12 C
Arequipa

Declinación del sustantivo democracia… en el Perú

"La ignarocracia o el gobierno por los ignorantes, tanto en el ejercicio del Poder Ejecutivo como del Poder Legislativo. Y es explicable que así sea. Puesto que, en esta democracia, para ser presidente de la República o representante al Congreso no se exige ni siquiera saber leer y escribir"

- Publicidad -

Una democracia es un régimen de gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Pero, en nuestro criollo país, habituado a las mañas heredadas de los conquistadores hispánicos, ese vocablo ha declinado en otras formas no sintácticas dependientes de los votantes que deciden por quienes quieren ser gobernados: por interés, porque harán lo que ellos quieren; porque los candidatos son como ellos, sus paradigmas o lo que ellos quisieran también ser; porque no saben ni por qué y ni por quien votar y les es igual elegir a unos o a otros; porque son manipulados; porque piensan, los menos; o por otras causas. Tal vez en otras partes sucede algo similar, por aquello de que en todas partes se cuecen habas (Miguel de Cervantes dixit).

Esas formas son:

La cleptocracia o también cacocracia o el gobierno por los ladrones. En el siglo XIX ninguno de sus epígonos que se cargaron en peso los caudales de la República fue molestado. Al contrario, gozaron del homenaje de sus cohetáneos. En el siglo XX y en lo que va del XXI, la cleptocracia, vigorizada por las coimas, ha tenido muy nobles representantes de la más encumbrada alcurnia política.

A algunos los preparan en sus partidos, de donde salen también sus segundos y terceros, a los que se añaden los amigos del alma, parientes y comprovincianos que llegan a saludar al hombre o a la mujer, no bien se instalan y a ponerse a sus órdenes. Y, como de algo tienen que ocuparse los fiscales y jueces penales, desde 1985 los presidentes salientes, excepto uno, han pasado a ser personajes de los procesos penales, y los más distinguidos encerrados en cárceles confortables cuatro estrellas. Uno de ellos de marca mayor perdió la chiavetta y prefirió pegarse un tiro antes de mostrarse con las muñecas enmarrocadas.

La ignarocracia o el gobierno por los ignorantes, tanto en el ejercicio del Poder Ejecutivo como del Poder Legislativo. Y es explicable que así sea. Puesto que, en esta democracia, para ser presidente de la República o representante al Congreso no se exige ni siquiera saber leer y escribir. Y, como la ignorancia es hermana siamesa de la soberbia, los gobernantes y legisladores de este carácter fungen saber mucho y de todo. Pero, ahí se quedan, embelesados, como inevitables actores de las crónicas de los periodistas y opinólogos políticos. Mientras disfrutan de sus cargos que quisieran sean eternos. Los proyectos de leyes y decretos, cosas muy concretas que deben aplicarse a situaciones reales, vienen de allende sus oficinas a recibir el toque final por un enjambre de asesores que se hacen presente como las hormigas cuando detectan algo para comer. Luego la burocracia hace el resto.

La bufocracia o el gobierno por los bufos. Son personajes de farsa, parientes en grado cercano del ridículo. Que no figurarían ni como comparsas en una zarzuela, pero tal vez sí en alguna remota feria pueblerina. En las campañas electorales, en nombre de la democracia se contorsionan en las plazuelas al ritmo de alguna marinera o de un huayno. Y luego, si los eligen, continúan la danza y las muecas que ellos creen sonrisas. Con relojes caritos y otras joyas que les aparecen en el cuerpo como por encantamiento, interpoladas con declamaciones tan enemigas de la gracia y la verdad que el barón de Munchausen los condenaría a escribir un millón de veces que eso no se debe hacer y a estirar las manos para recibir la palmeta.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube

Autor

- Publicidad -

Suscríbete a La Portada

Recomendación: Antes de iniciar la suscripción te invitamos a añadir a tu lista de contactos el correo electrónico [email protected], para garantizar que el mensaje de confirmación de registro no se envíe a la carpeta de correo no deseado o spam.
- Publicidad -

Artículos relacionados

Últimas noticias