Presidente de agroexportadores recomienda no invertir en Majes Siguas II

Derogatoria de la Ley Chlimper tiene los ánimos caldeados entre empresarios agroexportadores. Al punto de recomendar no invertir en el proyecto Majes Siguas II, de Arequipa.

Economía El Búho
arequipa majes siguas ii agap agroexportación

Por más de veinte años, la ley de promoción agraria, también conocida como Ley Chlimper, otorgó una serie de beneficios para los empresarios agrícolas de Arequipa y todo el país. En su concepción, la norma buscaba fortalecer la agroexportación, lo que se consiguió llevando a las empresas del rubro a codearse con los líderes mundiales de la exportación de comestibles.

El auge de la industria agrícola implicó algunos “sacrificios”, empezando por regímenes tributarios diferenciados y aportaciones sociales reducidas. Pero la más cuestionada fue la referida a las remuneraciones, beneficios económicos y estabilidad de los trabajadores del campo de empresas que se acogían a la ley. Una olla a presión que acabó por explotar la semana pasada y se llevó por delante la polémica norma.

Intimida a inversores del proyecto agroexportador de Arequipa

La caída de la Ley Chlimper provocó zozobra entre algunos empresarios de la agroexportación. Una de las voces más importantes del sector es Alejandro Fuentes, presidente de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (Agap), quién advirtió de los riesgos que la decisión traerá para el país. En especial para Arequipa.

“Nadie va a invertir en Majes Siguas. No lo hagan, porque no es atractivo. Es mejor irse a Chile, es mejor irse a Ecuador, es mejor irse a Colombia, para un inversionista. Las empresas que han estado viniendo de Estados Unidos, de Chile, a invertir en Perú, lo van a dejar de hacer. Porque Perú deja de ser atractivo. Entonces, por lo menos, busquemos una solución intermedia”, alertó en entrevista con Cuarto Poder.

El diseño actual de Majes Siguas II tiene como objetivo la agroexportación. Sus cerca de 39 mil hectáreas serán parceladas en segmentos de 200 hectáreas cada una. Las que serán subastadas por ProInversión. Un modelo que deja a los pequeños agricultores locales casi fuera del proyecto. La única vía que les permitiría participar sería la asociatividad, a la espera de que se cumpla la promesa de campaña del gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, de parcelas desde las cinco hectáreas. Algo aún incierto.

De concretarse el vaticinio de Fuentes, una de las principales esperanzas de desarrollo de la región resultaría herida de muerte. Ya sea por las inversiones estatales y privadas comprometidas en el destrabe de su consecución, como por la falta de interesados en aprovechar las tierras.

¿Fuga de capitales?

De otra parte, el presidente de AGAP sostuvo que varios inversionistas locales han optado por invertir en otros países. Esto dado que, según Fuentes, habría mejores condiciones para empresarios en países como Ecuador, Colombia o Chile. “Yo puedo irme a hacer palta Hass a Colombia en mejores condiciones. ¿Por qué lo haría en Perú?”, manifestó.

Respecto a los reclamos de bajos sueldos, arguyó que se ajustan al sueldo mínimo en el país. “La remuneración mínima, para empezar del piso, la decisión no es de las empresas, es del gobierno. Son ellos los que determinan esa modificación. Y las empresas que están en AGAP, que son formales, acatarán si es que hay un cambio en la remuneración mínima, que tendrá que ser para todos los peruanos”, acotó.

Síguenos en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE