Los tres Himnos de Arequipa, cantos líricos para una tierra volcánica

A lo largo de su historia, Arequipa ha tenido varios cantos para ensalzar el orgullo de sus moradores, y reconocer las virtudes de haber nacido, o haber elegido vivir en esta tierra. s por Así, en la vida de la Ciudad Blanca, se cuenta oficialmente con tres himnos que marcaron los corazones de distintas generaciones.

La Revista

 Quien realizó el seguimiento histórico para el estudio de estos tres himnos fue el re conocido maestro Augusto Vera Béjar, director de la – Orquesta Sinfónica de Arequipa, quien recibió sus primeros conocimientos musicales de su padre, el compositor Cástor Vera Solano. Posteriormente, lo hizo en la Escuela Regional de Música Luis Duncker Lavalle, y perfeccionó su talento estudiando dirección coral y orquestal en Argentina y Alemania.

Según el estudio del maestro Vera Béjar, el primer himno conocido para Arequipa data de 1926, el cual se ignoró por aproximadamente 100 años. Este primigenio canto lírico nace por iniciativa del compositor y escritor natural de Puno, radicado en Arequipa, Mariano Béjar Pacheco; quien busca a su amigo, el intelectual y político Francisco Mostajo y le propone musicalizar el poema ‘Himno a Arequipa’, que este había escrito en 1917. El primero de agosto de 1926, fue su gran estreno.

La unión de estos dos talentos produjo en su momento una partitura, siendo la original celosamente conservada en el Instituto de Musicología de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Salve, oh tierra hermosa del Misti, sagrada, ¡Oh! blanca Arequipa, radiante ciudad Que por mirajes pareces soñada Y que por tu historia ,,,

Lea el artículo completo descargando la edición digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE