El nobel: salario mínimo

El profesor Card cuestionó la idea icónica -no por equivocada menos difundida- que una "mejora del salario mínimo acarrea automáticamente pérdidas de empleo en cualquier circunstancia”.

Columnista invitado

David Card (Guelph, 65 años) y el dúo formado por  Joshua Angrist (Columbus, Ohio, 61 años) y  Guido Imbens (Países Bajos, 58 años), tres notables economistas  se alzaron con el Premio Nobel de Economía del 2021, por un trabajo relacionado con el salario mínimo Este será entregado el 10 de diciembre en Estocolmo, según agencias. La mitad del premio será para el profesor Card de Berkeley y la otra mitad se dividirá entre Angrist e Imbens, catedráticos del MIT y Stanford, respectivamente. 

¿Por qué se han hecho merecedores de premio creado por el banco central sueco?

El jurado escogió el lunes 11 de octubre a Card, como ganador entre doscientos cincuenta y trescientas candidatos, por sus aportes especializados en la economía del trabajo. Y el uso de métodos y modelos matemáticos de experimentación numérica para los tres.

El profesor Card cuestionó la idea icónica -no por equivocada menos difundida- que una “mejora del salario mínimo acarrea automáticamente pérdidas de empleo en cualquier circunstancia”

O el pétreo dogma que se le parece “que incrementar el sueldo mínimo reduce el empleo”

Para ello usó metodologías de experimentación numérica con lo que aportó solidas pruebas empíricas y consistentes mediciones estadísticas de la desconexión, contrario sensu, del aumento del ingreso salarial y la subida de la tasa de desempleo. 

Esta desconexión fue demostrada con las conclusiones de una investigación comparativa realizada por Card sobre la variación del mínimo salarial en restaurantes de comida rápida en Nueva Jersey a principios (abril) de los 90 frente a los restaurantes similares de Eastern Pennsilvania tomados como grupo de control. En NJ aumentar el salario disminuye la tasa de desempleo. No así en el grupo de control en Pennsylvania, según lo publicado en redes sociales.


Entre octubre de 1991 a octubre 1995, el piso mínimo salarial pasa de 4.25 a 5.05 dólares por hora en NJ (azul). La tasa de desempleo de febrero 1992 hasta 1995 en la práctica no varía o disminuye. Pero si en EP. 


Esta evidencia empírica había sido publicada en Mythand Measurement, y el resultado de la investigación, la desconexión, que se plotea en el grafico tuvo un gran impacto.

En efecto mientras que en los noventa el 90% de los economistas gringos aseguraba que el “aumento salarial provocaba un aumento del desempleo”, esta creencia mítica cayó a la mitad (46%) en el 2000, luego de propagarse los resultados del estudio. 

De allí el peso de la evidencia contra el prejuicio, Escrita con ex asesor de Obama, Alan Krueger-fallecido hace dos años- esta investigación se apoyó en las ideas surgidas de métodos matemáticos aplicadas a experimentos naturales. 

Datos reales que hoy nutren a los que defienden la necesidad de un incremento de piso salarial mínimo para estimular la economía y sostener la demanda de consumo. (Stiglitz y otros). Tema crucial en este tiempo de esperada reactivación postpandemia.

Según el presidente del comité de selección del Nobel los resultados empíricos “desafiaron las ideas establecidas” (Peter Fredriksson) al demostrar palmariamente que los aumentos en el salario mínimo observados en sus cálculos “no tienen por qué conducir necesariamente a la destrucción de empleo”, como se suponía hasta entonces. Premian a quien se atreve a desafiar las creencias del status quo.

Inmigración es positiva

Igual sucede con los estudios de Card sobre los efectos de la inmigración cubana en el Estado de La Florida, los “marielitos” de principios de los ochenta. La creencia prevaleciente era, antes del estudio, que la “llegada masiva de inmigrantes aumentaría automáticamente el desempleo”. 

Los datos empíricos comparando Miami con 4 ciudades probaron que efectivamente en un primer momento hay un efecto sobre el empleo, pero después la tasa de desempleo se fue reduciendo en Miami hasta niveles muy por debajo de las otras ciudades tomadas como variables control.     

Dicho de otra manera, que los ingresos no tienen por qué disminuir después del arribo de migrantes sino ¡que incluso pueden aumentar como fue el caso en el boyante condado¡. 

En sentido contrario -a las ideas constituidas como creencias-, la remuneración de los inmigrantes que llegaron primero sí puede reducirse ante las siguientes cohortes inmigrantes. Sería interesante que el INEI desarrolle un estudio similar en Lima. 

David Card al respecto señaló que la tasa de desempleo de Miami ciertamente había aumentado drásticamente del 5% al 7,1% entre abril y julio de 1980, pero que luego bajó al 3,9%, mientras que en las localidades de control bajó sólo del 4,4 al 4,3%, según da cuenta en una entrevista a la seria revista económica La Croix.

Debates que tienen mucho que ver con los fenómenos migratorios contemporáneos; y en el caso del Perú del impacto del flujo incesante de trabajadores y familias de origen venezolano sobre el empleo. Lo que cabría estudiar meticulosamente para medir su impacto macroeconómico, social y político.

Experimentación numérica

Angrist, Card e Imbens han hecho un gran uso de la teoría de los experimentos naturales que está cerca a teoría general de sistemas (Ludwig Von Bertalanffy). También por la aplicación de métodos de experimentación numérica a fenómenos de la vida real- y al diseño de modelos matemáticos que representan el funcionamiento de la naturaleza, el clima, los recursos naturales, las fuerzas productivas, la biología, los seres vivos, las cadenas de suministros.

A diferencia de disciplinas como la ingeniería o la medicina, los investigadores en ciencias sociales difícilmente pueden llevar a cabo ensayos clínicos controlados; entonces optan por otras alternativas, caso del cálculo del inasible producto potencial en los modelos económicos. 

Por eso el Nobel ya había reconocido -desde el 2003- el trabajo matemático de Clive Granger, sobre el sentido de la causalidad entre dos hechos (abro el paraguas porque llueve y no al revés), el análisis de las relaciones causales, el encadenamiento de causa a efecto, sustancial en el diseño de modelos sistémicos dinámicos y próximos a fenómenos reales.

La revolución del conocimiento se advierte en el tratamiento de las situaciones de causalidad que insurgen en la vida real. Y que se asemejan a experimentos controlados como aquellos de los que se extraen conclusiones de situaciones excepcionales, tales como la eclosión de un volcán o los sismos.

Este enfoque, a su vez, ha “revolucionado la investigación empírica”, según el comité de los Nobel puesto que la respuesta de los galardonados “responde a importantes preguntas de la sociedad”, por lo que concluyen “los experimentos naturales son una rica fuente de conocimiento que ha resultado en un gran beneficio para el conjunto de la sociedad”. 

Métodos y modelos en Latinoamérica

América Latina tiene una tradición en la modelística causal y matemática, vinculada a las preocupaciones del Nobel.  Oscar Varsavsky y Alfredo Eric Calcagno científicos argentinos, relataron el itinerario de la modelistica matemática en América Latina. Escribieron el célebre texto sobre la historia de estos modelos, editado por Tiempo Latinoamericano, dirigida por Fernando Enrique Cardoso, Aníbal Pinto y Osvaldo Sunkel. 

Allí explican la relación entre Modelos matemáticos y experimentación numérica; y presentan la configuración de coetáneos y similares modelos de política económica de corto plazo elaborados para varios países sudamericanos. Estos son útiles como hitos de referencia histórica (65 años) del proceso de integración y planificación del espacio latinoamericano:

  • Argentina, el MEIC-0 (1963). Construido por Arturo O’ Connell, Helios Paulero, Jorge F. Sábato, Víctor Yohai, Nélida Lugo y Mario Malajovich, graduandos de la UBA 
  • Chile en acuerdo con Ilpes-CEPAL (1963) por José Ibarra con Juan De Barbieri, Eduardo Naón, Arturo Núñez del Prado, Pedro Sáinz y Oscar Varsavsky 
  • Bolivia, por Mario La Fuente R. y Arturo Núñez del Prado B.
  • Venezuela (1964-65-68) CENDES- Universidad Central, (modelo sobre Estilos de desarrollo), por José Bianciotto, Luis Leal, Luis Marzulli, David Leiva, Juan FL Pérez Castillo, Lourdes Yero  
  • Perú, por el GIECO 70; convenio UNI-Escuela de Ingeniería Económica-Universidad de Tilburgo-Holanda integrado por Luis Felipe de las Casas, Ben Evers, Mery Maurtua, Enrique Juscamaita, Augusto Mellado, Eduardo Toledo González; entre otros investigadores del MODESP, entre ellos el propio Varsavsky. 

Estos son algunos de los desarrollos con ideas que llegan al subcontinente con los modelos del profesor visitante Holland (1961); representando la economía india hacia los fines de los cincuenta. 

Después hay trabajos de instituciones de planificación agrupadas alrededor de la CEPAL Ilpes-Naciones Unidas en Santiago, Instituciones nacionales como CIEPLAN, CORDIPLAN, INP, CENDES venezolana, CORDIPLAN, trabajan también expertos como el peruano Juan Ayza, el holandés Ben Evers, Norberto González, Sabato, en fin, la lista de economistas es extensa(1).  Destacan los primeros modelos matemáticos de ILPES como el PROD-INGRE, PROD-DEM, PROD EDUC en los años 1967-1968. El texto también contiene el elegante modelo de la utopía de Moro redactado por el reconocido polígrafo Sabato entre otros.

¿Cuáles eran algunos de los límites? 

La fiabilidad de la data y la capacidad de procesamiento de los datos, en la Universidad Nacional de Ingeniería. Por ejemplo el profesor Machiavello operaba una primero maquina analógica para los cálculos de los procesos de operaciones unitarias. 

Luego el Centro de Cómputo de Víctor Yokteng se hizo de una computadora 1401, siguió la 1602, un salto a 360-40 y finalmente la 4301. Vistos a la fecha todas eran apenas capaces de correr lotes diminutos de datos.  Muchos recuerdan el ingreso de datos mediante lectoras de tarjetas binarias. Algunos modelos de planificación como el dirigido por Walter Reyinafarge del INP, egresado de ingeniería económica y discípulo del nobel Laurent Klein, superaron estas restricciones. Mientras se construía el modelo de planeamiento económico del INP informado por cuentas nacionales. 

In fine

El enfoque de sistemas formaliza la modelación numérica. Define como tal al conjunto de elementos, relacionados entre sí mediante reglas y rutinas, teniendo un propósito determinado, gobernado por parámetros y variables de control. Determina las condiciones de entrada y salida, las variables endógenas y exógenas, las ecuaciones, las condiciones del medio ambiente sobre el sistema; en particular las que generan la dinámica del mismo. 

La secuencia que representamos en el grafico presenta los pasos necesarios para la construcción de los modernos modelos de simulación de sistemas, según internet.  
Las condiciones actuales de la dinámica de sistemas hacen énfasis en la simulación de los procesos. Diagramas de Forrester, lazos y efectos, data estocástica (Carton) representan la realidad en movimiento.

Por lo que la experimentación matemática y de fenómenos naturales adquieren nuevas propiedades como las que ha premiado, con justicia, el comité sueco. 

————–

(1) Ahora también por las calculadoras del BIS, FMI, BM, BID, CAF-BDL, FLAR, CAN. Los Modelos de Simulación Montecarlo, los modelos del turnpike theorem de Von Neuman; el modelo de crecimiento a la Harrod Domar, los modelos monetarios de Taylor.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE