Jorge del Castillo, dirigente del APRA, uno de los partidos más antiguos del Perú, en un evento organizado el 2014. Queda claro que la radiografía del financiamiento en tiempos de campaña presidencial, descrita en esta investigación, retrata una historia de dinero, poder y mentiras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE