Sobre 1821 y la verdadera Independencia de Arequipa

Este era el panorama en la blanca ciudad mientras en Lima se declaraba la independencia y luego se libraban las batallas de Junín y Ayacucho

La Revista

El grito de independencia resonó en las calles limeñas el 28 de julio de 1821. Don José de San Martín declaraba libre y soberano al Perú después de una larga campaña militar. Sin embargo, bien sabía él y los que habitaban fuera de Lima que el régimen español estaba lejos de rendirse y retirarse del territorio peruano, sobre todo, de Arequipa.

EL HOGAR DE REALISTAS E INDEPENDENTISTAS
Antes de 1821, Arequipa se había erigido como una de las ciudades más importantes del Virreinato. Centro neurálgico y económico del sur del Perú, la intendencia recibía las mercancías importantes sumas para que el ejército español reforzara las armas de sus soldados, e incluso las matronas habían donado sus joyas a las arcas realistas.

¿A QUÉ SE DEBÍA ESTO?
Lo que hay son teorías, pues la historia aún no se ha puesto de acuerdo en este punto. Por su lado, Alejandro Málaga señala que los únicos que apoyaban a los realistas eran los arequipeños de clase acomodada, como los Goyeneche o los Tristán. El resto, el pueblo, los marginados e indígenas, apoyaban a los independentistas.
Otra explicación, la del historiador Víctor Condori, señala que el arequipeño de entonces era más pragmático y oportunista …

Lea el artículo completo descargando la edición digital de este número aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE